Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El librillo de Conte no se toca

El entrenador del Chelsea saca al equipo titular antes de la vuelta europea en el Camp Nou, una apuesta que le condenó en la Europa League con la Juventus

Conte, durante el duelo ante el Crystal Palace. Ampliar foto
Conte, durante el duelo ante el Crystal Palace. REUTERS

En la ciudad deportiva de la Juventus todavía recuerdan cómo preparó Antonio Conte ese encuentro banal frente al Sassuolo, cuando el equipo ya tocaba con los dedos su tercer scudetto consecutivo allá en 2014. “Una locura, le daba igual el rival y el momento porque siempre exigía el máximo”, cuenta uno que lo vivió desde dentro; “y antes de ese encuentro, exprimió al grupo en lo mental y en lo físico”. El estupor, en cualquier caso, era porque acaban de caer en la ida de las semifinales de la Europa League frente al Benfica (2-1) y el Sassuolo —vencieron 1 a 3— quedaba entre medio de la eliminatoria. Nimiedades para Conte, que sacó al equipo de gala con Tévez, Llorente, Pogba, Marchisio, Chiellini, Buffon… y la única salvedad de Ogbonna por Bonucci. Unos días más tarde, el equipo fue incapaz de batir al Benfica (0-0) en el Juventus Stadium y se despidió del torneo del mismo modo que algo se resquebrajó entre el entrenador y la directiva porque un par de meses después, a escasos días de acabar la pretemporada, decidió hacer mutis con el foro tras su recordada frase: “Uno no se puede sentar con 10 euros en una mesa de un restaurante de 100”.

Pasados los años, Conte mantiene la rigurosidad e inflexibilidad de su librillo con el Chelsea. Así se pudo comprobar en el duelo de ayer ante el simplón Crystal Palace (suma dos puntos de los últimos 21 y está en la zona de descenso), donde Conte alineó a su once favorito con la excepción de Zappacosta por Moses, ahora que Giroud le ha cogido la delantera a Morata, aquejado por una extraña dolencia de la espalda que le llevado a maltraer. Poco le importó que a la vuelta d la esquina toque el Barça porque su manual es sagrado, también extenso y recurrente.

Tensión ‘blue’

“No es una pregunta para mí”, replicó hace unas semanas cuando le cuestionaron por el apetito del Chelsea ante la efusividad del Manchester City; “el técnico tiene que trabajar muy duro a diario, pero el club debe mostrar ambición”. Las palabras, claro, hacían referencia a los fichajes que no llegaron en verano ni invierno, una muesca más que ha agrietado también la relación del técnico con el mandatario Roman Abramovich, que según varios rotativos ya tiene a Luis Enrique atado tras la destitución de Conte —se podría precipitar en el caso de caer contra el Barcelona— y según The Sun ya ha pensado en Lampard para el relevo.

No es un momento óptimo para el Chelsea: contabiliza dos triunfos —venció al Crystal Palace (2-1)— y cuatro derrotas; tiene a su estrella Hazard descontenta porque hace unos días aseguró que como falso nueve [apuesta que probó ante el Barça] podía estar tres horas y más sin tocar el balón en el encuentro ante el City; David Luiz se ofreció al Barça en invierno porque no juega... Pero a Conte tanto le da; él sigue en sus trece, a pies juntillas con su librillo, ese que le ha llevado a lo más alto de los entrenadores, a ganar aficiones y laureles. Queda por ver si funciona contra el Barcelona.

A la victoria del Chelsea. se añadió la del Manchester United contra el Liverpool (2-1) gracias a dos goles de Rashford que le ratifican como segundo. En la Bundesliga, por otra parte, el Bayern goleó al Hamburgo (6-0) y el PSG hizo lo propio en Francia frente al Metz (5-0).

Más información