Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muguruza pierde el control y cae en Indian Wells

Pese a tener encarrilado su debut, la española cede por 2-6, 7-5 y 6-1 (en 2h 22m) ante Vickery, la 100 del mundo, y prolonga la línea irregular de esta temporada. “Voy a aprender mucho de este partido”, expone

Muguruza, durante el partido contra Vickery en Indian Wells.
Muguruza, durante el partido contra Vickery en Indian Wells. EFE

Difícil, muy difícil de explicar lo que ocurrió la madrugada de este sábado en Indian Wells. Como punto de partida, contar que Garbiñe Muguruza fue derrotada en la primera ronda del torneo, lo cual supone ya un sonoro pelotazo, todavía más fuerte si se puntualiza que cedió ante la número 100 del mundo, Sachia Vickery, y aún más estruendoso si se tiene en cuenta que lo hizo después de tener controlada por completo la situación, con 6-2 y 3-0 a favor en las dos primeras mangas y una rival, procedente de la fase previa, aparentemente anestesiada. Aparentemente, porque sin mediar explicación, la española desconectó y la estadounidense (22 años) logró la victoria más valiosa de su carrera. 

Cuesta mucho descifrar a Muguruza esta temporada. Arrancó con algunos problemas físicos que le impidieron prepararse adecuadamente para la primera gran cita del año, el Open de Australia, y cuando parecía que había enfilado el buen camino con una actuación brillante en Doha (final), su rumbo se torció con el patinazo posterior en Dubái (desperdició tres match points contra Daria Kasatkina) y este último resbalón en Indian Wells, otro de los grandes atractivos de cada curso. Cuesta, por lo tanto, interpretar tanto vaivén, por más que Garbiñe nunca haya competido en línea recta y sea siempre una jugadora imprevisible, de arriba abajo y viceversa. Para lo bueno y lo malo, la ganadora de dos Grand Slams es así. 

Tan pronto pone patas arribas los grandes templos, Roland Garros o Wimbledon, como se diluye en escenarios de categoría menor. No es el caso de Indian Wells, siempre atractivo y sugerente, este año con la novedad del retorno de Serena Williams y un magnífico aliciente para elevar el vuelo. Sin embargo, Muguruza tuvo uno de esos días malos, hasta cierto punto incomprensibles, y cedió cuando lo tenía todo absolutamente a favor para conseguir el teórico pase. Con el primer parcial en el bolsillo y el segundo a punto de caramelo, su tenis se emborronó y Vickery contrarrestó con dos roturas y un acelerón brutal que apeó a la española del torneo. 

“Voy a aprender mucho de este partido. Lo que voy a hacer es repasarlo detenidamente para comprobar qué ha salido mal, qué ha fallado...”, afirmó Muguruza, de 24 años. “Estaba jugando bien y lo tenía controlado, pero se me escapó... Estoy triste, porque realmente me gusta mucho este torneo”, amplió la número tres de la WTA, que el año pasado alcanzó los cuartos de final en el Valle de Coachella y ahora se expone a perder su hueco en el podio en función de los resultados que obtenga la ucraniana Elina Svitolina. 

Ahora, el circuito ofrece revancha en Miami, dentro de dos semanas, pero Muguruza debe dar un volantazo para reengancharse al éxito. Este año, sus derrotas llevan el sello de la número 100 del mundo (Vickery), la 24 (Kasatkina), la 21 (Petra Kvitova) y la 88 (Su-Wei Hsieh); es decir, las tres últimas adversarias la han volteado cuando ella dominaba el marcador. Otra vez, muchas curvas, de arriba abajo. Una concentración quebradiza. Muguruza en esencia. 

Sharapova rompe con Groeneveld, su entrenador

Sharapova, durante el duelo contra Osaka, el pasado miércoles.
Sharapova, durante el duelo contra Osaka, el pasado miércoles. AFP

Al igual que Garbiñe Muguruza, la rusa Maria Sharapova también se marchó precipitadamente de Indian Wells. Masha cayó el primer día, frente a la japonesa Naomi Osaka (doble 6-4), y la derrota tuvo una consecuencia directa: adiós al técnico Sven Groeneveld.

Sharapova, a punto de cumplir 31 años, ha trabajado durante los últimos cuatro con el preparador holandés, junto al que conquistó el título de Roland Garros en 2014. Sin embargo, después de la sanción que le impuso la Federación Internacional (ITF) por consumo de Meldonium, un producto prohibido, la siberiana sigue sin obtener premios y las lesiones son una constante para ella.

Este curso, su recorrido se resume en las semifinales de Shenzhen, la 3ª ronda de Australia, la primera de Doha y una nueva caída en el estreno de Indian Wells.