Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marcelo quiere probarse ante el Getafe

El lateral brasileño, de vuelta tras dos semanas de baja, quiere jugar unos minutos este sábado para comprobar si su recuperación es completa a tres días del PSG

Marcelo junto a Achraf en el entrenamiento de este viernes.
Marcelo junto a Achraf en el entrenamiento de este viernes. EFE

Marcelo quiere jugar el martes en París la vuelta de los octavos de Champions y le ha dicho a Zidane que quiere tener minutos esta noche contra el Getafe (20.45, Movistar Partidazo). El lateral brasileño volvió a entrenarse el jueves con el grupo después de dos semanas de baja. Tras su gran actuación en el partido de ida contra el PSG (dio el pase a Kroos en la jugada del penalti y marcó el 3-1 tras una pared con Asensio) tuvo que pedir el cambio en el campo del Betis. Sufrió una lesión muscular en el bíceps de la pierna derecha.

El mismo músculo que se rompió —pero en la pierna izquierda— en septiembre y que le mantuvo en la enfermería durante tres semanas. Por entonces fue una rotura de grado dos. Esta vez se quedó en lesión muscular y llegó en el mejor momento de la temporada de Marcelo (era el máximo asistente del equipo). “Lo importante es que esté mañana [por hoy] luego ya veremos en el día a día, sus sensaciones son las que mandan”, explicó ayer Zidane.

Es el primero de los tres lesionados que ha recuperado el técnico francés. Modric, con la misma lesión que Marcelo, todavía no se ha entrenado con el grupo. Kroos lleva en la enfermería desde el partido de ida. Tras un choque con Mbappé se hizo un esguince en el ligamento externo de la rodilla. Jugó lesionado la última media hora de partido. Pese a que los dos pilares del centro del campo del equipo siguen trabajando al margen, en el Madrid no descartan a ninguno de los dos para el partido de vuelta en el Parque de los Príncipes.

Los médicos y los recuperadores trabajan para que estén disponibles el martes al lado de Casemiro. De no ser así, Zidane tiene varias opciones, las que ha ido empleando en los últimos partidos: Kovacic, Asensio, Isco o Lucas Vázquez. Ceballos apenas ha disputado 81 minutos en la Champions y Llorente, 21. En la plantilla no hay jugador, sin embargo, con la trascendencia de Marcelo en el juego del Madrid. Es el que da profundidad, desborde, centros teledirigidos y electricidad. Es el lateral que desestabiliza cuando hay que desestabilizar, que está en todas las zonas ofensivas del campo —de ahí que a veces le pillen lejos o mal colocado en defensa—, que juega por dentro y por fuera, que siempre se ofrece. Theo está todavía en fase de aprendizaje. Y Nacho, que sustituyó con creces a Carvajal en el partido de ida en el carril derecho, tiene otras cualidades.

Capacidad de sorpresa

Con la vuelta de Marcelo, Zidane recupera empuje y capacidad de sorpresa. El lateral brasileño había recuperado su mejor versión en este 2018 después de algunas semanas por debajo de su nivel. Según su amigo, admirador y cicerone en sus primeros meses en Madrid Roberto Carlos, Marcelo había sufrido una larga fase de recuperación. “No le dejaba sentirse a gusto. La gente a veces habla sin saber, pero el mínimo dolor te bloquea. Ahora ataca, defiende, salta, regatea, ha vuelto el Marcelo de siempre y va a ser fundamental para la eliminatoria contra el PSG”, decía, con acierto, Roberto Carlos antes del partido de ida.

El plan del Madrid es adelantarse rápido en el Parque de los Príncipes para evitar sustos y cortarle las alas al PSG que necesitaría dos goles para remontar y que no le marquen ninguno. En ese plan, además de la pegada de Cristiano Ronaldo, se antojan fundamentales los laterales. En defensa —para tapar a Mbappé y Di María, el posible sustituto de Neymar— pero sobre todo en ataque para generar superioridad y desatar el caos en el área rival.

Marcelo suma esta temporada 2475 minutos y ha marcado dos goles en Liga. En Europa, donde promedia un centro cada once minutos, se estrenó como goleador contra el PSG el día 14.

Más información