Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los derechos televisivos de la Premier tocan techo

Sky y BT pagarán un 10% menos por partido que en el último trienio

Christensen, del Chelsea, salta sobre Rondon, del West Bromwich Albion.
Christensen, del Chelsea, salta sobre Rondon, del West Bromwich Albion. AP

Las cifras astronómicas que ingresa la Premier League en concepto de derechos televisivos, trastocando el panorama europeo del fútbol con la inconmensurable ventaja financiera de los equipos ingleses, está tocando techo. La puja de los grandes canales del Reino Unido para emitir en exclusiva los partidos del trienio 2019-22 acaba de saldarse con el compromiso de Sky y BT de desembolsar en conjunto 4.464 millones de libras (5.040 millones de euros), lo que significa el 87% de la cotización alcanzada en la presente campaña. Todavía está pendiente la venta de dos paquetes (menores) del total de siete a subasta, pero aún así los analistas subrayan que el mercado doméstico parece haber llegado a un punto de saturación.

La plataforma de pago Sky Sports, que viene controlando los derechos de la Premier desde su creación en 1992, ha vuelto a confirmar su dominio absoluto haciéndose con cuatro de los cinco paquetes principales. La cadena que tiene en Rupert Murdoch a uno de sus principales accionistas consigue garantizarse para el próximo periodo trianual la emisión de 128 encuentros (el mayor número en su historia) previstos en el calendario de los viernes, domingos y lunes. Estrenará, además, la retransmisión de partidos a las 19.45 del sábado, una de las grandes novedades de la próxima temporada. Para mantener su liderazgo en la parrilla televisiva del fútbol, Sky está dispuesto ahora a pagar 3.579 millones de libras (4.041 millones de euros), más de 300 millones por debajo de su apuesta en el 2015.

Sus competidores de BT Sports se quedarán con los derechos de retransmisión de los restantes lances del sábado (por la mañana y a primera hora de la tarde), tras la compra de un paquete que ha valorado en 885 millones de libras (999 millones de euros). La política de “disciplina financiera” que se ha impuesto entre los gestores del canal les ha convencido de reducir la inversión en la futura campaña (inferior a la de la anterior en casi 100 millones de libras) en la que emitirán 32 partidos.

Todo ese mareo de cifras significa que cada duelo futbolístico costará el próximo trienio 9,2 millones de libras (10,4 millones de euros), mientras que en la actualidad está en los 10,2 millones (11,51 de euros). Y parece improbable que la venta todavía por sellarse de los dos paquetes restantes, que comprenden 40 lances entre semana y en días festivos, modifique ese panorama de sensible constreñimiento del mercado.

Incremento del 3.500%

Un mercado doméstico que a lo largo de las dos últimas décadas y media ha conseguido incrementar el valor de la Premier League en la friolera de un 3.500 por ciento, convirtiéndola en la más rica de Europa y acicate de un rosario de multimillonarios fichajes internacionales, con sus efectos distorsionadores para los rivales de fuera de las islas.

La feroz competencia entre Sky y BT para hacerse con los derechos televisivos del fútbol inglés se ha atemperado en la última subasta, con el objetivo de ambos de impedir que las cifras se desmadraran, tal y como ocurrió hace tres años cuando la Premier vio incrementados sus ingresos en el 70% respecto al periodo anterior. Las dos compañías firmaron un acuerdo el pasado diciembre que les permitirá ofertar en sus respectivas plataformas las emisiones del canal rival. Los analistas ya predijeron entonces que la barrera histórica de 5,1 millones de libras alcanzada en 2015 por la Premier no tendría una reedición en la subasta celebrada la semana pasada.

A aquella cita no concurrieron, en contra de lo que se especulaba, gigantes digitales como Amazon, Facebook o Netflix, aunque todavía no se descarta su interés por los dos paquetes restantes. Si acaban confirmándolo, se trataría de un primer tanteo desde las redes en el fútbol televisado, que Sky sigue coronando aunque menos dispuesto que antes a tirar la casa por la ventana.