Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fútbol arruina a las ‘telecos’: Vodafone paga 318 millones al año

La operadora dispara sus gastos por derechos deportivos y de series un 55%. Orange y Movistar están en la misma línea

Imagen de un encuentro de fútbol en el canal de Vodafone.
Imagen de un encuentro de fútbol en el canal de Vodafone.

El coste de los derechos del fútbol y, en menor medida, el de las series de televisión, le está pasando factura a los operadores de telecomunicaciones. La prueba es que Vodafone España abonó 318 millones de euros en su último ejercicio fiscal (del 1 de abril de 2016 al 31 de marzo de 2017) por derechos de emisión televisivos, un 55% más que en el ejercicio anterior, según ha conocido este diario de acuerdo a los datos de las cuentas de la filial de la operadora británica recientemente depositadas en el Registro Mercantil.

Se trata de la primera vez que se hacen públicas estas cifras ya que, aunque las operadoras se han quejado reiteradamente de que el coste del fútbol es insostenible, guardan celosamente ese dato, y ninguna de las tres compañías que tienen las competiciones futbolísticas en su parrilla (Movistar, Orange y Vodafone) ha desvelado nunca lo que pagan por llevar a sus clientes la Liga y la Champions.

Como el importe que deben abonar depende del número de clientes, en fuentes del sector se estima que Orange puede tener una factura similar a la de Vodafone, mientras que la de Movistar se dispararía muy por encima de esa cifra, por el mayor número de abonados y su política activa en compra de derechos de eventos (El partidazo, Fórmula 1, Moto GP, tenis, etcétera), aunque oficialmente no han revelado el dato.

En el caso de Vodafone, la factura de los derechos de emisión, incluyendo acuerdos para series como HBO, se divide entre sus dos principales filiales. Vodafone Ono, encargada del negocio de telefonía y banda ancha fija, abonó por este concepto 125 millones de euros en 2016, un 36% más que en el ejercicio anterior. Vodafone España, donde se residencia el negocio móvil, registró un gasto por derechos de 193 millones el pasado ejercicio, con un incremento del 70,1%, prácticamente todo debido al encarecimiento de los derechos del fútbol. En total 318 millones.

Vodafone y Orange tienen firmado un acuerdo con Mediapro para emitir la Liga BBVA y la Copa del Rey de las temporadas 2016-17, 2017-18 y 2018-19, y de para emitir la Champions y la Europa League, cuyos derechos también posee la empresa de Jaume Roures, en las temporadas 2016/17 y 2017/18 través del canal beIN Sports. Por su parte, Movistar, que posee El partidazo, se resistió durante unos meses a emitir la Champions, pero finalmente cedió y firmó un contrato con la productora catalana a cambio de 2.400 millones de euros.

El pesado lastre que supone contar con la programación del fútbol para las cuentas de las compañías de telecomunicaciones se puede agravar en los próximos años. La última subasta de la UEFA, que ganó también Mediapro y su socio Al Jazeera, encareció un 40% el coste de los derechos de la Champions y La Europa League para las próximas tres temporadas a partir de 2018 (2018/2019, 2019/2020, 2020/2021), hasta los 1.100 millones de euros.

Las operadoras ya han avisado que no están dispuestas a comprar los derechos a cualquier precio, para incluirlos en sus paquetes convergentes de telefonía y banda ancha.

Vodafone crece a buen ritmo en España

Vodafone crece a buen ritmo en España. En su último ejercicio fiscal 2016/17 aumentó sus ingresos, mejoró su rentabilidad y tuvo una fuerte generación de caja. Pero el coste de los derechos de emisión, la reordenación societaria y el impacto de la nueva normativa fiscal ha propiciado que tanto la sociedad holding (Vodafone Holding SL) como las dos filiales principales acabaran el ejercicio en números rojos.

Se trata de pérdidas contables en cualquier caso que no reflejan el negocio del día a día. Los ingresos por servicio crecieron un 4% hasta los 4.507 millones de euros y el Ebitda un 8,8% hasta 1.360 millones.

Vodafone Holding, de la que cuelgan el resto de filiales, registró unas pérdidas de 256 millones de euros, principalmente como consecuencia de la depreciación de la inversión en Vodafone España en 348 millones de euros, derivado de las necesidades de caja futuras para inversión en nuevas redes de 5G.

Vodafone España tuvo unas pérdidas en el último ejercicio fiscal de 132 millones de euros como consecuencia fundamentalmente de una aportación dineraria a Vodafone Ono de activos de red de fibra por 171 millones de euros y del citado coste de los derechos de emisión.

Por su parte, Vodafone Ono se anotó unas pérdidas de 454 millones de euros debido a la reducción del crédito fiscal tras el cambio de normativa fiscal en 511 millones de euros que solo se vio parcialmente compensado por la venta de la cartera de móvil a Vodafone España por 163 millones.

Vodafone está en plena reestructuración societaria que espera completar en el presente ejercicio fiscal. Cuando concluya, la estructura será la de una matriz (VF Holding) de la que colgarán cuatro filiales: VF España (negocio móvil), VF Ono (fijo y fibra), VF Servicios y VF Enabler (Lowi y operadores móviles vituales).

Para acometer esa reestructuración, Vodafone España entregó a VF Holding en junio de 2017 un dividendo en especie de 3.897 millones consistente en las acciones de Grupo Corporativo Ono, que pasa a estar controlada al 100% por VF Holding. A su vez, VF Holding ha condonado a Vodafone Ono la deuda de 3.207 millones más 903 millones de capital que tenía con VF Holding. De esa forma, los fondos propios de Vodafone Ono se incrementan en una cifra igual a la de las deudas condonadas.