Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España sella su pasaporte al Eurobasket de 2019 y se afina para el Mundial

A siete meses de la cita de Tenerife, la selección femenina apabulla a Bulgaria en la clasificación (97-57) y luce su profundidad de repertorio para el reto mundialista

Marta Xargay intenta controlar el balón ante la defensa búlgara.
Marta Xargay intenta controlar el balón ante la defensa búlgara.

En un mismo partido, la selección femenina de baloncesto apabulló a Bulgaria (97-57), certificó su pasaporte para el Eurobasket de 2019 y afinó el rodaje y los automatismos para el Mundial de septiembre en Tenerife. Con su sello de ataque vertiginoso, defensa abnegada e intensidad constante, el equipo de Mondelo deleito a la afición de Guadalajara y presentó credenciales para la cita mundialista luciendo piezas clásicas y noveles de su inagotable factoría de talentos.

En mitad del conflicto entre FIBA y Euroliga por las ventanas de clasificación del baloncesto masculino para el Mundial de 2019, la selección española femenina comenzó a disputar en noviembre pasado, con mucho menos ruido y sin ninguna polémica, sus ventanas, en este caso para el Europeo de 2019. España, que este año ejercerá de anfitriona en el Mundial de Tenerife, apabulló a Bulgaria y Holanda en sus dos primeros compromisos. Las jugadoras de Lucas Mondelo vencieron en Sofía 42-92, con 14 puntos de Laura Nicholls, y en Valladolid con un impresionante 92-26, con 22 puntos de Marta Xargay. Un +50 y un +66 que retratan la superioridad de las subcampeonas olímpicas y mundiales y campeonas de Europa en este periplo.

En la segunda ventana, España retomó la clasificación derrotando el sábado a Ucrania en Kiev (68-72), en la primera prueba plenamente competitiva. Alba Torrens marcó ese día el camino de la selección de Mondelo, que desgastó el sistema nervioso de su rival a base de presión defensiva hasta la rendición ucraniana. La segunda parada, ante Bulgaria en Guadalajara, sirvió para encarrilar definitivamente la clasificación. Con los deberes hechos, España, líder invicta del grupo F, cerrará esta fase viajando a Holanda el próximo 17 de noviembre y recibiendo a Ucrania el 21 del mismo mes. Todo después del Mundial.

Para el partido ante Bulgaria, Mondelo dio descanso a Silvia Domínguez (que celebró en Kiev sus 150 internacionalidades) y a Astou Nodur para conceder carrete a María Conde y Belén Arrojo, que no participaron en el choque contra Ucrania. Pero ninguna rotación altera la indeleble dinámica competitiva de un grupo histórico que lleva un lustro subido al podio (oro europeo en 2013, plata mundial en 2014, bronce europeo en 2015, plata olímpica en 2016 y oro europeo en 2017) y suma 11 medallas en lo que va de siglo. Un rodillo de talento y pasión que no entiende de dosificaciones ni faenas de aliño.

A piñón fijo derrotaron también a Bulgaria con un parcial de salida de 22-7 en apenas siete minutos en un primer cuarto de manual en el que Alba Torrens se fue a los 11 puntos en tan solo seis minutos en pista. Para entonces, el apartado reboteador, la estadística del hambre y el poderío, reflejaba un 14-5 a favor de las de Mondelo y el torbellino defensivo de las españolas había provocado ocho pérdidas de balón del equipo búlgaro. A los 11 minutos las españolas ya doblaban el marcador (30-15) en una progresión para la que Bulgaria no encontró antídoto (40-20, m. 15). Al descanso, ya no había mayor intriga que la diferencia en la quedaría fijada la superioridad española (56-26, m. 20). A siete meses del Mundial, las clásicas demostraron fiabilidad y las noveles, mucha pujanza. La capitana, Laia Palau, Alba Torrens, Marta Xargay, Bea Sánchez y Laura Nicholls ejercieron de quinteto titular, con momentos para la floritura, pero también tuvieron instantes de lucimiento Queralt Casas, Laura Gil, Belén Arrojo, Leo Rodríguez o la nueva WNBA Leticia Romero. La jugadora canaria, que juega en el USK Praga junto a Marta Xargay, hará de nuevo las Américas cuando acabe la temporada para jugar en los Connecticut Sun. Romero ya jugó cuatro años en la NCAA universitaria, uno con Kansas State y tres con Florida State.

Valores inagotables que, del 22 al 30 de septiembre en Tenerife, tendrán oportunidad de refrendar y prolongar un recorrido memorable. En la primera fase esperan el bronce europeo, Bélgica; el campeón de Asia-Pacífico, Japón; y el bronce americano, Puerto Rico. Los primeros clasificados de cada grupo pasarán directamente a los cuartos de final, mientras que segundos y terceros de cada uno de los grupos disputarán una eliminatoria previa. La imbatible Estados Unidos aparecería en unas hipotéticas semifinales. Quedan siete meses para la fiesta del baloncesto femenino, la mejor plataforma para el disfrute y reconocimiento de la mejor selección femenina del deporte español.

Más información