Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se desconvoca la huelga del sindicato de jugadores y habrá Copa del Rey de baloncesto

La ACB y la ABP resuelven el conflicto por el Fondo Social y dan luz verde a la disputa del torneo

Reunión de los clubes ACB con el sindicato de jugadores en la sede del CSD este martes
Reunión de los clubes ACB con el sindicato de jugadores en la sede del CSD este martes acbmedia

Mientras en el salón de actos del Consejo Superior de Deportes se presentaban las becas para la promoción del boxeo femenino, en una sala anexa del edificio el baloncesto español celebraba el último asalto para intentar salvar la Copa del Rey de Las Palmas. Del enésimo combate del mundo de la canasta, para hastío e incertidumbre de los aficionados, salió la fumata blanca definitiva para la disputa del torneo con normalidad a partir de mañana en el Gran Canaria Arena. Con la mediación del Secretario de Estado, José Ramón Lete, los dos púgiles, la Asociación de Clubes (ACB) y el Sindicato de Jugadores (ABP), alcanzaron un acuerdo para desenquistar la renegociación del convenio colectivo y con ello desconvocar la huelga que se iniciaba en la medianoche del martes. “Es un grandísimo día para el baloncesto español, salimos con una nueva relación entre jugadores y clubes y con un punto de partida importante para afrontar los retos que tenemos que solventar”, señaló el presidente de la ABP, Alfonso Reyes, visiblemente emocionado a la salida del encuentro. “Vamos a trabajar para que el baloncesto sea mejor a partir de ahora. Miles de aficionados podrán viajar tranquilos y disfrutar de la Copa”, sumó la Secretaria General de la ACB, Esther Queraltó.

Después de algo más de tres horas de reunión, patronal y sindicato pactaron las cantidades definitivas del Fondo Social, la subvención anual que sustenta la estructura del organismo presidido por Alfonso Reyes. La ACB mantendrá la cuota actual de 315.000 durante los dos primeros años y, a partir de entonces, la Asociación de Jugadores se conpromete a establecer un sistema de cuotas entre sus afiliados. Los clubes reducirán así su aportación a 280.000 euros en el tercer año del acuerdo y a 270.000 en el cuarto, la temporada 2021-2022. No habrá ninguna variable en función de los derechos televisivos o patrocinios. El nuevo convenio recoge también un incremento del 10% del salario mínimo, la limitación del derecho de tanteo a los clubes que tuvieran algún tipo de deuda contraída con el jugador, el establecimiento del cien por cien de la oferta cualificada para dicho tanteo y el mantenimiento del Fondo Asistencial (400 euros anuales por jugador; con una media de 1.000 por ejercicio). “Las mejoras conseguidas son buenas y tenemos que estar todos muy contentos. A los jugadores nunca se les debe perder el respeto porque son los creadores del deporte, sin ellos no hay baloncesto. Sin afición tampoco, pero ha sido un momento muy importante de reivindicación de los jugadores”, subrayó Reyes. Horas después, la ABP publicó un comunicado para “pedir disculpas a los aficionados por la incertidumbre generada”. Queraltó subrayó por su parte que la negociación del convenio colectivo “no acaba aquí”. “Hemos acordado continuar negociando en base a este acuerdo alcanzado, para una redacción del convenio final”, concluyó.

Desde que el pasado jueves la ABP anunciara la convocatoria de una huelga indefinida que perturbaba el normal desarrollo de la Copa, la cifra del Fondo Social se convirtió en el núcleo de la crisis dentro de una negociación que nació rota desde la primera reunión entre las partes. El sindicato presidido por Alfonso Reyes lanzó el órdago de comenzar de cero en el encuentro sobre la bocina celebrado este martes y pedir un notable incremento de una partida que, según denunciaban los clubes, servía exclusivamente para sufragar los sueldos de la cúpula de la Asociación de Jugadores. Ante esa tesitura, la ACB esgrimió defectos de forma en la convocatoria de la huelga y puso en jaque al sindicato. La comunicación formal del paro se había hecho sin agotar el intento de mediación previa ante el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA). Esa tesitura rebajó las pretensiones de la ABP y agilizó el acuerdo. “Las dos partes han demostrado generosidad y altura de miras. Con este acuerdo jugadores, clubes y competición quedan protegidos, por tanto sale ganando el baloncesto Tenemos un marco de estabilidad para los próximos cuatro años”, cerró Lete. Por el momento, con el acuerdo se salvan los próximos cuatro días y el torneo estrella del baloncesto español. El año pasado en Vitoria, la Copa batió, con 103.968 espectadores acumulados en los siete partidos, su récord de asistencia, se televisó en 140 países y generó un impacto económico cercano a los 21 millones de euros en cuatro días.

Más información