Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Último intento para salvar la Copa del Rey

La ACB y el sindicato de jugadores se reúnen este martes a las 12.00 en la sede del CSD con 12 horas por delante para frenar una huelga que amenaza la disputa del torneo estrella del baloncesto español

copa del rey baloncesto
Reunión de la ACB y la ABP la semana pasada con José Ramón Lete efe

Como si de una cuenta atrás se tratase, la huelga de jugadores que amenaza el normal desarrollo de la Copa del Rey de baloncesto de Las Palmas avanza hacia el territorio de lo irreversible. El paro sindical indefinido se inicia este miércoles y la secuencia de reuniones y contactos cruzados entre las partes que tuvieron lugar durante el lunes no deparó ninguna fumata blanca. La ACB y el sindicato de jugadores (ABP) se reúne este martes a las 12.00 en la sede del CSD con 12 horas por delante para frenar una huelga que amenaza la normal disputa del torneo. Peligra el mejor escaparate del baloncesto español, programado del 15 al 18 de febrero. El torneo estrella de la ACB que el año pasado en Vitoria batió, con 103.968 espectadores acumulados en los siete partidos, su récord de asistencia, se televisó en 140 países y generó un impacto económico cercano a los 21 millones de euros en cuatro días.

Los clubes de la ACB se reunieron primero entre ellos para preparar una estrategia conjunta con la que abordar el último intento de acuerdo con la ABP que, de producirse, será sobre la bocina. Después, la patronal trasladó el encuentro a la sede del CSD donde el Secretario de Estado, José Ramón Lete, retomó su labor mediadora con el sindicato que preside Alfonso Reyes.

La crisis sigue abierta porque, para la ABP los clubes han condicionado la existencia del Fondo Social (315.000 euros anuales que recibe el sindicato) a la liberalización total del cupo de jugadores extracomunitarios. Mientras que la ACB se niega a mantener las cifras de ese fondo porque entiende que va destinado a financiar los sueldos de la cúpula sindical.

En este contexto, los clubes improvisan de hora en hora la intendencia del desplazamiento a Gran Canaria para disputar el torneo y sus agendas deportivas y de atención a los medios. El Valencia Basket, subcampeón de Copa y campeón de Liga, cambió ayer su plan de viaje a Las Palmas. El club taronja, que inicialmente volaba el miércoles a las 16.00, cambió los billetes a esta misma tarde “para evitar problemas logísticos”. Ante la posibilidad de que el conflicto pudiera solucionarse a lo largo del miércoles, el conjunto valencianista quiere que todos sus jugadores estén en la isla para evitar el viaje improvisado de los que inicialmente hubiesen secundado la huelga. Todos los jugadores nacionales (San Emeterio, Abalde, Vives y Sergi García), a excepción de Rafa Martínez (que no tiene twitter), se sumaron al hashtag #ABPEstamosUnidos. Comunitarios y extracomunitarios del equipo no parecen dispuestos a asumir los descuentos salariales asociados al paro. “El Valencia disputará la Copa”, dicen desde el club, que incluirá canteranos en su expedición para completar su plantilla en caso de que los internacionales españoles decidan no jugar el torneo.

El Fuenlabrada fue el primer club en afirmar con rotundidad que disputaría la Copa con la práctica totalidad de su plantilla. El Gran Canaria, su rival en cuartos, también mantiene una rutina ajena al conflicto y ayer promocionó en redes su toma de contacto con el balón oficial del torneo. Su capitán, Albert Oliver, despejó el domingo las preguntas sobre el posicionamiento de la plantilla anfitriona: “sabemos cómo está la cosa, pero somos jugadores y lo que nos gusta es jugar”. El Baskonia, por su parte, lanza mensajes neutros. “Soy partidario del derecho a la huelga, pero me falta información”, señala su técnico Pedro Martínez. Representantes destacados del resto de participantes en la Copa: Felipe Reyes, Rudy, Carrol (Real Madrid), Pau Ribas y Pierre Oriola (Barça), Nedovic y Carlos Suárez (Unicaja) y Javier Beirán (Iberostar Tenerife), sí han expresado su apoyo firme a la huelga. “Sería una gran catástrofe no jugar la Copa”, resumió el entrenador de Unicaja, Joan Plaza.

Más información