Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El agujero defensivo condena al Madrid

El conjunto blanco solo ha mantenido la portería a cero en siete citas este curso y aguarda a un PSG que suma 121 dianas

Ramos se lamenta de una jugada ante Benzema.
Ramos se lamenta de una jugada ante Benzema. REUTERS

Mientras el PSG goleaba (0-3) en el campo del Lille, el Madrid perdía otros dos puntos en la Liga. Y van 24 esta temporada. No dejó el conjunto blanco buenas sensaciones en el Ciutat de València cuando se acerca la eliminatoria de la Champions contra el equipo francés. No hay señales prolongadas de que la dinámica de los últimos meses haya cambiado, y el conjunto de Zidane sigue pagando la fragilidad defensiva.

El Madrid ha jugado 21 partidos y encajado otros tantos goles en la Liga. Junto a las demás competiciones son 38 encuentros y 37 tantos encajados. Sólo hay siete rivales que no le han marcado este año: Apoel, Gremio, Espanyol, Eibar, Atlético, Athletic y Sevilla. Le han sacado los colores el Al-Jazira, el Numancia y el Fuenlabrada. Y el sábado fue el turno del Levante. En el tanto de Boateng, le ganan la espalda a Ramos; en el de Pazzini, Varane se queda atrás y Carvajal no llega. Varane y Sergio Ramos serán la pareja de centrales titulares ante el PSG. Carvajal no estará por sanción, por lo que Nacho ocupará su carril. Enfrente, una máquina de hacer goles: 121 esta temporada (por los 72 del Madrid). El tridente formado por Neymar, Cavani y Mbappé ha anotado 69 (tres menos que todo el equipo blanco), el 57% del total.

En los cinco primeros meses de Zidane en el banquillo, el equipo blanco encajó un promedio de 0,66 goles por partido. La temporada pasada, la del doblete, el porcentaje subió a 1,18. Esta es de 0,97 por encuentro, es decir, casi un gol recibido por partido (el PSG ha recibido dos en Champions, por los siete del Madrid, y 26 en total en 35 partidos). La media de 0,97 es inferior a la de la temporada pasada, pero el Madrid de entonces cerraba y mataba los partidos, conseguía sobreponerse al marcador en contra y siempre daba la sensación de que podía darle la vuelta a cualquier situación.

No así el de ahora. De los 24 puntos que se ha dejado, nueve han sido con el marcador a favor. La fragilidad defensiva del equipo blanco ha sido una constante a lo largo de la temporada; la peor de Varane desde que llegó al Madrid y la más errática también para Ramos, que ha entrado y salido del once por problemas musculares. El central francés, sin el capitán al lado, se muestra inseguro en las marcas, en el corte y también en la salida del balón. Parece lento y sin el sentido de la colocación que le caracterizaba. Sergio Ramos siempre sufre cuando no está al cien por cien físicamente y el sábado se le vio fuera de sitio en varias jugadas.

Ramos aseguró que como capitán se encargaría de mantener la unión del grupo sin buscar culpables y de mantener el equilibrio para hacer un buen papel en la Champions. Contra el PSG el Madrid necesita recuperar liderazgo en defensa —el único que está ejerciendo de líder es Luka Modric, que intenta sostener al equipo partido tras partido— y dejar atrás todas sus fragilidades. Algo que, asegura Zidane una y otra vez, se estudia y prepara en los entrenamientos, pero que a veces, como el sábado, no sale en los partidos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información