Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fichar a un ‘crack’ no garantiza ganar en China

La llegada de estrellas en su mayoría de Europa con traspasos y salarios multimillonarios sigue sin dinamizar una competición monótona que lastra al rendimiento de la selección nacional

Mascherano en un partido en Marbella con del Hebei Fortune, su nuevo equipo.
Mascherano en un partido en Marbella con del Hebei Fortune, su nuevo equipo.

El próximo mes de marzo dará comienzo la 59ª edición de la Superliga de China, una competición valorada en 411 millones de euros según el portal especializado en tasaciones deportivas transfermarkt.es, y en la que desde hace siete temporadas hay un mismo ganador: el Guangzhou Evergrande. Y eso que en el último periodo de fichajes se invirtieron 543 millones, 125 más que en la anterior ventana (418), 397 por encima del presupuesto de hace dos años (146), sin que en ninguna de esas franjas el equipo que dirige Luiz Felipe Scolari fuese el mayor inversor. El gasto en España en fichajes el pasado verano fue de 780, solo un 20% más.

El proyecto de expansión llevado a cabo por los clubes asiáticos en el último lustro y que tenía como objetivo primario revalorizar la competición a partir de la llegada de futbolistas de renombre procedentes en su mayoría de Europa, no ha servido para alterar el pulso competitivo de una liga en la que de los 530 futbolistas que se desempeñan en ella solo 58 son extranjeros.

La federación de fútbol del gigante asiático introdujo el pasado mes de mayo una norma inédita hasta la fecha. Todos los clubes de la Superliga deberán abonar un pago equivalente al importe total del traspaso de cualquier futbolista extranjero al fondo de desarrollo del deporte a nivel local. La medida tiene como objeto “evitar que los clubes persigan resultados a corto plazo y paguen precios altos en la compra de jugadores, y así mantener el orden en el mercado”.

Circunstancias todas que repercuten directamente en la potenciación de la selección de China, que en junio cumplirá 16 años sin acudir a un Mundial —solo participó en el de 2002 y fue eliminada en primera ronda—, y que se ha visto superada por países con menor potencial económico y demográfico como Japón o Corea del Sur.

Tripleta brasileña

Los salarios más altos de la Superliga

Oscar (Shanghai SIPG).

24,4 millones de euros.

Hulk (Shanghai SIPG).

20 millones de euros.

Bakambu (Beijing Guoan).

18 millones de euros.

Witsel (Tianjin Quanjian).

16 millones de euros.

Pellè (Shandong Luneng).

15 millones de euros.

Gyan (Shanghai SIPG).

14,8 millones de euros.

Lavezzi (Hebei Fortune).

14 millones de euros.

Ramires (Jiangsu Suning).

13 millones de euros.

Los gastos excesivos a los que se remite la nueva medida se personalizan en los traspasos de los brasileños Oscar (60 millones), Hulk (55,8) y Alex Teixeira (50), los tres más caros en la historia de la Superliga. Curiosamente, ninguno de ellos defiende la camiseta del Guangzhou Evergrande, por lo tanto, ninguno sabe lo que es levantar el título de liga. Tras la marcha del argentino Carlos Tévez, que firmó en enero de 2017 por el Shanghai Shenhua por dos temporadas a razón de 38 millones de euros por cada una, y abandonó el club tan solo siete meses después de vuelta al Boca Juniors, Oscar (24,4 millones) y Hulk (20) son los dos futbolistas mejor pagados del país. “Estuve siete meses de vacaciones. No estuve a la altura en China”, aseguró Tévez en una entrevista en el canal argentino TyC Sports Verano, lo que desató una tormenta de reprimendas en el país asiático. El argentino marcó solo cuatro goles en 20 partidos.

La temporada 2016-2017 concluyó el pasado 4 de noviembre y el Guangzhou Evergrande de Scolari levantó el título con 64 puntos, a seis de distancia del Shanghai SIPG de Oscar y Hulk. El máximo goleador del campeonato fue el israelí Zahavi, del Guangzhou R&F con 27 dianas, mientras que en el equipo de la ciudad más poblada del país fue el chino Lei Wu (20), por delante de Hulk (17).

Bakambu, Mascherano y Augusto Fernández son los últimos tres futbolistas provenientes de la Liga española que debutarán la próxima temporada en la Superliga china. El Hebei Fortune de Pellegrini, que terminó cuarto, acogerá al exjugador del Barcelona, en busca de minutos para llegar en forma al Mundial, y que debutó el pasado domingo en un partido amistoso en Marbella. Bakambu defenderá la camiseta del Beijin Guoan, noveno el último curso, a razón de 18 millones por cada una de las cuatro temporadas acordadas. El Beijing Renhe, un recién ascendido que dirige el técnico español Luis García Plaza, será el hogar de Augusto Fernández tras dejar el Atlético.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información