Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bakambu, el último gran negocio de Roig

El Villarreal acumula 124 millones de plusvalía en los últimos años

Bakambu, en una acción de protesta contra la esclavitud. Ampliar foto
Bakambu, en una acción de protesta contra la esclavitud.

Cédric Bakambu dejará de ser la referencia en el ataque del Villarreal seducido por el dinero del fútbol chino. Tras dos temporadas y media en el club castellonense, el delantero franco-congoleño ha aceptado la oferta del Beijin Guoan para continuar su andadura profesional en la capitalizada Superliga china. Se trata de una operación beneficiosa económicamente tanto para el propio Bakambu, que doblará su salario hasta llegar a los cinco millones de euros netos por temporada, como para el Villarreal, que ingresará 40 millones. Un nuevo récord de recaudación de la entidad, que en el verano del 2016 transfirió al defensa Eric Bailly al Manchester United por 38 millones y en los últimos años acumula 124 de plusvalía.

Hay un antes y un después del Villarreal. El descenso en la temporada 2011-2012 marcó un cambio de rumbo. Tras años de vino y rosas, de plantillas con jugadores de primer nivel y elevados salarios, como Palermo, Forlán, Sorín, Riquelme, Pirès o Rossi, el club se vio en Segunda tras comenzar la temporada participando en su tercera Champions. El descenso explotó la burbuja en la que vivía el club, con una deuda superior a los 100 millones de euros que asumió su dueño, Fernando Roig. Este tuvo que vender parte de sus acciones de Mercadona para sanear la entidad. Lo siguiente fue reforzar la cantera y la dirección deportiva. Hoy, el Villarreal es un club de fútbol altamente rentable. La fórmula: acertar en la búsqueda de jugadores, revalorizarlos, venderlos y generar millonarias plusvalías. En apenas tres cursos, el Villarreal ha vendido seis futbolistas por un montante de 150 millones de euros cuyo coste global supuso un desembolso inferior a los 30 millones.

La venta de Bakambu supone el enésimo negocio redondo para el club de Roig, que adquirió al punta de origen africano en el verano del 2015 procedente del Bursaspor, desembolsando 7,5 millones de euros al club otomano. En el mercado invernal pasado al Villarreal también llenó la tesorería con la venta de Alexandre Pato al Tianjin Quanjian de China por 18 millones de euros, nueve veces más de lo pagado por el brasileño.

La veda de las ventas opulentas la abrió Gabriel Paulista. El ahora central del Valencia fue captado en Brasil en el verano del 2013, fichado por el Villarreal al Vitoria Bahía a cambio de tres millones de euros. Año y medio después, en enero del 2015, fue traspasado al Arsenal por 16 millones. La dirección deportiva amarilla, encabezada entonces por Antonio Cordón, encontró en Eric Bailly, central marfileño que apenas había dispuesto de cinco partidos en Primera con el Espanyol, el recambio de Gabriel. Los 5,7 millones desembolsados se convertirían en los 38 anteriormente citados.

Luciano Vietto, ahora cedido al Valencia por el Atlético, llegó al Villarreal en el mercado estival del 2014 procedente del Racing de Avellaneda a cambio de 5,5 millones de euros. Un año después enfilaba el camino del Calderón por 20 millones. Musacchio, reclutado en edad juvenil por cuatro millones de euros, fue traspasado el último verano al Milan por 18. La próxima venta del Villarreal también apunta a jugosa. El mediocentro Rodri, que llegó gratis del Atlético de Madrid, regresará al club rojiblanco por 20 millones de euros.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información