Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coutinho reabre el tridente

El brasileño aumenta las opciones ofensivas del Barça. Messi admite

que sin Neymar hay más equilibrio

Luis Suárez y Coutinho se abrazan tras el derbi. Ampliar foto
Luis Suárez y Coutinho se abrazan tras el derbi. REUTERS

El día después de que Neymar admitiera a la cúpula del Barça que se quería marchar, que tenía una oferta mareante del PSG y que su ambición pasaba por ser un líder con aspiraciones al Balón de Oro y no tanto un secuaz de Messi, el área deportiva tomó un vuelo en dirección a Londres. Fueron el secretario técnico Robert Fernández y el exdirector de fútbol Raúl Sanllehí —ahora en nómina del Arsenal— quienes viajaron para hablar con el entorno de Coutinho, para cerrar ni que fuera de palabra un posible compromiso. Hicieron diana porque el viaje relámpago resultó vital para poder verle frente al Espanyol en la vuelta de la Copa y los próximos cinco años de azulgrana, motivo de festejo en el Camp Nou y también en el vestuario porque Coutinho sí quiso ser el compinche del 10, también el compañero del Luis Suárez. Quizá también se le vea hoy frente al Alavés (20.45 h. Movistar Partidazo), aunque ya de inicio porque como dijo Valverde: “Los buenos se adaptan rápido”.

No fue sencillo que Coutinho se vistiera de azulgrana. Resulta que Neymar quería que su amigo Philippinho —como se le conocía de niño— jugara junto a él en el PSG, club que le ofrecía un contrato más generoso que el del Barcelona. Pero llegaron tarde. “Hace ocho meses que sabíamos que Coutinho quería venir”, explican desde las oficinas del Camp Nou; “porque deseaba jugar junto a Messi y también con su amigo Luis Suárez, además de que solicitó el transfer request”. Quedaba, en cualquier caso, fraguar el trabajo de desgaste para poder hacer realidad el traspaso. El trabajo era con el Liverpool, que nunca se negó a negociar pero que en verano sí se cerró en 200 millones de cláusula. “Era excesivo”, señalan desde la entidad azulgrana. Pero volvieron a la carga en invierno y, ya con la clara voluntad del futbolista de recalar en el Camp Nou, el club de Merseyside aceptó rebajar la operación a 120 millones más 40 en variables, que son por participación y por títulos. “Costó lo suyo, pero estamos encantados de tenerle con nosotros porque estamos seguros de que nos ayudará mucho”, cierran desde la ciudad deportiva. Queda por ver desde dónde.

Un futbolista versátil

Valverde dio desde el principio su visto bueno porque siempre pidió futbolistas versátiles que se pudieran adaptar a los cambios de táctica y ocupar más de una posición. “Los jugadores que solo pueden desenvolverse en una demarcación son un problema”, resaltan desde el club [por eso se descartó a Weigl, mediocentro del Dortmund]; “pero Coutinho puede actuar en cualquier lugar del ataque”. Así, en el día de su debut se cumplieron las dos cosas. Por un lado, Coutinho jugó al lado de Luis Suárez, quien le felicitó después a través de las redes sociales y hasta le pidió perdón por fallar una oportunidad a pase suyo, y de Messi, que le buscó como socio porque ya se sabe que en el fútbol, de forma voluntaria porque se quiere ganar o de forma involuntaria porque no se quiere perder, siempre se trata de darle el balón al más bueno. Y, por el otro lado, el brasileño jugó de medio izquierdo en un 4-4-2 que actuaba de extremo en ataque y cerraba por dentro en defensa. “Pero puede ser enganche, actuar en la otra banda o incluso un segundo delantero”, añaden desde las oficinas del Camp Nou, conscientes de que hasta que regrese Dembélé —con lo que presuntamente el brasileño daría un paso hacia atrás sobre el tapete— se puede formar de nuevo un tridente especial junto a Messi y Luis Suárez como ocurrió con Neymar.

“El perfil de Iniesta quizá es más de centrocampista y Coutinho es más ofensivo, por fuera, con más disparo... Tiene que amoldarse a lo que es el equipo, pero ambos pueden jugar juntos y complementarse a la perfección”, explicó Valverde antes de medirse al Alavés. Piqué se sumó al debate: “Tiene un perfil muy Barça de tener mucho la pelota, de no perderla, se parece a Iniesta”. Y agregó: “Nos ayudará mucho”. Algo de lo que desde el primer partido no tuvo dudas Messi, que le buscó en el campo, ni mucho menos Suárez, que estaba convencido desde hace mucho tiempo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información