Jon Rahm ya es el número dos del mundo

El vasco, de 23 años, escala otro peldaño en la clasificación mundial con su victoria en el CareerBuilder, su segundo triunfo en el PGA

Rahm, con el trofeo. del CareerBuilder Challenge.
Rahm, con el trofeo. del CareerBuilder Challenge.ROBERT LABERGE (AFP)

De Singapur a California, el golf español vivió un nuevo domingo en lo más alto. Sergio García abrió la jornada con un triunfo en el Abierto de Singapur, el sexto broche de su carrera en el circuito asiático, y Jon Rahm la cerró todavía más a lo grande: victoria en el CareerBuilder Challenge, su segundo éxito en el circuito estadounidense, y el número dos del mundo ya asegurado. Si el castellonense ha alcanzado a los 38 años el momento de madurez que tanto le ha costado celebrar, y que logró definitivamente con el Masters de Augusta de la temporada pasada, el vasco es un ciclón a los 23. Solo lleva un año y medio como profesional, pero no deja de derribar un muro tras otro con una velocidad de escándalo. Semana a semana, Rahm se supera. En el primer torneo de este curso, el Sentry, fue segundo y se convirtió en el cuarto golfista de la historia en llegar al podio mundial con menos edad, tras Tiger Woods, Rory McIlroy y Jordan Spieth. Y este domingo, en su segunda aparición, ascendió al número dos mundial. Únicamente el estadounidense Dustin Johnson por encima del grandullón de Barrika en el ránking de los mejores del mundo. Un subidón después de ganar en California tras cuatro hoyos de desempate frente al local Andrew Landry (era el primer playoff para ambos en el PGA): dos veces en el 18, una en el 10 y vuelta al 18 hasta el birdie final de Rahm, cuando la luz del día ya se apagaba.

Más información
Jon Rahm empieza 2018 a lo grande: ya es el número tres del mundo
Jon Rahm, mucho más que un novato
Sergio García y Jon Rahm recuerdan a Seve y Olazabal en Valderrama
El año que ha cambiado la vida de Jon Rahm

Sergio García sigue en estado de gracia. A punto de ser padre por primera vez, El Niño volvió a ganar en el circuito asiático después de tres años, y esta semana defenderá el título de hace un curso en Dubai. Después de jugar un maratón de 27 hoyos en el último día, venció en el Sentosa Golf Club de Singapur con cinco golpes de ventaja sobre el japonés Kodaira. Y ya son 30 títulos en los grandes circuitos, solo por detrás de Seve Ballesteros en la enciclopedia del golf español, y por delante ya de Olazabal. Conforme se acerca el Masters, vuelven sus mejores sensaciones.

Esta semana, con Tiger

García se mueve con paso firme, con la tranquilidad del veterano. Rahm, a zancadas de gigante, con la impaciencia de quien quiere comerse el mundo ya mismo. El jueves logró en el torneo californiano su mejor ronda en su carrera en el PGA con 62 golpes, 10 bajo par con ocho birdies y un eagle, y ayer desmostró una confianza arrolladora para firmar una tarjeta final de -22 y jugar el playoff ante Landry. Desde el tee dejaba de seguir la bola con la mirada. Ya sabía que era buena, que se posaría segura en mitad de la calle. O comenzaba a andar tranquilamente como si nada. Solo una brizna le privó de amarrar antes la victoria, aunque ni en esos momentos salió el demonio que otras veces le ha condenado. Vestido de rojo, como el Tiger de los domingos, esta vez parecía invencible. Un Woods, precisamente, al que Rahm se medirá esta semana en el Open de San Diego, en el campo de Torrey Pines. Un sueño para Rahm, el mito de los 14 grandes contra el joven campeón vigente del torneo. Puro espectáculo.

"Para ser honestos, me resulta difícil de creer haber adelantado a Jordan Spieth en el ránking mundial, un jugador que ha ganado tres majors. Yo sólo tengo un par de victorias en el PGA Tour... Ya lo he dicho otras veces y lo repito, nunca pensé que iba a estar en esta situación en este momento de mi vida. Estoy muy orgulloso de mí mismo y de mi equipo. Es increíble ser número dos del mundo con apenas 23 años, y llegar a lo que sólo hicieron otros tres españoles como Seve Ballesteros, José María Olazábal y Sergio García. Es alucinante. Claro que piensas alguna vez en conseguirlo, pero haberlo logrado ya es un sueño. Creo que es un gran logro, pero no sólo para mí, sino para el golf español y nuestro deporte", expresó Rahm.

En 2017, el golf español logró su mejor registro de victorias desde 1988: nueve, incluyendo tres de Sergio García, tres de Rahm, y una de Cabrera Bello, Álvaro Quirós y Otaegui. Cuando no ha acabado enero, la Armada ya ha brindado dos veces. Hoy García y Rahm ya no son dos figurantes en los grandes. Van a por todas.

Clasificación completa del CareerBuilder Challenge.

Sobre la firma

Juan Morenilla

Es redactor en la sección de Deportes. Estudió Comunicación Audiovisual. Trabajó en la delegación de EL PAÍS en Valencia entre 2000 y 2007. Desde entonces, en Madrid. Además de Deportes, también ha trabajado en la edición de América de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS