Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España pierde fuelle ante Dinamarca

La selección española, desarbolada por Balling y Hansen, no logra el pleno para una segunda fase en que se medirá a Macedonia, Eslovenia y Alemania

Joan Cañellas, ante Henrik Toft Hansen. Ampliar foto
Joan Cañellas, ante Henrik Toft Hansen. REUTERS

España perdió con todas las de la ley ante Dinamarca (22-25) y se plantará en la segunda fase del Europeo con más dudas de las que empezó y menos botín del que soñaba. Arrancará esa segunda fase el próximo domingo contra Macedonia, con dos puntos en su casillero y deberá echar el resto ante Eslovenia y Alemania si quiere estar en las semifinales.

ESPAÑA, ; DINAMARCA,

España se pasó el partido a remolque en el juego y por detrás en el marcador, incapaz de cerrar sus hendiduras defensivas. Dinamarca jugó con muchísima seguridad en sus combinaciones. No perdió apenas balones. Y España no pudo refrescar su ataque siquiera alguna vez con sus consabidos contraataques. La inesperada aparición de Peter Balling, que debutaba en el torneo y anotó ocho goles, se convirtió en la pesadilla de la defensa española. Su capacidad para definir desde el flanco derecho del ataque danés llevó por la calle de la amargura a la defensa española, para desesperación de Jordi Ribera, que no acertó a encontrar la fórmula para cortar la hemorragia. El seleccionador español llamó a capítulo a sus jugadores. “¡Parecemos unas madres en defensa!”, les reprochó en un tiempo muerto.

A ello se añadieron varios detalles que mellaron las posibilidades del equipo español. Ya con 7-10 en el marcador se concatenaron una serie de acciones de las que salió damnificado. Entrerríos falló un pase para un contraataque cuando tenía a dos compañeros prestos para rematar a puerta vacía. David Balaguer robó un balón en ataque, pero no definió pese a haber quedado en una posición inmejorable.

Esperanza frustrada

Jordi Ribera recurrió a una defensa 5-1 para frenar a Mikkel Hansen. Lindberg remató al travesaño y el balón cayó sobre la línea. Los árbitros revisaron el vídeo y dieron gol. Y para colmo de males, Green le detuvo un penalti a Valero Rivera. El 8-12 empezó a pesar en el ánimo del equipo español. Pero se rehízo. Aprovechó dos exclusiones seguidas de Hansen y Lauge para irse al descanso con un gol de desventaja (13-14). Pese a dos estupendas acciones con asistencias que remató Álex Dujshebaev en fly, la sensación era que España, sin jugar bien, se había salvado de una buena.

La esperanza de mejora no se sustanció en la segunda parte, al contrario. Balling y Mikkel Hansen, que acabó con seis goles, continuaron percutiendo. El equipo danés apenas perdió balones, siete en todo el partido, tres menos que España. Y además, el equipo español no definió ni una sola vez en las poquísimas ocasiones que dispuso para contraatacar. Álex Dujshebaev y Raúl Entrerríos fueron los líderes en ataque y Adrià Figueras estuvo una vez más impecable: tres tiros y tres goles. Pero España no resolvió como otras veces por los extremos y echó en falta a Aginagalde, lesionado y relevado por Iosu Goñi. Una exclusión de Cañellas acabó de dejar el duelo visto para sentencia. Toft Hansen y Mikkel Hansen aprovecharon para poner cinco goles de por medio (20-25). Faltaban cuatro minutos, pero la suerte estaba echada y el camino de España en la segunda fase, más exigente.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información