Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alberto Puig, ojo clínico y máxima exigencia para dirigir el equipo Honda

HRC ha nombrado Team Manager al ex piloto español tras la marcha de Livio Suppo

Alberto Puig, en una imagen reciente como director de la Asia Talent Cup. Ampliar foto
Alberto Puig, en una imagen reciente como director de la Asia Talent Cup.

Hay pocos personajes en el paddock de MotoGP con mejor ojo que Alberto Puig. Con iniciativa y excelente capacidad organizativa, el ex piloto de Barcelona lleva años ligado a Honda Racing Corporation (HRC). Desde que organizara en 1999 la copa Movistar Activa de la que rescató a un menudo Dani Pedrosa, que no ganó, pero él se empeñó en encumbrar, Puig ha trabajado en la búsqueda y la gestión del talento. Estuvo muchos años al lado del piloto de Sabadell, como mentor y representante. Y desde que su relación se rompió, a finales del 2013, ha seguido colaborando con Honda y con Dorna, organizadora del Mundial de MotoGP y otros tantos campeonatos de motociclismo. Ha sido hasta ahora consejero de la fábrica japonesa (apoyando a pilotos como Nakagami o Kent) y director de dos competiciones como la Asia Talent Cup y la British Talent Cup con las que Dorna no ha hecho más que perseguir la creación de futuros campeones y el fomento de la cultura motociclista en otros países. Honda le nombró este viernes Director del equipo Repsol Honda.

Ahora, Puig, junto al Director técnico de la fábrica del ala dorada, Takeo Yokoyama, gestionará deportivamente el equipo oficial. Y tendrá un ojo puesto en la evolución de los equipos satélites de la marca de los diapasones: LCR y MarcVDS. Así pues, tanto Marc Márquez, a quien admira, según ha quedado patente en sus años como comentarista para Movistar +, como Dani Pedrosa, cuyo rendimiento cree que podría mejorar, deberán responder ante él. Y el futuro de pilotos como Crutchlow, Nakagami (ambos en el equipo de Cecchinello), Morbidelli y Luthi (otros dos novatos en la categoría, como el japonés) dependerá también en parte del español. Él, por su parte, reportará directamente con el Director general del departamento de carreras de HRC, Tetsuhiro Kuwata.

A Puig se le verá de nuevo, por primera vez, en el box de Honda en los primeros tests de pretemporada, tres días de pruebas que arrancarán en el circuito de Sepang (Malasia) el 28 de enero.

Exigente, Puig comprende a la perfección la psicología de los pilotos, lleva más de 15 años tratando de sacar lo mejor de los grandes talentos y ha ayudado a muchos jóvenes. Pero no se ha andado nunca con tonterías. Entiende, por ejemplo, que a los corredores asiáticos les cuesta más triunfar porque, por razones culturales, son mucho más educados en la pista y tienen menos mala leche que los europeos o americanos. Además, siempre se ha entendido muy bien con los directivos japoneses de la fábrica alada, así como con Dorna. El suyo es pues un perfil profesional e ideal para el equipo con mayor potencial económico de MotoGP.

La marcha de Livio Suppo, que renunció a final del curso pasado a su cargo como Team Manager, especialmente por el empeoramiento de las relaciones con el cuerpo directivo de HRC tras el adiós del vicepresidente Shuhei Nakamoto, le abrió de nuevo las puertas del equipo oficial de Honda a Puig. Él será también el encargado de las áreas de Marketing y Comunicación, de las que hasta ahora se hacía cargo Suppo.

“Estoy muy agradecido a HRC por esta oportunidad. He estado ligado a Honda durante los últimos 25 años de mi carrera profesional, primero como piloto, después como Team Manager en categorías inferiores y en los últimos años como coach de pilotos asiáticos de Honda. Tener la oportunidad de estar en esta posición en uno de los equipos con más victorias en el Campeonato del Mundo de MotoGP es un gran honor para mí, con lo que solo puedo centrarme en dar lo mejor para lograr los objetivos de Honda”. Son las primeras declaraciones de Alberto Puig, que añadió: “Estoy seguro de que nuestros pilotos estarán listos cuando llegue el momento y estaremos preparados como equipo para luchar una vez más por el título, con humildad pero también con determinación”.

Kuwata, por su parte, se mostró feliz de que el barcelonés asuma este nuevo papel dentro de la casa. “Alberto ha formado parte de la familia HRC durante muchos años. Creemos que sus habilidades y gran experiencia al más alto nivel del motociclismo internacional, junto con su trayectoria ligada a HRC, contribuirán a la compañía y al equipo, que busca una vez más luchar en lo más alto del Campeonato del Mundo”.

Como corredor, Puig ganó una carrera de 500cc. Y, seguramente, no ganó más porque se destrozó la pierna en el viejo circuito de Le Mans. Desde entonces ya no pudo competir como quería.

Más información