Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sevilla cumple en Maribor

Un aceptable segundo tiempo adecenta la gris clasificación a octavos del conjunto andaluz, ayudado por la goleada del Liverpool al Spartak y el gol de Ganso

Sarabia, ante Viler y Suler. En vídeo, declaraciones de Marucci, segundo entrenador del Sevilla. FOTO: REUTERS / VÍDEO: ATLAS

El Sevilla no jugó un buen partido en Maribor. En el mismo escenario donde el Liverpool ganó 0-7, el conjunto andaluz se limitó a cumplir al lograr una clasificación a octavos prácticamente sentenciada por la goleada del propio Liverpool al Spartak de Moscú. Las bondades de un grupo asequible y la remontada heroica ante el conjunto inglés en el Sánchez Pizjuán asentaron el segundo pase consecutivo del Sevilla a octavos.

Maribor

4-1-4-1

Darko Milanic

33

Handanovic

22

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Milec

4

Suler

28

Viler

3

Jean-Claude Billong

39

Cambio Sale Hotic Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

D. Bohar

6

Cambio Sale Vrsic Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Aleks Pihler

5

Blaz Vrhovec

20

Gregor Bajde

8

Marwan Kabha

9

1 goles Gol

Tavares

1

Sergio Rico

5

Clement Lenglet

4

Kjaer

25

Cambio Sale Jesús Navas

Mercado

18

Escudero

7

Cambio Sale Ganso

Krohn-Dehli

10

Banega

14

Guido Pizarro

17

Sarabia

11

Joaquin Correa

9

Cambio Sale Luis Muriel

Ben Yedder

Sevilla

4-3-3

Eduardo Berizzo

En Maribor, ayudó un segundo tiempo aceptable, con Banega rindiendo a un buen nivel, para no caer ante un Maribor muy inferior, lo que, sin duda, hubiera afeado mucho el pase. El primer tiempo del Sevilla fue infumable, con un juego insípido que dice poco de un equipo que aspira a codearse con la élite europea. En el segundo tiempo, con Banega a los mandos y Ganso bien entre líneas, el Sevilla mejoró, imprimiendo más velocidad a su fútbol, con un toque más incisivo. Además, un error de Handanovic en el disparo de Ganso propició el empate. No obstante, la goleada del Liverpool clasificaba ya al Sevilla, lo que restó mucho dramatismo al duelo. A los andaluces les bastaba con un punto para pasar y lo lograron. No obstante, deben mejorar mucho si quieren llegar lejos en esta Liga de Campeones.

Resulta complicado explicar la transformación que sufre el Sevilla cuando le toca jugar lejos de Nervión. Sin la tensión competitiva que le genera su gente, suele comparecer un equipo muy amanerado, cuyo fútbol está a años luz en intensidad y fuerza del que luce en su guarida, donde sortea todo tipo de dificultades. La cita de Maribor, donde el Sevilla se jugaba el pase a los octavos, requería un paso adelante de un equipo que venía en buena racha y que debía estar a la altura de la cita.

Tampoco el Maribor lo iba a poner muy complicado. Sin opciones de clasificación, los eslovenos optaron por el clásico esquema de un equipo que se sabe inferior. Repliegue intensivo, balón al rival y mucha concentración en defensa. Una apuesta sabida por el Sevilla, que monopolizó el balón desde el minuto uno. Tener la pelota y jugar bien no siempre son sinónimos.

Juego desesperante

La lentitud con la que jugó el Sevilla facilitó las opciones defensivas del Maribor, que actuó con orden e incluso apretó para salir con peligro al contragolpe. Es más, a los 10 minutos, el veterano Tavares marcó ante la pasividad de una defensa donde se suponía que la jerarquía de Kjaer tenía que notarse. El tanto hizo que el partido discurriera bajo el guion esloveno. El juego del Sevilla llegó a ser desesperante, solo ayudado por las buenas noticias que llegaban desde Liverpool. El primer disparo del conjunto andaluz fue de Banega a los 28 minutos. Sin peligro. El Maribor no se sintió amenazado ante la falta de ideas y de fútbol de su rival, incapaz de superar una defensa planteada desde el amontonamiento de jugadores y muy estática. Carente de ideas, los jugadores del Sevilla se pasaron el balón al pie, sin avanzar un paso, presos de su falta de velocidad y desborde. Fue el Maribor el que siguió acumulando ocasiones, dos de ellas muy claras.

Salió mejor el Sevilla en la segunda mitad. Su fútbol se hizo más fluido y llegaron las ocasiones. Banega y Ben Yedder tuvieron dos muy claras, pero fue Ganso el que acertó con un disparo que se tragó Handanovic. El Sevilla sigue adelante mientras busca su mejor fútbol, que no acaba de llegar fuera de casa.

United, PSG, Roma, City, Besiktas y Tottenham, posibles rivales

El Sevilla certificó en Maribor el pase a los octavos de final de la Liga de Campeones por segunda ocasión consecutiva. Lo hace como segundo del Grupo E, donde el Liverpool fue líder, por lo que ya se conocen cuáles serán sus posibles rivales en la siguiente fase. Los condicionamientos del sorteo del próximo lunes, que proclaman que no pueden enfrentarse equipos del mismo país, hace que el Sevilla tenga como posibles rivales a Manchester United, Manchester City, PSG, Roma, Besiktas y Tottenham.

En el club andaluz se prefiere, lógicamente, al Besiktas, aunque tampoco se ve con malos ojos un posible cruce con la Roma o el Tottenham. Ante la Roma, el Sevilla se volvería a encontrar con Monchi, director deportivo del conjunto italiano y forjador de este Sevilla. Monchi estuvo toda su carrera deportiva en el Sevilla y fue director deportivo durante 17 años antes de marcharse este verano a la Roma. El Tottenham también se considera un equipo con el que se puede pelear la clasificación, mientras que se tema que el bombo depare un enfrentamiento ante auténticos gigantes del fútbol europeo como serían el United, el City o el PSG de Emery.

Más información