Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zidane se olvida de la segunda unidad

El técnico del Madrid, que el año pasado construyó un equipo ganador de 20 jugadores, no está dando carrete a los más jóvenes

De derecha a izquierda, Ceballos, Llorente y Achraf  en la víspera del partido contra el Girona. Ampliar foto
De derecha a izquierda, Ceballos, Llorente y Achraf en la víspera del partido contra el Girona. EFE

¿Qué le falta a Dani Ceballos para tener tres o cuatro partidos seguidos? “Nada, no le falta nada. Acaba de llegar, va a tener minutos, no los está teniendo ahora porque hay otros jugadores”, respondió Zidane el sábado tras la victoria ante el Málaga. Cada equis partidos le preguntan por Ceballos, Borja Mayoral, Theo o Llorente, por lo que les falta para tener más minutos, continuidad y protagonismo. El técnico francés siempre responde lo mismo, que confía en ellos, pero que son jóvenes, acaban de llegar y hay que ir paso a paso porque esto es un proceso. A esos jóvenes hay que añadir un quinto, Vallejo, que se ha perdido muchas convocatorias por problemas musculares.

Una de las virtudes del Madrid bicampeón de Liga y Champions del año pasado eran las segundas líneas. Zidane rotaba y el equipo no se resentía. El llamado Madrid B siempre respondía cada vez que el técnico apostaba por él. Ya fuera de inicio o como revulsivo cuando había que remontar un partido. En lo que va de temporada, el técnico ha dado poco carrete a los más jóvenes. A estas alturas de campaña, por ejemplo, Álvaro Morata llevaba el año pasado 824 minutos y ocho partidos de titular de los 18 disputados. Borja Mayoral, el que ocupó su sitio, lleva apenas 252. Ha sido titular sólo contra la Real (donde marcó) y en Copa contra el Fuenlabrada. El resultado es que Benzema lleva 137 minutos más que la campaña anterior a estas alturas de competición.

En el centro del campo pasa lo mismo. Modric, Casemiro y Kroos siempre han sido el trío favorito de Zidane en la medular. Pero el año pasado —lesiones de los tres, aparte— les daba descanso. Esta temporada el croata lleva 498 minutos más, el alemán 115 y el brasileño (que se perdió casi dos meses de competición el año pasado por una fisura en la tibia) 1.109 más. Con la larga baja por lesión de Kovacic, Zidane no ha apostado ni por Ceballos ni por Llorente que llegaron este verano. El primero prefirió quedarse en el club aún sabiendo que iba a jugar poco en lugar de irse cedido. El segundo regresaba, precisamente, de una cesión.

Ceballos suma 317 minutos; Llorente 300. Ni entre los dos acumulan más de los que, por ejemplo, sumaba Mateo Kovacic el curso anterior a estas alturas de competición (1.143 minutos); ni se acerca el ex del Betis a James (570). Vallejo, el cuarto central, lleva 269, por los 741 de Nacho el año pasado. Danilo, a estas alturas, llevaba ocho partidos de titular 688 minutos. Achraf, con el que Zidane tuvo que contar sí o sí por la baja de Carvajal, lleva 507. Aun habiéndose perdido ocho encuentros, Carvajal lleva apenas 144 minutos menos que el curso pasado a estas alturas.

El ejemplo de Asensio

A Coentrão le enseñaron la puerta de salida porque se pasó la temporada lesionado (a estas alturas de competición llevaba 128 minutos). Buscaba el Madrid un recambio para Marcelo, para que el brasileño pudiera tomarse un respiro de vez en cuando. Fichó a Theo que apenas ha sumado 442 minutos. En el caso del lateral hay que decir que su lesión en el hombro coincidió con la muscular de Marcelo; aún así el brasileño lleva 211 minutos más que el año pasado.

Zidane siempre pone de ejemplo a Asensio, que el curso pasado también estuvo muchos partidos en la grada y que fue acoplándose al equipo poco a poco. A estas alturas de campaña, sin embargo, el mallorquín llevaba 697 minutos, más del doble que Ceballos. El comienzo de Liga cuesta arriba del Madrid y los diez puntos de diferencia con el Barça han obligado a Zidane a tirar de los jugadores experimentados. Al no haber margen de error, el técnico no se ha arriesgado. En condiciones normales, el partido contra el Apoel en Nicosia habría sido propicio para rotar, también el del Málaga. Sin embargo, las segundas líneas entraron en la última media hora en Chipre y en los últimos minutos el sábado (Mayoral jugó tres, Theo; diez).