Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Plebiscito para Griezmann con Torres de testigo

El Atlético se mide a la Roma con su estrella en el disparadero, la necesisa de ganar a la Roma y la mirada puesta en Bakú

Griezmann, durante el último entrenamieto del Atlético previo al partido contra la Roma. En vídeo, declaraciones de 'Koke' y Diego Pablo Simeone. FOTO: EFE / VÍDEO: ATLAS

La gestión del problema ambiental que ha surgido con Antoinne Griezmann y la necesidad de ganar a la Roma confluyen esta noche en el Metropolitano (20.45, beIN Sports). Un par de horas antes, el foco rojiblanco estará en Bakú. Un tropiezo del Chelsea ante el Qarabag permitiría al Atlético viajar vivo a Londres dentro de dos semanas para jugarse el pase a los octavos de final. Necesita para ello conquistar tres puntos contra un equipo que ha crecido mucho desde que se midieron en septiembre en el Olímpico de Roma (0-0). Entonces, el Atlético fue mejor y el juego desplegado invitaba al optimismo. Hoy, el contexto de uno y otro es muy dispar. Uno crece, el otro está varado. La Roma de Di Francesco ha ido engrasando la presión, se ha ajustado en defensa y su juego ofensivo es más fluido. El equipo de Simeone está atascado por tanta falta de gol como de juego. Si no suma la victoria, la segunda velocidad del fútbol continental, la Liga Europa, le aguarda. Aunque ni esta competición tiene garantizada por esos dos empates cosechados ante el Qarabag que tienen al plantel y al club consumidos por dentro.

La pitada que la hinchada rojiblanca dedicó a Griezmann el sábado se ha prolongado durante toda la semana. El chico ha tratado de rebajar la crispación manifestando su compromiso con el club en privado, ante dirigentes y cuerpo técnico, y públicamente. Incluso ha hecho un ejercicio de autocrítica poco común entre la estirpe de los futbolistas: “Estoy contento con mis partidos con la selección, pero con el Atlético solo dos o tres. Tengo que mejorar y encontrar mi mejor forma. Depende de mí, entrenar y trabajar, hay partidos que no tiro ni una sola vez a puerta y eso es problema mío”.

El bajo rendimiento de Griezmann en este primer tercio de curso y la exposición mediática a la que ha sometido su futuro desde el pasado verano han desatado esa crisis ambiental e interna. “No nos agrada que piten a Antoine”, dice Koke. “Normal que esté preocupado, porque quiere estar en su mejor versión, necesita el gol. Es verdad que en muchos partidos que no ha marcado ha tenido buen juego, pero se ha emparentado mucho con el gol en los últimos años y, si no lo acompaña, la gente se termina enojando”, analiza Simeone. “Desde el lugar que tenemos lo que nos toca es sostenerlo, darle la confianza de seguir jugando porque esta clase de jugadores en algún momento volverán a lo normal en ellos, que es el gol”, abunda el técnico.

Griezmann pasará hoy su primer plebiscito ante la hinchada. Se medirá el calado de ese mensaje que Simeone lanzó tras el derbi con aires de cabeza de clan. La defensa del sentido de pertenencia que tanto ha difuminado el jugador con sus juegos y sus ambigüedades. El caldo de cultivo creado ha propiciado que a partir de ahora el cacareado partido a partido se apodere en los juicios deportivos a Griezmann. Solo los goles y su fútbol le servirán como defensa y como cortafuegos del incendio generado. En su intento por levantar el vuelo desde ya emerge la figura de Fernando Torres. El técnico ha reconocido que a Griezmann le beneficia jugar con un punta de referencia. Para Torres, el duelo también es una oportunidad para asaltar la titularidad. La que han perdido Godín y Gabi para el partido de hoy ante el empuje de Lucas y Thomas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información