Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Busquets: “Hemos sabido sufrir”

El mediocentro, al igual que Valverde, acepta los problemas en la salida del balón y señala a Ter Stegen como el hombre del partido

athletic - barcelona Ampliar foto
Valverde, durante el Athletic-Barça. REUTERS

El Barça ganó la batalla del balón en la primera parte, sin demasiada pausa pero volcado al ataque hasta que Messi hizo diana. En la segunda, sin embargo, perdió la batalla física y el Athletic se las hizo pasar canutas al equipo de Valverde, sustentado por las dos manos de Ter Stegen hasta que Paulinho, ya sobre la bocina, logró la sentencia. “En la segunda mitad han salido mejor, han jugado hombre a hombre y no hemos estado muy precisos, pero hemos sabido sufrir”, resolvió Sergio Busquets a pie de césped. “Nos ha costado porque al final hemos tenido pérdidas en la salida y el balón rondaba por nuestra área. Y eso con el Athletic, aunque no ha tenido ocasiones muy claras, es peligroso”, se sumó Valverde; “pero hay que darles mérito a ellos también”. Aunque Guillermo Amor, responsable de las relaciones institucionales del Barcelona, le quitó trascendencia: “Seremos fieles a nuestra filosofía; somos de iniciar, iniciar e iniciar. No de tirar balones largos, segundas jugadas… Por dos veces que no salga, no lo vamos a cambiar, ¿no?”.

Decidió Ziganda recuperar la vieja receta de Bielsa, esa en la que cada jugador tiene la responsabilidad de coger y no soltar a un rival. “A mí esa táctica no me funcionó”, decía hace unas semanas Valverde, después del marcaje-lapa que sufrió Messi por parte de Maffeo (Girona) y en referencia a un duelo de la final de Copa en la que cayó cuando estaba en el banquillo del Athletic. Pero Ziganda, exigido por el resultado, aplicó la fórmula. “Es a cara o cruz, pero se la tenían que jugar porque perdían”, argumentó Busquets; “si la roban, pueden hacer un buen ataque; pero si no, sabíamos que podríamos quedarnos en superioridad, lo que convierte a Luis y Leo más peligrosos”. Sobre todo al 10, que marcó uno y propició el otro.

Suma adeptos a la causa Valverde porque Paulinho está de dulce -"aprovechó cada momento, cada segundo que juego", explicó-, porque Sergi Roberto no chirría en ninguna posición y porque André Gomes cuajó una buena primera parte, no tanto la segunda. “Puede jugar en varias posiciones y por la izquierda puede hacerlo bien porque tiene técnica, estrategia, fuerza”, explicó Valverde. “¿Pero por qué hizo un solo cambio al final del duelo?”, le preguntaron. “Siempre hay tiempo para hacerlos”, replicó el técnico; “hay que pensarlos bien. Sabía que en los cinco últimos minutos tirarían córners y centros, quemarían las naves… Y lo que teníamos en el campo era lo adecuado para defender esas jugadas”.

“Parar es mi trabajo”

Pero si el Barça se mantuvo en pie fue por Ter Stegen. “Ha estado fantástico”, resumió Amor. “Está a un grandísimo nivel. Gran parte de la victoria es suya”, agregó Busquets. “Lo hemos dado todo y competido muy bien, pero Ter Stegen ha hecho paradas muy buenas”, lamentó Iturraspe, medio del Athletic. Y el portero recogió el guante: “Para mí es importante dar el cien por cien y hemos ganado los tres puntos, que es lo importante”. Reacio a tirarse flores, añadió: “Para es mi trabajo. Siempre intento estar cuando me necesita el equipo”. También se posicionó el técnico, en consonancia con todos. “Ha hecho grandes paradas”, resolvió, orgulloso también porque el Barcelona ha firmado el mejor arranque liguero de su historia —con nueve triunfos y un empate en campo del Atlético de Madrid— junto al conseguido por el equipo del Tata Martino en la temporada 2013-2014.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información