Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llega la Liga de las Naciones para acabar con los partidos amistosos

La nueva competición de la UEFA abre las puertas de la Eurocopa y el Mundial a las selecciones más modestas

Isco disputa el balón a Hysaj durante el partido que enfrentó a España y Albania.
Isco disputa el balón a Hysaj durante el partido que enfrentó a España y Albania. EFE

En el periodo que separó la final del Mundial de Sudáfrica con la Eurocopa celebrada dos años después, la selección española disputó ocho partidos oficiales y catorce amistosos, en el último trayecto entre la Eurocopa de 2016 se cuentan diez partidos de clasificación para el próximo Mundial y apenas cuatro amigables, cifra que se engrosará con al menos cuatro duelos preparatorios de la cita en Rusia. La lógica apunta a que debe haber partidos de acoplamiento en las semanas previas a una gran competición, pero hace tres años tanto UEFA como FIFA, cuando aún mandaban Michel Platini y Joseph Blatter, se propusieron acabar con las partidos amistosos en mitad de la temporada. El plan siguió adelante aún con sus impulsores lejos de la poltrona y ya es una realidad al menos en Europa, donde llega la Liga de las Naciones. En otra latitudes también se estudian cambios en los procesos clasificatorios, así por ejemplo en la Concacaf se aguarda que de cara a definir los pasaportes del Mundial de 2022 ya no se dispute el clásico hexagonal final y se ha abierto un tiempo para estudiar nuevos formatos que mantenga durante más meses a más equipos en liza.

En Europa la Liga de las Naciones persigue no solo minimizar los amistosos (“nos interesa que haya partidos contra equipos de otras confederaciones”, aclara la UEFA en un comunicado) sino propiciar un calendario de partidos nivelados, atraer más ingresos por derechos de televisión, que se seguirán comercializando de manera global, y de paso dar un aliciente a las selecciones más modestas, a las que se les abre una puerta para acceder a la Eurocopa de 2020 a costa de la habitual repesca, que desaparece.

La resolución por la que nace la nueva competición fue aprobada en marzo de 2014 y se aplicará en principio durante dos ediciones, de manera que también concederá plazas para el Mundial de Catar. Reparte a las 55 selecciones europeas en cuatro categorías que se subdividen en grupos. Cada una de esas cuatro grandes divisiones aportará un participante en la próxima Eurocopa, de manera que selecciones como Azerbaiyán, Macedonia, Armenia, Islas Feroe o Georgia, por citar tres de las más potentes de la última categoría, tienen serias posibilidades de jugar su primer gran torneo continental. Tan solo Letonia, de entre las 16 selecciones de la cuarta división asignada por el ránking UEFA, ha jugado una Eurocopa.

España figura en la Liga A, una primera división compuesta por doce escuadras divididas en cuatro grupos y de las que saldrá un campeón tras unas semifinales y final que se disputará entre el 5 y el 9 de junio de 2019, una categoría en la que, como en las dos siguientes, está previsto que desciendan los cuatro colistas de cada grupo. Habrá también cuatro ascensos en las categorías inferiores y en esos movimientos de sube y baja resta comprobar si, llegado el caso, no resulta interesante para algunos países relegarse un escalón para incrementar futuras opciones de clasificación a las grandes competiciones.

La confección de los grupos, cuatro por categoría, se sorteará el próximo 24 de enero en Lausana con España como cabeza de serie y los partidos comenzarán a disputarse en septiembre, en la primera ventana para las selecciones tras la disputa del Mundial de Rusia. Cada una de las cuatro ligas previstas finalizará con la disputa de unos play-offs que se disputarán tres meses antes de la próximo Eurocopa, justo cuando el tradicional formato de eliminatorias, cuyo inicio se demora hasta marzo de 2019, haya finalizado y clasificado a veinte escuadras.

El formato de la competición es tan farragoso que contempla que en esos play-offs finales aquellos equipos que ya se hayan asegurado un pase para la Eurocopa cedan ese derecho a quienes no la hubiesen logrado. Así, podría darse el caso de que entre los de la primera división se clasifiquen para la cita de 2020 más de ocho equipos en las eliminatorias tradiciones. Pues entonces se correría la plaza a la categoría inferior.

El nuevo torneo deparará un campeón en junio de 2019 y cuatro clasificadas para la Eurocopa en marzo de 2020

Las 55 selecciones europeas se dividen en cuatro categorías para disputar la nueva Liga de las Naciones. Los partidos de la fase de grupos se celebrarán entre el 6 de septiembre y el 20 de noviembre de 2018. La fase final de la Liga A entre el 5 y el 9 de junio de 2019 y los play-offs de acceso a la Eurocopa entre el 26 y el 31 de marzo de 2020.

Las eliminatorias tradicionales para la Eurocopa 2020 se compendiarán entre el 18 de marzo y el 19 de noviembre de 2019.

Las cuatro selecciones mejor clasificadas de cada Liga que no se ganen el puesto en las eliminatorias para la Eurocopa jugarán un play-off en marzo de 2020 con un puesto en juego para cada una de las ligas.

Liga A (cuatro grupos de tres equipos): Alemania, Portugal, Bélgica, España, Francia, Inglaterra, Suiza, Italia, Polonia, Islandia, Croacia y Holanda.

Los ganadores de cada grupo disputarán semifinales y final en junio de 2019 para proclamar al primer campeón de la Liga de las Naciones. Los cuatro colistas descienden a la Liga B.

Liga B (cuatro grupos de tres equipos): Austria, Gales, Rusia, Eslovaquia, Suecia, Ucrania, Irlanda, Bosnia y Herzegovina, Irlanda del Norte, Dinamarca, República Checa y Turquía.

Los cuatro campeones suben a la Liga A, los cuatro colistas descienden a la Liga C.

Liga C (un grupo de tres equipos y tres grupos de cuatro): Hungría, Rumania, Escocia, Eslovenia, Grecia, Serbia, Albania, Noruega, Montenegro, Israel, Bulgaria, Finlandia, Chipre, Estonia y Lituania.

Los cuatro campeones suben a la Liga B, los cuatro colistas descienden a la Liga D.

Liga D (cuatro grupos de cinco equipos): Azerbaiyán, Macedonia, Bielorrusia, Georgia, Armenia, Letonia, Islas Feroe, Luxemburgo, Kazajstán, Moldavia, Liechtenstein, Malta, Andorra, Kosovo, San Marino y Gibraltar.

Los cuatro campeones suben a la Liga C.