Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jupp Heynckes vuelve al Bayern Múnich a los 72 años

El entrenador alemán sustituye a Ancelotti y toma las riendas del club bávaro por cuarta vez en su carrera

Jupp Heynckes cuando llegó al Bayern en 2011.
Jupp Heynckes cuando llegó al Bayern en 2011. AFP

La última imagen del Jupp Heynckes entrenador es alzando la Champions tras una temporada en la que su Bayern lo ganó todo. El técnico alemán creó un rodillo que aplastó al Barça en aquellas semifinales de 2013 (7-0 en total) antes de despachar al Borussia Dortmund en una final enteramente germana. Esa imagen victoriosa pesó mucho para que los dirigentes del Bayern vuelvan a apostar por un entrenador que a sus 72 años llevaba una apacible vida en su finca de Mönchengladbach, alejado de forma voluntaria del tenso mundo del balompié.

“No volvería a ningún otro club del mundo, pero el Bayern es un asunto de corazón para mí. Estoy deseando empezar esta tarea”, explicó Heynckes tras confirmarse la noticia. Su retorno ya se daba por hecho días antes, pero fue el propio técnico quien dijo que se lo estaba pensando. Finalmente, el alemán acude al rescate de un Bayern que no ha empezado bien la temporada, aplastado en Champions ante el PSG (3-0) y a cinco puntos del Dortmund en la Bundesliga.

La directiva bávara, acostumbrada a que su equipo domine con puño de hierro en la Liga doméstica, se puso nerviosa y decidió despedir a Carlo Ancelotti tras la debacle de París, y después de madurar la situación apostó por el último hombre que ganó una Champions para el club. “En estos momentos, él es el entrenador ideal para el Bayern”, afirmó el director general, Karl-Heinz Rummenigge.

La situación no es nueva para Heynckes. No en vano es la cuarta vez que acude en ayuda del equipo más laureado de Alemania. Su primera etapa comenzó en 1987 y acabó en 1991. En 2009 sustituyó a Klinsmann para acabar la temporada y regresó en 2011 para ese curso llevar al Bayern a todas las finales y perderlas todas. Pudo resarcirse la temporada siguiente, el año perfecto, el más glorioso de un club acostumbrado a ganar.

Heynckes acabará la temporada con el equipo muniqués y sumará más partidos a los más de mil que acumula ya como entrenador. Todo un clásico del fútbol que tuvo su periplo en España para devolver a Europa al Athletic y Tenerife en los noventa y ganar la ansiada séptima Copa de Europa con el Madrid. El éxito no le salvó del despido tras un año de dificultades, incapaz de gobernar el difícil vestuario blanco. Del Bernabéu salió con el estigma de ser un entrenador blando, pero su posterior carrera en Alemania y especialmente el último triplete dejaron en evidencia su capacidad ganadora.

Para forjar ese Bayern arrollador de 2013 antes tuvo que lidiar con la derrota. La final de Champions perdida contra el Chelsea en el mismo Allianz hizo mucho daño, pero el conjunto se rearmó moral y físicamente para acumular todos los títulos y destrozar récords. Ese equipo ganó 46 partidos de 54 y marcó 151 goles, llegando a acumular una serie de 19 victorias seguidas en Bundesliga. El único pero de aquel año mágico fue que el club negoció y firmó a Guardiola como su sucesor antes de que Heynckes anunciase que no seguía. “Respete mi trabajo”, increpó a un periodista cuando le preguntó si pediría consejo al catalán. Su respuesta fue una lluvia de títulos, algo que ahora parece un poco lejano en un Bayern que recurre a su salvador.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.