Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BMC despide a Samuel Sánchez tras confirmarse su positivo

La muestra B del ciclista español confirma su doping por hormona de crecimiento (GHRP-2)

Samuel Sánchez gana en la Vuelta al País Vasco en 2016.
Samuel Sánchez gana en la Vuelta al País Vasco en 2016. EFE

Antes de comenzar la que debería haber sido su última Vuelta, Samuel Sánchez había pensado que el mejor momento para comunicar que colgaba la bicicleta sería el sábado del Angliru, la ascensión que cerraba la carrera, una subida que podía contemplar desde su casa en Oviedo todas las mañanas, al levantarse de la cama. Samuel Sánchez, de 39 años, campeón olímpico en Pekín 2008, no llegó a correr la Vuelta. El anuncio de su retirada del ciclismo no se produjo en su Angliru querido, sino de una forma más fría y triste. Sánchez no corrió la Vuelta porque la víspera la Unión Ciclista Internacional (UCI) anunció que había dado positivo el 9 de agosto, en un control fuera de competición, con la sustancia GHRP (un péptido sintético precursor de la hormona del crecimiento) y quedaba suspendido provisionalmente. Este jueves, después de conocer que el contraanálisis había confirmado el positivo, su equipo, el BMC, hacía efectiva su retirada al anunciar que rompía instantáneamente el contrato que ligaba al asturiano hasta el 31 de diciembre próximo.

Pese a ello, pese a que ya no es ciclista, Samuel Sánchez trabaja para evitar una sanción que, tomando como ejemplo la del italiano Stefano Pirazzi, también positivo por GHRP-2, podría ser de cuatro años. “Queremos demostrar que es inocente”, explica su abogado, Jesús Morán. “Hemos analizado con varios especialistas distintas posibilidades que explicarían porque en su orina se encontró esa sustancia y le hemos pedido a la UCI una ampliación del plazo para presentarle los resultados de nuestra investigación. Lo que hemos descartado es que el péptido apareciera a raíz de una enfermedad de hipófisis que sufrió el ciclista”. la ciclista colombiana María Luisa Calle ya alegó inútilmente que un tumor que había padecido explicara un positivo por la misma sustancia.

La absolución de la UCI le serviría Sánchez no solo para lograr que el equipo le pagara todo el contrato estipulado, sino también para no pasar a la historia como el primer campeón olímpico español cuyos méritos quedaron marcados por el dopaje.

Más información