Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Flaquea el flaco Froome

El ciclista británico fue decimocuarto en Los Machucos, un puesto inadecuado a su jerarquía, superado por todos sus rivales

Christopher Froome cruzando la línea final en la etapa 17 de la Vuelta.
Christopher Froome cruzando la línea final en la etapa 17 de la Vuelta. AFP

¿Batible, imbatible, calculador? En Los Machucos, a Froome le entró un temblor como cuando la ciática baja de la cintura al dedo gordo del pie y la pierna se contrae, se rebela, se tensa. Le salvó Mikel Nieve, porque la nieve a veces quema y le dio calor. Y le salvó del suplicio y quien sabe si del estropicio. Para eso está el equipo, para eso les pagan (y bien) a los muchachos del Sky, para que se escalonen y el jefe no tropiece. Y Froome estuvo a punto de tropezar, de llegar más tarde de los previsto a la mirada perdida de la vaca pasiega. “Está claro que para mí es más difícil ganar la Vuelta que el Tour, por algo he ganado cuatro Tour y ninguna Vuelta, porque mi objetivo prioritario es ganar el Tour, aunque este año está aguantando la forma en la Vuelta”, afirmó tras hincar media rodilla en la meta de Los Machucos.

Tranquilo, siempre tranquilo. ¿Batibe, imbatible, calculador? Todo a la vez. Froome cedió 48 segundos a Nibali, nueve menos que los que el italiano cedió en la contrarreloj de Logroño. Casi, casi, lo que entra por lo que sale. Y vuelta a comenzar, pero una jornada menos, aunque restan de aquí a Madrid 11 puertos de montaña, cuatro mañana (tres de tercera y uno de segunda categoría), cuatro pasado mañana (uno de primera y tres de tercera) y la sentencia definitiva el sábado en El Angliru tras superar otros dos puertos de primera, La Cobertoria y El Cordal, dos clásicos.

Froome está convencido de que pagó los esfuerzos de la contrarreloj, su contrarreloj, pero piensa que “la ventaja es buena” aunque “quiero ir día a día sabiendo que la del Angliru es la más importante”. Froome fue décimocuarto en Los Machucos, un puesto inadecuado a su jerarquía, superado por todos sus rivales (Contador, Nibali, Kelderman, Zakarin, Miguel Ángel López. Woods, Majka,...) Un lugar impropio, una mala tarde que convierte lo que queda en un territorio inesperado. ¿Se guarda Froome para El Angliru? ¿Resiste y punto?¿Tiene Nibali la sangre encendida? ¿Atacará Contador donde nadie se lo espera? Lo último es lo más probable. Los duendes son así. ¿Flaquea el flaco Froome? Quizás un poco. Su duende es mas cientìfico.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información