Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bogdanovic, un chasco en el Madrid y líder en Croacia

El alero de los Pacers no logró un puesto en el equipo blanco cuando tenía 20 años y hace cinco fue expulsado de la selección que se enfrenta este martes a España

Bogdanovic (Croacia) lanza ante Akos (Hungría). Ampliar foto
Bogdanovic (Croacia) lanza ante Akos (Hungría). AFP

Bojan Bogdanovic fue una de las perlas que el Real Madrid reclutó hace doce años en el caladero del baloncesto balcánico, como el montenegrino Mirotic o después el esloveno Doncic y el también montenegrino Radoncic. Ahora, acaba de firmar un contrato de dos temporadas con Indiana Pacers, a razón de algo más de 8,8 millones de euros anuales, y es junto a Dario Saric, el líder de la selección croata. Contra ella pugna este martes España en competencia por la primera plaza del Grupo C del Eurobasket (16.45, Cuatro) en el Polyvalent Hall de Cluj-Napoca.

El Madrid lo fichó en 2005, después de un Eurobasket sub-16 celebrado en España en el que promedió casi 22 puntos. Las circunstancias no propiciaron su salto al primer equipo. Después de una cesión a su club de procedencia, el Zrinjski de Mostar, la ciudad bosnia donde nació hace 28 años, de jugar en la Liga LEB y de una nueva y fugaz cesión al Murcia en la temporada 2008-2009, se dio por vencido. Con 20 años, fichó por el Cibona de Zagreb. “Entrenarme en un equipo grande como el Real Madrid me ayudó a progresar y a madurar como jugador y como persona”, dice. Pero fue consciente de que no iba a tener posibilidades de jugar en el primer equipo. “Llegó el nuevo entrenador Ettore Messina y trajo consigo a los que jugadores que él prefería”, puntualiza. Siete partidos, 39 minutos y siete puntos es su recuento en la Liga Endesa.

A partir de entonces la carrera de este alero de 2,03 metros tomó otro rumbo. Despuntó con el Cibona en la Liga croata, se dejó ver en la Euroliga y en 2011 fichó por el Fenerbahce turco. Un año después, durante una fase de preparación, el seleccionador Jasmin Repesa lo expulsó de la concentración croata en Osijek. Se había presentado con sobrepeso e infringió las normas de comportamiento al regresar dos veces al hotel del equipo de madrugada, según publicó la prensa croata.

Se reintegró poco después a la selección y disputó el Eurobasket de 2013 en el que Croacia obtuvo el cuarto puesto tras perder con Lituania en las semifinales y con España en el partido por la medalla de bronce. Bogdanovic fue elegido en el quinteto ideal del torneo, una distinción que, desde 1995 con Toni Kukoc, no alcanzaba ningún croata.

La NBA ya lo tenía en su radar. Miami lo eligió en el puesto 31 del draft de 2011. Los Nets lo ficharon, pero, desbancado por el ruso Sergey Karasev, perdió la titularidad después de los 19 primeros partidos de la temporada 2014-2015. “Es raro para mí entrar solo en los minutos de la basura, pero estoy seguro de que volveré a jugar más y demostraré a todos lo bueno que soy”, se reivindicó. Lo consiguió. Y además fue por un día el gran protagonista de la NBA. El 16 de marzo de 2016, en un partido ante los Sixers, anotó 44 puntos. Igualó así la plusmarca del legendario croata Drazen Petrovic con los Nets, con los que jugó durante dos temporadas y media hasta que falleció en un accidente de automóvil en 1993 en Alemania cuando tenía 28 años.

Alexander Petrovic, el hermano de Drazen, es el seleccionador de Croacia. Asumió el cargo después del fiasco de la selección en el Eurobasket de 2015. Acabó en la novena plaza tras perder en los octavos de final ante la República Checa. “He sufrido muchos golpes con la selección, pero este ha sido infame. No estamos donde deberíamos estar. No somos tan buenos”, declaró Bogdanovic. Aquel fracaso obligó a Croacia a ir a la repesca de los Preolímpicos para ganarse una de las tres últimas plazas para Río. La obtuvo y en los Juegos, tras vencer a España en el primer partido (72-70), concluyó en la quinta plaza. Bogdanovic firmó su mejor torneo con la selección, con una media de 25,3 puntos y un 45% de acierto en los triples.

A pesar de las bajas de Tomic, Hezonja y dos jóvenes pívots que están en la NBA, Ivica Zubac (Lakers) y Ante Zizic (Cleveland), la selección croata mantiene un potencial notable con Dario Saric (Sixers), Bender (Phoenix) y jugadores que juegan en España como Popovic (Fuenlabrada) y Buva (Bilbao) o que lo hicieron años atrás como Planinic (Baskonia y Gran Canaria), Tomas (Madrid), Ukic (Baskonia y Barça), Simon (Unicaja) y Zoric (Unicaja). Un rival que ha ganado los tres partidos que ha disputado hasta ahora (68-58 ante Hungría, 74-58 ante Rumanía y 76-72 ante Montenegro). Es una selección de sobras conocida para España, con la rivaliza este martes en su intento de sellar la liguilla en un primer puesto que, sobre el papel, situará a rivales más accesibles en los duelos directos a partir de los octavos de final, ya en Estambul.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información