Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nobile Capuani: “Llamarme mafioso fue racismo”

El dirigente del Eldense detenido por el amaño del 12-0 se ve como víctima: "Yo vine a España a trabajar en el fútbol y he sufrido dos estafas"

Nobile Capuani,
Nobile Capuani,

Además del escándalo del arresto del presidente de la Federación de Fútbol, Ángel Villar, esta temporada ha sido la de la irrupción definitiva de las sospechas de amaños de partidos por el negocio de las apuestas por Internet en las categorías inferiores. Tras numerosos indicios, la polémica culminó el 1 de abril con un encuentro rocambolesco, el Barcelona B-Eldense, en Segunda B, que terminó con un inverosímil 12-0 y detenciones de jugadores y directivos del club visitante. Uno de ellos fue Nobile Capuani, dirigente del equipo de Elda (Alicante), que apareció esposado en las fotos. Por ser italiano se convirtió rápidamente en los medios en un capo mafioso, hasta bautizado como Don Vito. “A mí esas fotos me arruinaron la vida, la de mi mujer y la de mis hijos. Llamar mafioso a un italiano a la primera de cambio para mí es un acto de racismo. Aquí no saben lo que es la mafia, es una cosa muy seria, yo no pertenezco a la mafia, ni a la ‘Ndrangheta ni a nada. Yo solo sé que vine a España a trabajar en el fútbol y en dos años he sufrido dos estafas, bien por mafiosos de turno, pero de aquí, o bien por el sistema que mantiene a ciertos personajes, pero de lo de aquí no se habla”.

La Segunda B y la Tercera división se están transformando en un mundo donde pululan inversores extranjeros sorprendentes, y también extraños grupos españoles, con intereses no siempre del todo claros. De momento, la Liga de Fútbol Profesional (LFP) ha detectado en el último año casi 50 partidos sospechosos de amaño por el volumen anormal de apuestas en Internet. Capuani aterrizó en España en enero de 2016 en un equipo murciano, el Jumilla. La sociedad estaba lastrada por las deudas, vio una oportunidad y reunió a inversores italianos, “porque en España es mucho más económico gestionar un club de esta categoría, y la calidad del fútbol es superior”. Asegura que fue con transferencias “limpias y transparentes”. Pero la aventura acabó mal en cuatro meses, en medio de fuertes polémicas. Él cuenta que le engañaron, le robaron el club y de hecho ha denunciado a la actual directiva, un proceso aún abierto, para recuperarlo. De ahí se fue al Eldense y al cabo de un año estaba detenido. Él sostiene que es inocente y ha pagado el pato en un fútbol corrupto, mucho más de lo que imaginaba.

La instrucción del Barcelona B-Eldense sigue su curso y el sumario desveló en junio un escenario muy confuso. Jugadores que se acusan unos a otros y un tinglado de apuestas que era un secreto a voces. Los interrogatorios también arrojan sospechas sobre el partido anterior del Eldense con el Cornellà, con diálogos surrealistas entre los jugadores. En todo caso, Capuani aparece en un papel más secundario del planteado inicialmente.

Él asegura que tuvo sospechas de amaño antes del encuentro y hasta ofreció una prima a los jugadores por ganar. ¿Qué idea se ha hecho de lo que pasó en aquel partido? “Aún no me lo explico, es incomprensible. Yo amo el fútbol, y quien ama no traiciona. Si alguien inteligente, con un mínimo de pudor y que conozca el fútbol, analiza el partido hay cosas que no se entienden. En el minuto 90, con un 11-0, ¿por qué el árbitro concede 4 minutos de descuento? Creo que existían intereses en el mundo del fútbol español para generar una bomba mediática ante las elecciones de la Federación, que se presumían belicosas. El partido de Cornellá, los rumores generados, todo ello hacía que el partido del Barça B fuera el escenario perfecto para que la Liga atacara a la Federación y relanzara las escasas opciones de su candidato”.

Capuani, que volverá a prestar declaración en noviembre, acusa a la Liga de haber presentado ante el juez un informe “poco serio, basado en artículos de prensa y amistades de Facebook”, para relacionarle con una trama desarticulada anteriormente en Italia.

A Capuani le extraña que solo hayan pasado a declarar los jugadores del Eldense y, habiendo por medio sospechas de amaño, no hayan llamado a un solo futbolista del Barcelona B ni del Cornellà. ¿Ve algo extraño? “Extraño me resulta todo. En toda la documentación del juzgado no existe un solo indicio de que yo haya amañado ningún partido, ni que pertenezca a ninguna organización criminal ni de blanqueo. Estoy confuso y furioso, no entiendo nada”. Espera que el caso se archive o le absuelvan y volver a empezar desde el principio, en el Jumilla.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información