Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“¡No puedes montar un amaño sin contar con quienes lo tienen que hacer!”

El sumario del caso Eldense contiene escenas delirantes tras un partido amañado con el Cornellà que no acabó como debía porque no todos lo sabían

El jugador del Eldense, Nico Chafer, es conducido a los juzgados de Elda tras ser detenido el pasado mes de abril.
El jugador del Eldense, Nico Chafer, es conducido a los juzgados de Elda tras ser detenido el pasado mes de abril. EFE

El sumario judicial del Barcelona B-Eldense de Segunda B que terminó 12-0 el pasado mes de abril y es sospechoso de amaño sigue sembrando dudas sobre otro equipo, el Cornellà, y el partido que disputó con el club alicantino el pasado 19 de marzo. El caso continúa abierto y el documento, al que ha tenido acceso EL PAÍS, arroja luz sobre cómo se montan las apuestas y se pactan los resultados en las categorías inferiores, un sector que está siendo ampliamente investigado por la Liga y la Policía Nacional en los últimos meses. Varios jugadores del Eldense, al parecer ajenos al amaño, han declarado al juez que los rivales les reprocharon su actitud, por evitar goles o intentar marcarlos. “Ellos no lo saben”, comentaron entre sí algunos futbolistas del Cornellá. De hecho, acabó 3-1 cuando habían arreglado un 4-1.

El desconcierto fue tal que al final del partido se juntaron varios jugadores de los dos equipos para ver qué había pasado. “¡Lo que no puede ser es montar un amaño sin contar con la gente que lo tiene que hacer!”, protestó un defensa del club catalán, identificado en las diligencias como Pere Martínez. “Eso nos avisas y nos forramos”, se quejó Nico Chafer, del Eldense, que fue uno de los cinco detenidos en abril, luego puestos en libertad, y considerado como uno de los que promovían los amaños y apostaba dentro de su equipo.

Apostadores con decenas de identidades

La parte más compleja de la investigación judicial es indagar en las cloacas del mundo de las apuestas por Internet, para tratar de averiguar quién se lucró con los partidos sospechosos de amaño y si tienen alguna relación con los jugadores implicados. Un informe de la Policía Nacional aportado al sumario cruza los datos de todos los jugadores, directivos y entorno cercano de cada uno de ellos con los obtenidos en varias compañías de apuestas digitales. Es solo un primer paso en una investigación que sigue abierta.

El dossier presenta un mosaico que ya apunta evidencias interesantes. La primera es que las personas investigadas no aparecen involucradas en las apuestas sobre los partidos analizados, algo previsible porque cuando los futbolistas apuestan no suelen hacerlo directamente, sino a través de conocidos. También es llamativo que las ganancias rastreadas no son tan abultadas, luego se confirma que hay canales de apuestas que siguen escapando al control policial, a través de casas asiáticas. Las más elevadas van de 1.000 a casi 5.000 euros.

Los apostadores de los partidos examindos usan distintas identidades, a veces decenas, que al final coinciden en un mismo número de móvil, DNI o correo electrónico. Muchos de ellos son asiáticos, pero también españoles o latinoamericanos residentes en España. "Probablemente hacen esto para no dar el cante, fragmentan sus apuestas en distintas casas, con pequeñas cantidades. De todas maneras me extraña que el dinero que ganan sea tan bajo, quiere decir que hay otros canales, y el más opaco es el de los sindicatos de apostadores, que contactan ellos mismos a los jugadores", opina Daniel Mateos, de Pyckio, una plataforma de tipsters, asesores de apuestas.

La jugada más productiva detectada se produce, precisamente, durante el famoso partido Barcelona B - Eldense. Hubo una mujer, identificada con nombre y apellidos en el sumario, que realizó 27 apuestas, muchas de ellas en el último cuarto de hora, cuando ya iban 9-0. Se jugó 6.650 euros y obtuvo 11.614 euros, con un beneficio limpio de 4.964 euros.

Evidentemente estas cifras no parecen justificar los amaños y el dinero que dicen embolsarse los jugadores implicados en el caso en algunos momentos. Por ejemplo, solo los titulares del Cornellà decían esperar mil euros cada uno del partido trucado con el Eldense el pasado 19 de marzo.

Guillermo Smitarello, del Eldense, llegó a grabar la conversación, aportada a la causa. Él y otros jugadores del club alicantino han reconocido en un listado de fotografías a los compañeros del Cornellà que intervinieron en aquella peculiar charla. Según ellos, son: Marcos Pérez de Arcos, Pere Martínez, Jorge Devesa, David García y Abraham Jesús Noé. Otros jugadores señalados, por sus comentarios sospechosos en el partido, son Óscar Sierra y el delantero Xavi Puerto, que habría llegado a quejarse al defensa que le hizo falta en el minuto 90 cuando se iba solo hacia la portería: "¿Pero qué coño haces? ¡Tengo que marcar el cuarto!".

Otro aspecto interesante del sumario, que ayuda a comprender en su contexto el fenómeno de las apuestas, lo aporta la declaración de Antonio Cañadas, exjugador del Eldense, que estaba entonces en el Jumilla. Evidencia cómo la información sobre los amaños circula con fluidez entre clubes, por las amistades y relaciones entre jugadores de distintos equipos, y porque muchos de ellos también apuestan. Cañadas declaró ante el juez que incluso en el vestuario del Jumilla sabían del amaño con el Cornellà antes del encuentro y que en el club catalán habrían cobrado 1.000 euros cada uno.

En las declaraciones de la plantilla del Eldense emerge una conversación que habría mantenido Nico Chafer con otros tres jugadores antes de ese partido, a la que acudió con su hermano. Les dijo que podían ganar unos 40.000 euros entre todos si recibían más de 2,5 goles, algo “que no sería muy sospechoso porque últimamente estaban encajando muchos goles”. Explicó que “el dinero vendría de Asia, al parecer, siendo un varón de origen chino el que se encargaba de realizar las apuestas y pagar las comisiones a los jugadores”, ha declarado José Miguel Sánchez, uno de los presentes. Sin embargo, sus compañeros habrían rechazado la propuesta.

Los jugadores que apuestan no lo suelen hacer directamente, sino a través de conocidos. De hecho, la Policía Nacional no ha encontrado a los del Eldense en un análisis de las apuestas de los partidos sospechosos. Salvo un caso, Nico Chafer, que figura en un círculo de apostadores en el que se encuentra su hermano y algún otro familiar. En este informe policial también aparece asociado a otros alias de apostadores un jugador del Rayo Vallecano, Antonio Amaya Carazo, investigado en el caso Osasuna por un partido sospechoso de amaño cuando era jugador del Betis.

El informe policial de análisis de apuestas que figura en el sumario señala individuos que aparecen en las jugadas anómalas de los partidos del Eldense y ya estaban bajo sospecha por otros encuentros investigados de las categorías inferiores. Es decir, se confirma una vez más que los amaños en Segunda B y Tercera están floreciendo en los últimos dos años. Los partidos citados son: Ferrol-Coruxo , Linares-Jaén, Recreativo Huelva-Mérida y Diter Zafra-C.D. Azuaga. Todos disputados entre 2016 y 2017.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información