Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La defensa inquieta a Zidane

La fragilidad y los despistes defensivos en los tres partidos de pretemporada son el aspecto que más preocupa al técnico, quien con la salida de Pepe y Danilo ha perdido competitividad en la zaga

Varane y Carvajal ante Neymar en el Clásico disputado en Miami.
Varane y Carvajal ante Neymar en el Clásico disputado en Miami. AFP

A Zinedine Zidane no le preocupa en exceso que su equipo haya perdido los tres partidos que ha disputado hasta el momento en Estados Unidos. El plan de Antonio Pintus, preparador físico del francés desde el curso pasado, que incluía grandes cargas de trabajo durante las más de dos semanas por tierras americanas, explica la falta de ligereza y acierto en los primeros encuentros veraniegos. La hoja de ruta marca que los jugadores vayan liberándose y sintiéndose más finos de cara a las Supercopas y estén ya en perfecto estado físico y de preparación para el inicio de las competiciones importantes. "Hemos trabajado mucho como el año pasado. No me quedo con los resultados porque no han sido los que buscábamos. En el contenido ha habido cosas buenas y malas". reconoció ayer Zidane. Cuando habla de cosas malas, el técnico se refiere especialmente al aspecto defensivo, para el que no tiene muchas respuestas. La fragilidad atrás y los numerosos despistes de su equipo tanto en juego como a balón parado son los puntos que peor sensación han dejado al francés durante la gira americana.

La falta de contundencia, los desajustes defensivos y la falta de resolución en las jugadas a balón parado afloraron ante Manchester United, Manchester City y Barcelona. Son los únicos puntos que el Madrid se ha mostrado incapaz de ir ajustando a medida que acumulaba minutos de juego. El equipo de Zidane, que finaliza su gira por Estados Unidos esta madrugada midiéndose a un combinado compuesto por los mejores jugadores de la MLS (3.00 hora española, Eurosport y Real Madrid TV), ha encajado ocho goles en tres partidos: uno frente al United, cuatro ante el City y otros tres en el Clásico disputado en Miami. Una media de casi tres goles por encuentro, el que más de todos los equipos que han participado en la International Champions Cup americana.

La ausencia de Sergio Ramos, que solo pudo disputar el partido frente al Barcelona por unas molestias en el oído, y la salida de Pepe dejaron a la defensa del Madrid sin la figura de un líder natural, de un jugador de referencia que marque las pautas, fije la línea y ordene cuando recular, cuando avanzar o cuando encimar. La marcha del veterano portugués deja a Zidane con Ramos como único central con ese espíritu de jerarquía y al Madrid sin una pieza clave para apretar a Varane, que se establece ya de forma definitiva como acompañante del capitán. El francés, que solo mostró ese carácter de líder cuando emergió con Mourinho en 2013, siendo incluso capaz de mirar de tú a tú y frenar al mejor Messi, se queda también sin un jugador que le exija y le apriete día tras días por la titularidad en las grandes citas. Ni él ni Nacho, tercer hombre en ese puesto, poseen esa capacidad de mando y cuando comparten parcela el Madrid adolece de jerarquía. Sí asoma en Vallejo, el cuarto en discordia. Las características del aragonés, de 20 años, hacen suponer que el Madrid tendrá en él a un central capaz de dirigir cuando gane en madurez y experiencia.

Además de la salida de Pepe, la venta de Danilo deja también vacante la figura de un recambio que pueda opositar a pelear con Carvajal. Sin haber decidido todavía si cubrirán su puesto con el canterano Achraf o con la versatilidad de Nacho, Zidane ha visto como linea defensiva ha perdido un punto de competitividad, solo incrementada en el lateral izquierdo con la llegada de Theo Hernández. Solo resta una semana para la primera de las dos Supercopas y la poca contundencia defensiva inquieta a Zidane y amenaza con castigar al Madrid.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.