Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Real Madrid arranca con incógnitas

El segundo proyecto de Zidane se estrena ante el United con Cristiano en silencio, el fichaje de Mbappé por decidir y el interrogante en torno a la adaptación de Theo y los nuevos sub-21

Zinedine Zidane, durante la conferencia de prensa.
Zinedine Zidane, durante la conferencia de prensa. EFE

Florentino Pérez aterrizó en la madrugada de ayer en el aeropuerto de Los Ángeles para incorporarse a la gira del Real Madrid en Estados Unidos. Junto al presidente voló, además de Raúl y la camada de jugadores sub-21 compuesta por Asensio, Vallejo, Ceballos y los canteranos Marcos Llorente y Mayoral, el director general José Ángel Sánchez. La llegada de los dos hombres con más poder en el club a la concentración servirá para que en una reunión a tres con Zinedine Zidane se termine de perfilar la plantilla de la próxima temporada. Tras 10 días de entrenamientos en Los Ángeles, el segundo proyecto del técnico francés se estrena ante el Manchester United (23.00, Cuatro) a 16 días de la Supercopa de Europa y con unas cuantas incógnitas aún por resolver.

La más importante pero a priori menos preocupante para el técnico y los dirigentes es la situación de Cristiano Ronaldo. El portugués, a través de una campaña manejada por su entorno, se puso en la puerta de salida nada más finalizar la temporada pasada alegando una persecución en España hacia su persona. La fiscalía acusó a Cristiano de defraudar a Hacienda 14,7 millones y este le estalló al Real Madrid. Más de un mes después de aquello, el astro portugués se mantiene en silencio, sin confirmar ni desmentir todas las informaciones que le situaban fuera del Real Madrid. Cristiano, que disputó la Copa Confederaciones con Portugal, es el único de la plantilla que todavía no se ha incorporado y apura sus más de 30 días de vacaciones en Asia. En Singapur visitó a su amigo Peter Lim, quien explota sus derechos de imagen, mientras que en ahora cumple con sus compromisos publicitarios. El luso, al igual que el verano pasado, pactó con Zidane un parón considerable para recuperar. Regresará a los entrenamientos el 5 de agosto, se perderá la Supercopa de Europa y se espera que su primer partido sea en la Supercopa de España frente al Barça.

Pero el tema principal de la reunión entre Florentino y Zidane no será Cristiano sino Kylian Mbappé. El joven delantero es el objetivo del Real Madrid para apuntalar su plantilla y, tras la marcha de Morata, Zidane lo considera imprescindible. “Seguro que el equipo es peor. Nos falta un delantero, pero veremos cómo lo vamos a manejar” dijo el técnico, que no repara en halagos hacia Mbappé. “Es un talento de 18 años y tiene personalidad. Es muy bueno como jugador y lo ha demostrado todo el año”, reconoció el jueves en ESPN México. Según directivos del club, la negociación no había tomado el rumbo esperado en las últimas semanas, pero con el PSG aparentemente centrado ahora en Neymar, el camino se allana para el Madrid, que ya ha mostrado al Mónaco su deseo de incorporar al jugador.

Al margen de Cristiano y la llegada o no de Mbappé, Zidane tiene otros dos frentes abiertos en su plantilla. Uno, cómo gestionar la adaptación del joven Theo Hernández y los cuatro sub-21 españoles que han llegado este verano al equipo; el otro, cómo cubrir la salida de Danilo. Para lo primero utilizará el técnico la misma fórmula que ya aplicó con Asensio o Kovacic en el pasado: no exponerlos demasiado e ir dándoles peso progresivamente. Todos ellos, a excepción de Theo, que viene como remplazo de Marcelo, un puesto vacante los últimos cursos, llegan para cubrir el hueco de jugadores de primer nivel como James o Pepe. Respecto a lo segundo, el Madrid no se plantea por ahora acudir al mercado y la primera opción pasa por aprovechar la polivalencia de Nacho e ir dando minutos al canterano Achraf. El Madrid arranca y Zidane tiene trabajo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.