Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lewis Hamilton logra la pole en Silverstone y Alonso saldrá el último

Raikkonen partirá segundo, por delante de Vettel y Verstappen, mientras Sainz lo hará 13º

GP Gran Bretaña F1
Hamilton y Vettel, en Silverstone. EFE

La lluvia que apareció en la primera tanda de la clasificación del Gran Premio de Gran Bretaña permitió vivir minutos de incertidumbre en el circuito de Silverstone. Sin embargo, cuando la pista se secó y todo volvió a su lugar, el británico Lewis Hamilton pudo ser profeta en su tierra y convertirse en el más veloz. Hamilton marcó un tiempo de 1m 26,6s, estratosférico, puesto que le sacó medio segundo a su más inmediato seguidor, el finlandés Kimi Raikkonen, con Ferrari. La segunda línea la compartirán Sebastian Vettel y Max Verstappen, a pesar de que Valtteri Bottas situó su Mercedes en cuarto lugar. El finlandés sufrió una penalización de cinco puestos, por haber cambiado la caja de cambios, y saldrá en novena posición.

La incertidumbre por la primera posición en la salida se mantuvo hasta el final de la tercera y definitiva tanda. Sin embargo, entonces Hamilton realizó una vuelta tan brillante que no dejó ninguna opción a ninguno de sus rivales. Su tiempo de 1m 26,6s fue el mejor que se había conseguido en todo el gran premio. Esto le valió al británico su 67ª pole position y la sexta de esta temporada. Sin embargo, Hamilton estaba bajo investigación por haber molestado a Grosjean en su vuelta rápida y podría ser sancionado, algo que debería confirmarse en las próximas horas.

Fernando Alonso vivió la pírrica alegría de ser el piloto que marcó el mejor tiempo en la primera tanda de la clasificación. El piloto español arriesgó muchísimo, decidiendo cambiar los neumáticos y colocándose los súper blandos, con el tiempo justo para poder iniciar su último intento de vuelta rápida. Tanto apuró, que incluso hubo algunas dudas de si había pasado por la línea de salida antes o después de que se agotara el tiempo de la sesión. Al final, su tiempo fue válido y eso le proporcionó el mejor crono, porque lo consiguió con la pista casi seca y con neumáticos nuevos.

Sin embargo, el español sabía que iba a partir desde la última posición porque su equipo le había cambiado toda la unidad de potencia en este gran premio y tenía pendiente una sanción de 30 puestos en la clasificación. Por tanto, sus opciones eran nulas. Alonso cayó en la segunda tanda y realizó el 13º mejor tiempo, justo por delante de un Carlos Sainz, que acusó problemas en la suspensión trasera y que, sin embargo, partirá desde la 13ª posición. “Tras una muy buena Q1, tuve problemas con la suspensión trasera y, aunque volví a salir, nunca logré resolver el problema”, sentenció el madrileño. “Hay que aprender de los errores y pensar que mañana será otro día. Hay que analizar los motivos por los que pasan estas cosas y resolver los problemas. Una lástima”.

Alonso, por su parte, se mostró optimista: “Arriesgamos un poco al final de la Q1, y decidimos poner en seco. Casi no cruzamos la meta, pero nos sirvió para experimentar. Fue un buen momento para mí y para la marca, porque aquí hay muchos seguidores de McLaren. Pero después, nos quedamos en la segunda tanda. No queríamos entrar en la Q3 porque ahora podremos salir con las ruedas nuevas. Sabíamos que saldríamos los últimos, tras haber cambiado el motor. Por tanto, todo según lo previsto. A ver si mañana podemos estar en los puntos”.

Más información