Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morata busca otra salida tras el fiasco del United

El Manchester se hace con Lukaku y cierra el paso al delantero madridista que el lunes estará a las ordenes de Zidane

Romelu Lukaku en un encuentro del Everton celebrado el 27 de noviembre.
Romelu Lukaku en un encuentro del Everton celebrado el 27 de noviembre. AFP

“Esto es fútbol”, comentaban ayer en el entorno de Álvaro Morata después de que el Manchester United hiciera oficial la contratación —a falta del reconocimiento médico— del belga Romelu Lukaku. El delantero del Everton, del que José Mourinho prescindió cuando llegó al Chelsea en 2013, trabajará a las ordenes del técnico portugués a partir del lunes, cuando el equipo inglés aterrice en Estados Unidos y empiece la gira. Al otro lado del charco celebró Lukaku, junto a Paul Pogba (con el que comparte representante), su llegada a los red devils. Según la prensa inglesa, la operación se ha cerrado en 84,7 millones de euros. Algo menos de lo que el Madrid pedía al Manchester (80 más diez por objetivos) para vender a Morata.

El delantero español de 24 años había decidido salir del conjunto blanco para buscar más protagonismo. Quería tener más minutos y, sobre todo, continuidad, encadenar cinco partidos seguidos. Zidane le dijo después de la final de Cardiff que contaba con él para la próxima temporada, pero Morata, a través de sus representantes, empezó conversaciones con el Manchester con el que llegó a un acuerdo a mediados de junio (cuatro temporadas y 12 millones de euro al año). Trajo una oferta a las oficinas del Bernabéu y pidió que se estudiara.

Las negociaciones entre los clubes empezaron hace algo más de una semana y el martes aseguraban en el Madrid que la operación se cerraría antes del fin de semana porque la intención de Mourinho era contar con Morata a partir de este domingo, día en que el técnico portugués ha citado a toda la plantilla para empezar la pretemporada. Sin embargo, ninguno de los dos clubes cedió en sus pretensiones. El Madrid, que no quiere vender a Morata no bajaba de 80 más 10 por objetivos. El Manchester no estaba dispuesto a pasar de 85.

Resultado: el United ha fichado a Lukaku y Morata, que se veía con un pie y medio en la Premier, empezará el lunes a trabajar a las ordenes de Zidane que ha citado a la plantilla en la ciudad deportiva de Valdebebas para los exámenes médicos antes de volar el martes a Estados Unidos para la gira veraniega. El primer amistoso será contra el Manchester el día 23, un par de semanas antes de la cita en Skopje para la Supercopa de Europa.

Varios clubes (Chelsea, Milan, Juventus, además del Manchester United) se habían interesado por Morata. El punta se decantó finalmente por el United tras recibir varias llamadas de Mourinho. En menos de una semana, las prioridades del técnico y del club inglés han cambiado.

Luchar y pelear

¿Y las de Morata? En el entorno del delantero español aseguran que no está tocado por el fichaje fallido y que hará lo de siempre: luchar y pelear. De momento en el Madrid con el que empezará la pretemporada. Mientras, eso sí, sus representantes le buscarán otra salida. El Chelsea, sin ir más lejos, se ha quedado sin el delantero (Lukaku) que pretendía.

El Madrid, por otra parte, sigue sin querer vender al español argumentando que necesita sus goles y advierte de que si Morata se quiere marchar, sabe lo que hay. Es decir, la oferta tendría que ser muy cuantiosa porque Zidane no quiere desprenderse de él ni de sus goles.

20 son los que ha marcado esta temporada (uno más que Benzema) y por detrás de los 42 de Cristiano.

 

 

Más información