Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

McEnroe dice que si Serena Williams jugara con hombres sería la número 700 del mundo

La tenista, ganadora de 23 Grand Slam y cuarta en la clasificación femenina, responde al comentario del exjugador pidiendo “respeto”

Serena Williams
Serena Williams, en un partido el pasado enero AP

El extenista estadounidense John McEnroe vuelve a estar envuelto en una polémica. Esta vez, por un comentario sobre Serena Williams, que desde algunos sectores se considera machista y desde otros puramente deportivo. “Si ella jugara en el circuito de hombres sería como la 700 en el mundo”, dijo el domingo sobre su compatriota en una entrevista a la radio NPR. McEnroe, de 58 años, ganó siete Grand Slam como tenista. Williams, de 35 años, ocupa actualmente la cuarta posición en la clasificación femenina y en su carrera acumula 23 grandes, el mayor récord desde los años sesenta.

El propósito de la entrevista de McEnroe era para promocionar su nuevo libro, en que escribe que Williams es la mejor tenista del mundo. Pero cuando se le preguntó por qué no podía serlo también en el circuito de hombres, él replicó con el comentario peyorativo.

“Eso no significa que no crea que Serena es una jugadora increíble”, dijo. “En un día cualquiera, Serena podría derrotar a algunos jugadores. Lo creo porque ella es tan increíblemente fuerte mentalmente que podría superar situaciones en que los jugadores se ahogarían porque ella ha estado en tantas situaciones en Wimbledon, el U.S. Open, etc. Pero si tuviera que jugar el circuito, el circuito de hombres, eso sería una situación completamente distinta”.

Williams respondió en Twitter a los comentarios. Dijo que “adora” a McEnroe pero le pidió que la “respete” en un momento en que está embarazada de seis meses.

La polémica no es del todo nueva. En el 2000, McEnroe dijo que cualquier tenista masculino universitario o sénior podría derrotar a Serena o su hermana Venus. La frase, en otra entrevista, llegó en un momento en que Donald Trump, el ahora presidente estadounidense y entonces magnate inmobiliario, propuso a McEnroe jugar un partido contra alguna de las hermanas Williams en su casino en Atlantic City por un premio de un millón de dólares para el ganador.

La propuesta de Trump y el comentario de McEnroe el domingo traen a la memoria la Batalla de los Sexos, el encuentro que disputaron en 1973 Billie Jean King y Bobby Riggs. Ante 30.000 espectadores en Houston, la estrella femenina King derrotó por tres sets al tenista retirado. Riggs, ganador de un Wimbledon, presumía de que podía ganar a cualquier mujer y no ocultaba su misoginia. “La mejor manera de tratar a las mujeres es mantenerlas embarazadas y descalzas”, dijo en la antesala del partido.

Los expertos consideran que la victoria de King y la aprobación de una ley antidiscriminatoria en el sistema educativo fueron clave para impulsar la participación de mujeres, como las hermanas Williams, en deportes en Estados Unidos.

Sally Jenkins escribe este lunes en su columna deportiva en el diario The Washington Post que McEnroe es un defensor de la igualdad salarial de las tenistas y especula con que el único objetivo de su comentario radiofónico era levantar una polvareda que le sirva para promocionar su libro.

“Serena Williams es la mayor tenista de la historia y el año pasado ganó alrededor de 10,5 millones de dólares. Eso está muy bien excepto que Novak Djokovic ganó más del doble, 21,6 millones. ¿Por qué? Porque los directores de torneos y los patrocinadores adoptan la idea de que cómo los hombres juegan partidos más largos son superiores y merecen más”, escribe Jenkins. “Lo cual no tiene ningún sentido en el negocio del entretenimiento: como McEnroe ha observado, no pagas más por una entrada de cine simplemente porque dura tres horas”.

Más información