Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ucrania Anna Muzychuk o la china Zhongyi Tan ocuparán el trono de Yifán Hou

La final empieza este lunes en Teherán a cuatro partidas, y eventual desempate rápido

Anna Muzychuk, de 26 años, hermana de la excampeona Mariya Muzychuk, acumula muchos más méritos que Zhongyi Tan, de 25, para apropiarse del trono al que ha renunciado la indiscutible número uno, Yifán Hou, porque se niega a defenderlo en eliminatorias cortas (dos partidas, excepto la final, a cuatro. Pero esa brevedad y los nervios dejan un considerable margen para la sorpresa en la final de Teherán (Irán), desde el lunes.

 

Anna Muzychuk, el miércoles, en la sala de juego del Mundial de Teherán Ampliar foto
Anna Muzychuk, el miércoles, en la sala de juego del Mundial de Teherán

Si ganase la final por 3-1 o una diferencia mayor, Anna Muzychuk lograría además ser la número dos de la lista femenina, sobrepasando a la china Wenjun Ju, derrotada por Tan (1,5-0,5) en cuartos de final. Tan, 13ª del mundo, tuvo que llegar al desempate rápido para doblegar en octavos a la india Rout Padmini (3,5-2,5) y en dieciseisavos a una de las excampeonas del mundo postizas (las que han ganado el título en eliminatorias cortas), la ucrania Anna Ushenina, a la que sólo pudo superar (4,5-4,5) porque jugó con las piezas negras en la muerte súbita. En la ronda inaugural, Tan eliminó (1,5-0,5), a la estadounidense Sabina Foisor, cuya madre, la gran maestra Cristina Foisor, murió tres semanas antes de la inauguración del Mundial.

Por el contrario, la trayectoria de Anna Muzychuk es mucho más convincente, ya que no ha necesitado ni un solo desempate para llegar a la final: tras superar a la argelina Mezioud (2-0), la rusa Kashlínskaya (1,5-0,5) y la vietnamita Pham (2-0), superó en cuartos de final a la excampeona del mundo Stefánova (Bulgaria), por 1,5-0,5.

Zhongyi Tan, el viernes, durante la semifinal del Mundial de Teherán frente a la indica Harika
Zhongyi Tan, el viernes, durante la semifinal del Mundial de Teherán frente a la indica Harika

Los nervios jugaron un papel muy importante en las semifinales. Muzychuk omitió una sencilla combinación que le hubiera dado ventaja tras la apertura del primer asalto frente a otra excampeona del mundo, la rusa Kosteniuk, quien después logró un final muy ventajoso, casi ganador, pero cometió un error táctico muy grave, que se tradujo en la victoria de la ucrania. En el segundo asalto, Kosteniuk fue una sombra de sí misma y quedó estratégicamente perdida en la apertura.

Harika y Tan se saludan hoy, al inicio del desempate ampliar foto
Harika y Tan se saludan hoy, al inicio del desempate

La otra semifinal fue mucho más dramática. Tras perder la primera partida ante Tan, la india Dronavalli Harika desperdició varias posiciones ganadoras en la segunda hasta que logró un final de alfil y caballo contra rey sólo, sin peones, con 50 movimientos para lograr el jaque mate. Pero la asiática estaba tan nerviosa que se libró por muy poco del empate, que su rival hubiera reclamado en la jugada 167; el mate llegó, por fin, en la 163.

Hoy, en el desempate rápido, Harika cazó a Tan en la apertura del primer asalto, logrando una victoria fulminante en sólo 17 movimientos; pero perdió el segundo, y luego el primero de la segunda tanda. Sin embargo, ganó el siguiente tras levantar una posición inferior, forzando así la tercera tanda de partidas rápidas. En ella, Harika desperdició una posición ganadora en la primera partida, que terminó en tablas. Tras un nuevo empate en la segunda, se llegó a la muerte súbita o sistema Armagedón (las blancas, con cinco minutos en el reloj por cuatro de las negras, están obligadas a ganar). Se llegó a un final de damas con menos de medio minuto en ambos relojes; primero era tablas, luego estuvo ganado por Harika, después volvió a estar igualado, y finalmente la china arrancó la victoria que le convierte en finalista.

A pesar de la clara condición de favorita de Muzychuk, es probable que Tan no se sienta psicológicamente inferior, porque el balance entre ambas está igualado tras cuatro partidas. La china se impuso en su primer enfrentamiento, en el Mundial sub 10 de Oropesa del Mar (España) en 2000. La ucrania se tomó la revancha en el Mundial sub 12 de 2002 en Heraklion (Grecia). Y las otras dos partidas terminaron en tablas; ambas se jugaron en torneos del Gran Premio femenino, en las ciudades china de Shenzhen y Chengdu, en 2011 y 2016, respectivamente. Sin embargo, y además de la mayor fuerza teórica de Muzychuk, el hecho de que no haya tenido que disputar desempates en este Mundial puede ser decisivo desde el punto de vista del cansancio acumulado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información