Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paco Jémez: “El fútbol mexicano me puede venir bien por su competitividad”

El exentrenador de Rayo y Granada afronta el reto de relanzar al Cruz Azul, club

histórico con pasado brillante pero que lleva 19 años en blanco

Paco Jémez entrenador Cruz Azul
Jémez en las instalaciones de Cruz Azul en la capital de México

Paco Jémez tiene bien controlado el tiempo. Desde que llegó a México, a inicios de diciembre, su agenda está llena de solicitudes de entrevistas. Es el hombre del momento para Cruz Azul, un equipo que ha perdido la brújula para encontrar el sendero de éxitos que vivió en los años setenta. El español llega tras una desafortunada experiencia en el banquillo del Granada. Fue una de las apuestas del máximo accionista, el chino Jiang Lizhang. Su meta era situar al club entre los primeros 10 de la liga, pero fue despedido tras sumar cuatro derrotas y dos empates. “Con el dueño tuve muy poca relación, no venía, él estaba en China. Tuve una relación comprometida con la gente que estaba ahí en el club. No era lo que a mí se me prometió”, comenta.

 

A Jémez le sedujo una propuesta desde la Ciudad de México. Se trataba de Cruz Azul, uno de los conjuntos más populares del país y con un pasado de éxitos, con ocho campeonatos de liga, tres copas y seis títulos de la Concacaf. Pero su presente es muy distinto: 19 años sin añadir ningún trofeo. Ha perdido cinco finales (1999, dos en 2008, 2009 y 2013). Han pasado 12 entrenadores sin romper esa sequía. El español es el décimotercero que viene para renovar las esperanzas.

“No siento esa presión. Vengo de un sitio nuevo, no estoy contaminado de todo lo que ha pasado aquí. Queremos darle un enfoque distinto. Antes de empezar el torneo, tener esa presión es injusto. Hay que pensar en Necaxa, el primer partido que tenemos”, comenta el estratega, nacido en Las Palmas. Él prefiere que Cruz Azul mantenga un perfil bajo en cuanto a las expectativas. “Hay otros equipos en la liga mexicana que gastan más, que tienen mayor presupuesto, y ellos son los favoritos. Nosotros somos un equipo que va a competirles y dar el máximo”, afirma el exjugador.

Tras el despido del Granada, Paco Jémez se tomó un par de meses para valorar ofertas. El presidente deportivo de Cruz Azul, Eduardo Yayo de la Torre, le llamó para acordar una reunión en España. “Creía que el fútbol mexicano me podía venir bien por su competitividad”, explica. El papel de Jémez como entrenador asombró cuando tomó la batuta del Rayo Vallecano en 2012. Su estilo ofensivo y, en ocasiones, arriesgado contrastaba con su posición en el campo de juego como jugador, defensa central. En su primer año logró que el equipo de Vallecas esquivara el descenso y se colocara en el octavo lugar, en las siguientes dos temporadas consiguieron afianzarse en mitad de la tabla. Paco Jémez fue el técnico de moda.

La tenencia del balón, como para Guardiola, es parte de su esencia. “La posesión sin progresión es un problema. Si tú quieres la posesión para tenerla en tu campo, tarde o temprano, la vas a perder. Otro tema es si las metes o no, esa es harina de otro costal. Mi misión como entrenador es que el equipo genere; después, dependiendo del talento que tengamos, meteremos más o menos”, explica. Su estilo le situó como candidato a suceder al seleccionador español, Vicente del Bosque.

Lejos de su familia

En la temporada 2015-2016, el Rayo descendió y él encontró la oportunidad en primera división con el Granada. “Soy una persona que cuando no estoy a gusto en un sitio se me nota. La afición era espectacular. Es verdad que con esa gente [los dueños] no tuve relación ni quiero saber de ella”, afirma.

El entrenador español tuvo que convencer a Juan Luna Eslava, Jorge Rodríguez y Julio Muñoz para conformar su cuerpo técnico. Y también a su familia, a quien dejó para enrolarse en el Cruz Azul. “Mi mujer lo pasa mal, porque ahora ella hace de madre y padre al mismo tiempo. Valoro lo que hace. Entiende que mi sitio está aquí y me respalda”, comenta.

La filosofía de Jémez se mantendrá en Cruz Azul. “No soy un romántico del fútbol, la gente tiende a ponerle nombre a todo lo que pasa. Es una manera noble de ver el fútbol, no quiero ningún punto que mi equipo no se haya merecido en el campo. Me gusta ganar, pero que mi equipo no gane a cualquier precio”, finaliza.

Los tres mexicanos bajo las órdenes de Jémez

D.M.

Cuando Paco Jémez dirigió al Rayo Vallecano coincidió con dos mexicanos. Primero con Nery Castillo (2013-2014) y luego con Javier Aquino (2014-2015). Jémez destaca su "profesionalidad y gran personalidad dentro del grupo. Son gente que siempre están para sumar, con un talante y carácter muy bueno, incluso con Nery todo el mundo me decía que tenía un carácter muy tal [difícil], tuve una relación espectacular más allá de que jugara o no".

Sobre Aquino, el entrenador de Cruz Azul destaca su último título de liga mexicana con los Tigres. "Es un chico al cual aprecio muchísimo. Muchas veces hay jugadores que nunca sabes cuándo explotan o cuando dan el máximo".

Con el portero Guillermo Ochoa trabajó en su fugaz aventura por el Granda. "Fue una oportunidad que surgió, no la teníamos contemplada porque no teníamos posibilidades para traerlo. Son jugadores en los que todos se ponen de acuerdo".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información