Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dinero chino pudo con Tévez

El jugador había regresado de Europa a Argentina para retirarse en Boca, pero jugará dos años en Shanghai por 38 millones de euros anuales

Así presenta a Tevez el Shanghai Shenhua. Ampliar foto
Así presenta a Tevez el Shanghai Shenhua. EFE

Regresemos por un momento al domingo 19 de julio de 2015. La Bombonera está repleta, con 54.000 almas que esperaron ese momento durante años. Hasta Diego Maradona está en su palco y ha preparado una bandera especial para la ocasión: “Gracias por resignar plata por tu amor a la camiseta de Boca”, rezaba el género. Todos fueron a ver al hijo pródigo: Carlos Tévez volvía a ponerse la camiseta de Boca y, según sus palabras, venía dispuesto a ganar todo con el club de sus amores y luego retirarse del fútbol. "Tengo millones en el banco y están ahí, pero eso no te hace disfrutar. Ver todos los domingos a mi viejo en la tribuna aplaudiéndome, es impagable. La plata no compra la felicidad", dijo en su regreso a Boca.

Aquella tarde parece ficción. Casi un año y medio después, el Apache ha acordado su ingreso al Shanghai Shenhua de China a cambio de 38 millones de euros anuales por dos temporadas, lo que lo convierte el futbolista mejor pagado del mundo. Muchos hinchas de Boca explotaron contra el jugador y el presidente Daniel Angelici, otro lo apoyaron y la polémica se instaló en las redes sociales.

La otra fecha clave es el 18 de diciembre pasado. El escenario, otra vez La Bombonera. Boca aplasta a Colón por 4 a 1 con una soberbia actuación de Tévez. Sobre el final del partido, el entrenador Guillermo Barros Schelotto decide la salida del ídolo, que levanta un brazo y mira el suelo, con muchas lágrimas en sus ojos. Todos sienten que la partida es inminente. El pueblo boquense vivió las semanas que siguieron atento a las pantallas para conocer la decisión de Tévez, tentado por la mejor oferta de su vida. Sin embargo, la respuesta se hizo esperar y lo único que mostraron las pantallas acerca de Tevez fue su casamiento extra large con Vanesa Mansilla, en Buenos Aires y Carmelo, Uruguay. De la partida no hubo noticias hasta este miércoles.

Carlos Tevez ya se probó su nueva camiseta.
Carlos Tevez ya se probó su nueva camiseta. Shanghai Shenhua

Eran muchos los aficionados que imaginaron una despedida con mucho ruido, que se parezca a aquel recibimiento de julio de 2015. Pero hasta el momento, Tévez no se despidió de los hinchas. La confirmación oficial se publicó en el portal del Shanghai Shenhua y a los pocos minutos, Boca lo despidió por Twitter y el presidente Angelici se sumó con otro mensaje: “Si fuimos capaces de traerlo cuando era imposible, por qué no pensar que pueda volver? #HastaProntoCarlitos #BocaEsTuCasa”. Enseguida, el hashtag #paramitevez se hizo tendencia en el país y muchos hinchas mostraron su indignación por la desprolija salida del ídolo, que permaneció al margen de todo mientras disfrutaba de sus vacaciones con familia y amigos en Cancún, México. La pregunta que todos se hacen es cuando se sacó Tévez las fotos con la camiseta de su nuevo equipo, y si el Apache ya tenía su decisión tomada , pero prefirió no informarla él directamente.

Tévez se convierte en el futbolista mejor pago del mundo, delante de Neymar, con 30 millones; Oscar, compañero del Apache, con 24 millones; Messi, con 22 millones y Cristiano Ronaldo, con 21 millones. Cabe destacar que el sexto también juega en Shanghai Shenhua y es el brasileño Hulk, quien percibe 20 millones al año. Tévez jugará en el equipo que es propiedad del grupo inmobiliario Greenland; se trata del principal club de China y por allí ya pasaron nombres importantes como los del marfileño Didier Drogba o del francés Nicolás Anelka. Con su fichaje se convierte en el principal candidato a ganar la Superliga china, un torneo que forma parte de uno de los planes más ambiciosos que ha tenido el fútbol de un país y que sueña con levantar una copa del mundo antes de 2050.

El paso de Tévez por Boca le ha dado frutos al club ya que con él conquistó la liga y la Copa Argentina de 2015. Contabiliza en total 25 goles en 56 partidos y también tuvo momentos oscuros como la eliminación en semifinales de Copa Libertadores con Independiente del Valle, las lesiones de los jugadores rivales Ham y Unsaín, que lo tuvieron como protagonista, y la roja que le sacó el árbitro Germán Delfino contra Belgrano de Córdoba hace algunos meses. Sin embargo, lo hinchas recordarán el último clásico ganado ante River Plate por 4 a 2 en el Monumental con dos goles de su autoría. Aunque para eso será necesario esperar unos meses para y se enfríen algunas cabezas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información