Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Saúl: “Me siento más cómodo como mediocentro llegador”

El centrocampista del Atlético analiza sus problemas para recuperar el nivel de la temporada anterior y los problemas de juego de su equipo

Saúl conduce el balón ante la mirada de Jonathan dos Santos
Saúl conduce el balón ante la mirada de Jonathan dos Santos REUTERS

“¡Saúl, cabrón, déjalo ya, ya sabemos que has ganado y eres el mejor!”, espeta el azulgrana Rafinha durante la presentación de la nueva versión del videojuego Call of Duty. No solo el volante brasileño es víctima de la habilidad del centrocampista del Atlético con las videoconsolas. Un puñado de los mejores youtuberspracticantes del juego han sucumbido. “Las consolas sacan el lado infantil de los futbolistas, pero yo he crecido con ellas. Mi hermano mayor pertenece a una generación que no las tenía. Y las próximas dispondrán de una tecnología increíble”, asegura.

 La manga corta que luce permite contemplar los trazos de tatuajes simbólicos ligados a sus raíces y a su vida personal. “Tengo tatuada la Dama de Elche, palmeras, la iglesia de mi barrio, las huellas de mi perrito, la fecha de mi debut y la del día que por primera vez llevé el brazalete de capitán del Atlético, que me lo cedió Fernando Torres...”, relata antes de analizar con delicadeza su situación personal y la del Atlético. Ni Saúl hasta ahora ha sido el mismo jugador que acabó la temporada pasada en plan estelar ni el equipo transmite el control y la seguridad con la que se imponía en los partidos. Esta tarde, en el Vicente Calderón, ante Las Palmas (16.15, beIN LaLiga) regresa al once titular. “Me falta”, admite, “que me salgan las cosas bien. El trabajo es el mismo e incluso más. Necesito tener la confianza con la que terminé la temporada pasada. Si es así volverá el Saúl del año pasado e incluso mejor porque estoy trabajando más”.

Utilizado principalmente en la banda derecha, en los partidos que ha disputado la escasa intervención en el juego ha sido la nota dominante. “Si me dicen cómo me siento más comodo, es de mediocentro y descolgándome. Pero puedo jugar ahí, de central, en la banda y de lateral. No me voy a quejar y voy a jugar donde el Cholo me diga, pero si es verdad que me gustaría tener continuidad en una posición para poder rendir mejor”. Las pruebas que ha hecho Simeone durante la semana le devuelven a la demarcación en la que siente que puede desarrollar mejor su llegada y su despliegue físico. Gabi jugaría por delante de los centrales y Koke, y él por delante del capitán para formar el triángulo del 4-3-3.

No me voy a quejar, pero sí es cierto que me gustaría tener más continuidad en un puesto

El futuro apunta a la pareja Koke-Saúl como la destinada a ocupar el eje del centro del campo. Simeone ha dejado entrever que Saúl sería el mediocentro posicional, el próximo Gabi, por condiciones físicas. “Los dos mediocentros tienen que ser complementarios, los dos atacan y defienden. Los dos somos ofensivos y trabajamos, somos completos”, asegura. No le da excesiva importancia al debate sobre si Koke debe jugar en el medio o en la banda para que el equipo sea menos frágil, como aseguró Gabi, una idea que asume buena parte del núcleo duro del vestuario. “Podemos jugar con Koke en el medio y hacer seis goles y también podemos perder. Son circunstancias de cada partido”, argumenta. En el ambiente están la iniciativa de Simeone de hacer jugar a Koke por el medio, y el posterior paso atrás que dio ante las sugerencias de Gabi y de otros veteranos encabezados por Godín Y en el aire está si el equipo puede físicamente volver a emplear el mismo tipo de juego con el que alcanzó todos sus éxitos. “Depende del partido, habrá alguno que requiera jugar balón largo y ganar las segundas jugadas, y otros que habrá que intentar sacar el balón desde atrás. Depende del míster, que en eso es el que mejor lo ve desde fuera y es muy difícil”.

 

Puedo jugar de lateral, cental o en la banda; lo haré donde el Cholo diga"

Desordenados

 Admite Saúl que los rivales han descubierto cómo lastimar y desarmar a un equipo que alcanzó el éxito cimentado en su pétreo armazón defensivo. “Ahora nos juegan más a la contra y nos cuesta más entrar en el área contraria. Al intentar moverte más para buscar espacios, nos pillan más desordenados”, opina. El intento de evitar las contras cuando el equipo está volcado en campo contrario no es una tarea nueva ni exclusiva de esta temporada. Hace tiempo que Simeone trabaja esto con insistencia. “Aunque trabajes, trabajes y trabajas pasa y dices: ‘¡joder si lo he trabajado¡’. Son cosas difíciles de controlar”.

 En el vestuario hay jugadores que se cuestionan si Simeone continuará la próxima temporada pese al fuerte compromiso para que sea el técnico quien lidere el traumático traslado al Wanda Metropolitano. “Estamos a muerte con él. Yo estoy contento porque veo que ahora que las cosas no están como deberían, nos encontramos unidos y lo decimos tanto porque necesitamos transmitir tranquilidad”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información