Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desafío total de la España de Pau Gasol

Scariolo apela a un juego en equipo perfecto para tener alguna opción ante EE UU en la semifinal

España Estados Unidos
Pau Gasol, durante el partido contra Francia. AFP

Carmelo Anthony, la megaestrella de la NBA, el referente de una selección con la que disputa, a sus 32 años, sus cuartos Juegos Olímpicos, lo afirma como una letanía: “Queremos ganar, queremos enviar un mensaje al resto del mundo: estamos aquí para cumplir una misión”. En esa misión, desde hace años, su antagonista es el mismo: la España de Pau Gasol, el equipo que más se ha acercado a la titánica tarea de superar a Estados Unidos, imposible desde hace diez años. Hoy, en el Carioca 1 de Río, en las semifinales (20.30, TVE-1), se reeditará la serie de fantásticos duelos que han deparado las dos selecciones en las tres últimas ediciones de los Juegos.

Los torneos discurren por cauces tan inesperados que el peor Estados Unidos de los últimos tres ciclos olímpicos, números en mano, el que sudó tinta para superar por estrechos márgenes a Australia (10 puntos), Serbia (3) y Francia (3), mantiene intacta su condición de equipo invencible, incluso intratable, si se atiende a su abrumador triunfo en los cuartos de final ante Argentina (105-78). En cambio, el ligero retraso en la erupción del mejor juego de España, ha propiciado que su ansiada cita se haya adelantado a las semifinales.

El equipo de Mike Krzyzewski gira en torno a Irving, Kevin Durant y Carmelo Anthony. Muchos recuerdan las bajas de LeBron James, Stephen Curry, James Harden, Anthony Davis o Chris Paul, jugadores a los que recurría el seleccionador americano, especialmente cuando mayor era la presión.

Sergio Scariolo difiere de la opinión de muchos analistas cuando se compara la versión 2016 de Estados Unidos de las anteriores: “A nivel individual, me parece un equipo extraordinario, por el talento y la capacidad de lanzamiento de sus jugadores y, por las cualidades defensivas individuales, es hasta mejor que los anteriores. Cuenta con muchos buenos defensores. Se trata no tanto de contenerlo, sino de poder hacer tu juego contra una serie de emparejamientos defensivos brutales, y que nuestro partido sea de cinco contra cinco, porque el uno contra uno sería un suicidio”.

Es la cuarta vez consecutiva que España y Estados Unidos se cruzan en los Juegos, con derrotas en los cuartos de final en Atenas 2004 (92-104 en un gran partido de Stephon Marbury) y en las finales de Pekín 2008 (107-118) y de Londres 2012 (107-100). En todos esos partidos estuvo presente Pau Gasol, que afronta el de esta ocasión con la rémora de las molestias que sufrió en su gemelo derecho durante el partido ante Francia. “No está bien. No puedo decir algo con seguridad”, afirma Scariolo.

Felipe Reyes previene sobre la fortaleza del equipo estadounidense, pero lanza: “No les tenemos miedo y ellos nos tienen respeto. Poseen individualidades muy grandes y deberemos protegernos y ayudarnos en defensa. Hay que dar un pasito adelante, hacer el partido perfecto, intentar parar su ritmo y no bajar los brazos si se van en el marcador, porque es cuando aprovechan para arrollarte”. El seleccionador, más allá de la victoria o la derrota, propone: “Tenemos que hacerlo extremadamente bien. Salir al campo con tranquilidad y ambición, sin lamentaciones, sin la sensación de haber dejado algo en el camino, con la conciencia de haber hecho todo lo que estaba en nuestras manos”.

Una serie de 74 victorias consecutivas

Nikola Mirotic no jugó ninguna de las dos últimas finales olímpicas de España contra Estados Unidos, pero conoce de sobra a sus rivales tras su segunda temporada en los Chicago Bulls. “Ellos llegan sobrados de físico y de talento, pero si defendemos bien durante los 40 minutos, tendremos opciones”, afirma el jugador montenegrino. “La gente dice que este año son más accesibles, pero contra Argentina se pusieron las pilas y ya se vio su mejor versión”.

Estados Unidos comparece en la cita con una racha de 74 victorias consecutivas. El último partido que perdió fue el 2 de septiembre de 2006, en las semifinales del Mundial de Japón, contra Grecia. España suma dos triunfos ante el equipo estadounidense, en el Mundial de 1982 en Cali, por 109-99, y en el de 2002 en Indianápolis, 81-75.

La otra semifinal enfrenta a Serbia, que eliminó a Croacia (86-83, con 18 puntos de Bogdan Bogdanovic), y a Australia, que dejó fuera a Lituania (90-64, con 24 puntos de Mills).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información