Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Craviotto y Toro logran el oro en K2 200m

Es el quinto oro del equipo español en los Juegos de Río y la octava medalla

Craviotto y Toro celebran el oro olímpico en K2 200m.

A Saúl Craviotto y Cristian Toro, su entrenador –Miguel García- intentó aislarlos de todo y de todos estos días. Seguían su rutina de entrenamiento: madrugones para estar en el canal de Lagoa a las 8 de la mañana y evitar así el calor asfixiante que empieza a partir de las 9.30. Recuperación y vuelta al hotel. García, que entrena a Craviotto desde que era júnior y a Toro desde 2012, quería proteger a sus chicos. Las cosas en el medallero de España no estaban marchando según lo previsto y alrededor de los dos piragüistas se estaban generando demasiadas expectativas. El aislamiento, pero sobre todo el trabajo hecho desde noviembre, dio sus frutos. Craviotto, 31 años y Toro, 24, dominaron con autoridad la prueba del K-2 200, la más explosiva, y ganaron el oro a un ritmo de 70-80 paladas, por delante de los británicos (a 0,29 décimas) y de los lituanos (a 0,30).

“Estamos en una nube, no somos conscientes todavía de lo que hemos hecho. Cuando lleguemos al hotel y nos sentemos a ver la que hemos liado, nos daremos cuenta”, decía Craviotto que tampoco tiene mucho tiempo para las celebraciones ya que mañana tiene las eliminatorias y las semifinales del K1-200. La que han liado ha sido gorda. Hace un año ni siquiera eran pareja de embarcación. Su aventura empezó el pasado mes de noviembre. En 10 meses han construido un maravilloso oro. A base de trabajo, series matadoras que te hacen vomitar del cansancio, a base de ilusión –la del más joven, Toro- y de experiencia –la del más veterano, Craviotto,- y a base de esfuerzos y de prueba tras prueba.

Piragüismo Piragüismo
· Equipos Masculino
Oro España (ESP) 32.075
Plata Gran Bretaña (GBR) 32.368
Bronce Lituania (LTU) 32.382

“Ha sido un año tan difícil que en cuanto he subido al podio he liberado la tensión. Ahí arriba sólo pensaba que me sentía recompensado”, explicaba Toro. ¿Por qué fue un año difícil?, le preguntaron mientras los brasileños colocados detrás de las vallas de la zona mixta gritaban tanto que era imposible escuchar a los dos españoles. “Porque el año pasado no conseguimos clasificarnos para los Juegos y las repescas siempre son complicadas, también el proceso de selección de las embarcaciones. Había que pelear muchísimo para ir al preolímpico; también para clasificarse y aquí de nuevo para ganar medalla. Han sido muchas pruebas”, explicaba Toro, con el chándal puesto. Una hazaña más con las temperaturas que había en Lagoa. Ni bajo las sombrillas verdes que colocaron los voluntarios dejabas de asfixiarte.

Ni Craviotto ni Toro recuerdan lo que se dijeron al cruzar la meta. La mente en blanco, pero la sonrisa era de felicidad máxima. “Ni me acuerdo de lo que nos hemos dicho, ha sido una explosión de felicidad. Yo contaba en la calle uno y dos que estaban los serbios. Cuando miré de nuevo y vi que no había nadie alrededor sentí un alivio increíble. Sientes paz por todo el tiempo que has estado sufriendo buscando esto. Que salga todo bien en el día clave te genera mucho alivio”, explicaba Craviotto. “Llevamos meses soñando con esta carrera y hemos venido a hacer lo que habíamos soñado: salir fuerte y mantener el ritmo medio que es nuestro punto fuerte y que nos ha salido muy bien. Se nos ha hecho un poco duro el final, pero hemos conseguido mantener el ritmo. Ha salido como tenía que salir”, añadía.

Dice Craviotto, que ya tenía un dos medallas olímpicas, un oro en Pekín 2008 junto a Carlos Pérez Rial y una plata en Londres 2012 en solitario, que Toro es tan competitivo que le ha beneficiado. Que antes iba más a su bola, que sólo se fijaba en él y que, desde que palean juntos, ha descubierto la competitividad, el plus que le faltaba. Dice Toro que Saúl es su ídolo y que sólo con estar con él en los Juegos cumplía un sueño. Dice que con Saúl al lado las cosas son más fáciles y que no le tocaba otra que pelear y pelear por la medalla.

“Sabía que el barco era muy bueno cuando empezamos, lo sabía porque sentía la velocidad a la que íbamos. Cuando ganamos el preolímpico de mayo nos dimos cuenta de que podíamos pelear por la medalla con la que soñábamos y al volver a España cada minuto que pasamos en la piragua fue pensando en esa medalla”, explicó Toro nacido en Venezuela pero de madre gallega. “Después de Duisburg [sede del preolímpico] empecé a oler las medallas, pero nunca pensé que íbamos a ganar de esta manera”, añadió Craviotto.

A la vuelta de ese preolímpico empezaron otro ciclo matador de preparación en el embalse de Trasona, a 20 minutos de Gijón. Es su cuartel general. “Entrenamos con la humedad y los 20 grados que nos íbamos a encontrar en Río”, contó Craviotto. Lo que se encontraron en Río, en realidad, fueron mucho más que 20 grados. El entorno natural asturiano era lo ideal para prepararse y aislarse. “Siempre se siente presión en unos Juegos y en mi caso más porque conseguí medalla en los dos anteriores y todo el mundo contaba con una tercera. ¡Cómo si la regalasen! Apagué el teléfono, desconecté y pensé en lo que había que pensar”, confesó Craviotto.

Esta tarde seguirá el mismo plan antes de las eliminatorias de mañana. Saldrá a entrenar para acostumbrarse a la palada del K1. “Luego me espera el fisio en el hotel, masaje, ducha fría y relax. Voy a intentar no mirar el teléfono y me tumbaré a ver series para olvidarme de lo que hemos conseguido”, dijo el policía de Gijón. La serie que está viendo es Hannibal. “Así vengo de eléctrico”, bromeó Craviotto antes de marcharse al hotel. Sin tiempo para celebrar la medalla pero con la sonrisa del que la saborea.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información