Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Genzebe Dibaba y los atletas de Aden podrán competir en Río

La IAAF tiene elementos para sancionar al técnico detenido en Sabadell en una operación contra el dopaje, pero no contra los deportistas

Genzebe Dibaba, tras batir en Mónaco en julio pasado el récord del mundo de 1.500m. Ampliar foto
Genzebe Dibaba, tras batir en Mónaco en julio pasado el récord del mundo de 1.500m. AFP

La Federación Internacional de Atletismo (IAAF) no podrá impedir que los atletas de Jama Aden viajen a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, que empiezan la semana que viene. El juzgado de Sabadell que instruye la Operación Rial contra el dopaje entregó a la IAAF, vía la agencia española antidopaje, la documentación que le reclamaba para poder sancionar deportivamente a los técnicos, personal de apoyo y atletas implicados en la redada del 20 de junio en un hotel de la ciudad vallesana. Después de un primer estudio rápido de los archivos, su comité antidopaje ha llegado a la conclusión de que no se puede relacionar los medicamentos prohibidos hallados en las habitaciones de Aden, el atleta Musaeb Balla y el fisioterapeuta Ouarid Mounir, con ningún deportista en concreto. Los controles antidopaje a que se sometieron el mismo 20 de junio decenas de atletas han dado negativo, según fuentes de la lucha contra el dopaje consultadas por EL PAÍS.

La causa reúne evidencias suficientes para actuar contra el entrenador somalí, según fuentes antidopaje, al que encontraron diversos medicamentos prohibidos en su habitación y al que los Mossos d’Esquadra vieron deshaciéndose de jeringuillas usadas en diversos contenedores de basuras de Sabadell. Y también contra Balla, al que encontraron también sustancias dopantes en su maleta. Pero hasta ahora, no hay pruebas para demostrar que las 62 jeringuillas usadas, 23 más precargadas de EPO y seis viales de diferentes tipos de EPO (Eprex, Aranesp, Neorecormon y Eporin) encontradas al fisioterapeuta Mounir fuesen destinadas a la veintena de atletas a los que entrena Aden, entre ellos la campeona mundial de 1.500, Genzebe Dibaba, máxima favorita para conseguir dos oros olímpicos en Río, el de los 1.500m, prueba de la que además es plusmarquista mundial, y los 5.000m. También podrán competir en los Juegos, entre otros, el catarí Abdalelah Haroun (400m) y Ayanleh Suleiman, atleta de Yibuti, clasificado para 800m y 1.500m

Lo más probable, según esas mismas fuentes antidopaje, es que el entrenador y Balla no viajen. Aunque posee la mínima olímpica en 800m y está clasificado para Río, Balla lleva meses lesionado. Además, ambos carecen de pasaporte. El juzgado de Sabadell aún posee los documentos, que les retiraron como medida cautelar, acompañada de la obligación de comparecer una vez al mes en las dependencias judiciales. Sus abogados han recurrido la medida.

En una entrevista el martes al diario Marca, Aden se defendió de las acusaciones y aseguró que jamás había usado sustancias dopantes. Según dijo, arrojó las jeringuillas en diversos contenedores de Sabadell, después de medicarse, para evitar que su hijo, que compartía habitación con él, pudiese cortarse. Asimismo, alegó que apenas conocía al fisioterapeuta al que los investigadores encontraron EPO, alegando que en el hotel Arrahona se reúnen diversos atletas, y que él no es el entrenador de todos ellos. En la causa, sin embargo, consta que Aden pagaba las habitaciones de toda la expedición, también la de Mounir.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.