Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedrosa: “En cuanto sales ahí, tienes que olvidar tus miedos”

Clasificado por primera vez en la primera línea de la parrilla, su mente está hoy con Luis Salom, a quien apreciaba y con quien compartía su pasión

Dani Pedrosa, durante la entrevista en el circuito de Montmeló. Ampliar foto
Dani Pedrosa, durante la entrevista en el circuito de Montmeló.

El gesto serio. La mirada esquiva. Dice que no le hubiera importado marcharse a casa. No correr. Pero este domingo formará en la primera fila de la parrilla de salida por primera vez este curso. Su Honda mejora pasito a pasito. Su cabeza ayer, hoy, estará con Luis Salom, a quien apreciaba porque conoce desde pequeño, a él y a toda su familia motera, porque siguió su trayectoria desde niño, porque se iba a Mallorca a veces a correr, porque era piloto, como él, compartieron el mismo sueño y murió en la misma pista en la que hoy se celebra un gran premio.

P. ¿Cómo se vive un gran premio después de una tragedia como la del viernes?

R. Es muy complicado ponerse el mono otra vez y hacer como si nada, porque al final cuando sales ahí tienes que olvidarte de todo. Tienes que olvidar tus miedos, lo que hayas hablado con cualquiera o si has tenido una bronca con alguien, para dar lo mejor de ti. A mí no me hubiera importado que se cancelara el gran premio después de algo así, porque es una situación muy difícil.

P. Los últimos accidentes mortales en MotoGP fueron en carrera. ¿cómo se prepara uno para correr aquí?

R. Es más difícil, mucho más difícil. Cuando te pones el mono tienes que dejar la mente en blanco. Pero las emociones son las emociones y lo ves en la cara de todos. En la mirada de todos. Pero, al final, en los otros casos, lo vivimos también, aunque ocurrió un domingo: el jueves del siguiente gran premio, el viernes, la sensación era muy parecida a la que estamos viviendo aquí.

P. ¿Es seguro Montmeló?

R. En este circuito hace muchos años que se ve que las motos llegan a los muros. Hoy hemos visto la caída de Sam Lowes (Moto2) y la moto ha llegado fácilmente a la pared. Y la diez no es la única curva a final de recta. No estaría mal hacer algunos cambios más en el circuito a nivel de seguridad, ya que con la llegada de las motos de cuatro tiempos, que son más pesadas, estas tienden a tener mucha más velocidad. Además, hemos adoptado en los últimos años siempre un poco más de asfalto para las salidas de pista y en este, como es un circuito que usan los fórmula 1, el compromiso es muy difícil.

El momento en el que miras atrás, te quedas ahí. Y la vida sigue.

P. ¿En las pistas en las que se comparte trazado con los Fórmula 1 sois vulnerables por estos detalles, por zonas en las que hay más asfalto que grava, por ejemplo?

R. Malasia, donde también compartimos pista, es un circuito mucho más moderno, más ancho, con grandes escapatorias. Los aficionados tienen las gradas más lejos y el espectáculo se ve peor, pero es más seguro. En este circuito el trazado el diferente y las gradas están puestas de diferente manera…

P. Desde que debutó en MotoGP sólo ha ganado una vez en Montmeló. Fue en 2008. Y dio una exhibición, por cierto. ¿Recuerda su última victoria aquí?

R. Sí, perfectamente. Estaba delante en los entrenamientos, pero con algunas dificultades. Y después de la sesión de calentamiento del domingo, por la mañana, no teníamos todavía claros los reglajes para el amortiguador. En el último segundo, el jefe de mecánicos me cambió el muelle y me puso uno diferente. Tuve unos segundos de duda: ¿en serio? ¿ahora voy a salir a la carrera con algo que no he probado en todo el fin de semana? Y él me miró y me dijo: ‘Yo ya te lo he puesto, tú ahora sal y haz lo que tienes que hacer’. Y nada, salí a carrera, el muelle funcionó muy bien, los neumáticos fueron perfectos y salí enchufadísimo. Estaba tan concentrado que hice récord del circuito, un récord que se conservó durante muchos años, y aun así tenía la sensación de ir despacio. Pero, en realidad, les sacaba un segundo por vuelta.

P. Aquel, además, pudo ser su año…

R. Sí… Y en 2012 tuve una mejor oportunidad todavía.

P. ¿Piensa mucho en cómo ha ido su trayectoria, en lo que pudo haber sido y no fue?

R. No lo pienso mucho. Evidentemente, depende de las situaciones y del momento, las cosas cambian. Pero el momento en el que miras atrás, te quedas ahí. Y la vida sigue.

Tendría que subirme a la Yamaha y probarla… Desde fuera puede verse así, que una moto más dócil se adaptaría más a mi estilo

P. Las últimas semanas también han pasado cosas que podrían haber cambiado su futuro. Lin Jarvis reconoció que tenían un contrato preparado para usted en caso de que finalmente Viñales no firmara. ¿Estuvo más cerca que nunca de dejar Honda?

R. Como en otras ocasiones, más o menos. Siempre, cuando hay renovaciones, intentas ver cuáles son las opciones buenas. Y, en este caso, eran dos opciones muy buenas.

P. ¿Qué factores le influyeron, qué le hizo pensar que podría ser una buena decisión subirse a la Yamaha?

R. Yamaha siempre es una buena opción. Siempre han tenido motos buenas. Ha habido otros años que en Honda hemos sido más rápidos que todos; y otros en los que nos ha ganado Ducati, así que nunca puedes asegurar nada. Pero, tanto Honda como Yamaha son dos marcas que te garantizan casi casi estar arriba.

P. Pese a su capacidad de adaptación, no se caracteriza por tener un estilo agresivo, al contrario. ¿Eso le acercaba a la M1?

R. Especular es difícil. Tendría que subirme a ella, probarla… Pero desde fuera puede tener un poco ese enfoque, el de que una moto más dócil se adaptaría más a mi estilo. Pero hasta que no lo pruebas no lo sabes. Y ahora ya no sirve de nada hablar.

P. Porque se quedó en Honda. Y aunque ahora mismo sufre para que salgan los tiempos, entiendo que se queda convencido. ¿A qué se aferra para creer en HRC?

R. Ahora mismo el problema que tenemos es que es difícil hacer cambios con el actual reglamento, pero sabemos, evidentemente, que las ideas están ahí, y que el potencial de Honda es muy grande. Cuando ha habido cambios en el reglamento es cuando ha sido, quizá, más difícil para nosotros; nos ha costado un poco más adaptarnos a esos cambios. Pero cuando no ha habido tantos cambios y se ha permitido la evolución tecnológica, en Honda hemos sido los primeros. Y las demás marcas nos han seguido, que es lo que ocurrió, por ejemplo, con la introducción del cambio seamless.

Si buscas el límite, tu talento siempre encuentra la manera. Lo más difícil de entrenar y lo más hay que trabajar es lo mental

P. ¿Por qué le cuesta a Honda evolucionar cuando se imponen cambios en el reglamento?

R. Porque al final en la MSMA (la Asociación de Fabricantes de Motos) los cambios se dirigen a favorecer a los que tienen menos potencial.

P. Este lunes hay un test, ¿tiene algo más que esperanzas para creer que la temporada de Honda no está perdida?

R. Ahora estamos en un momento difícil. Y después de tantos años esto me permite tener los pies en el suelo. Puedes tener rechazo ante una situación así, o por el contrario, abrazarla y aprender. Te das cuenta de que después de toda la experiencia se generan situaciones donde uno tiene la oportunidad de aprender cosas nuevas y de dar un paso más sobre lo que ya creía que tenía aprendido. Este año lo acabaremos con una moto mucho mejor con la que lo empezamos, sabremos muchas cosas más de cómo funciona un motor así y de cómo hacer una moto más rápida con un motor así. Y eso es lo que nos tenemos que quedar. Además, ahora ya no vamos tan mal como al principio, aunque todavía nos cueste. Y creo que acabaremos más fuertes.

P. Y siguen explicando que con la electrónica todavía queda mucho que avanzar.

R. Sí, hemos empezado con una electrónica que es difícil. Y seguimos aprendiendo. Nos estamos encontrando con dificultades para hacer trabajar la moto como nos gustaría, pero seguro que con el tiempo lo sacamos.

Retrato de Dani Pedrosa en Montmeló. ampliar foto
Retrato de Dani Pedrosa en Montmeló.

P. Y con esto de encontrarse a sí mismo, ¿también está investigando nuevas formas de pilotar?

R. Sí, todo el tiempo estoy intentando ir más rápido. Lo más difícil de entrenar y de cambiar es lo mental. La categoría cambia, las motos cambian, llegan pilotos nuevos, más jóvenes, y tienes que adaptarte más mentalmente que con el pilotaje, porque eso lo suples con tu talento. Si buscas el límite, tu talento encuentra la manera, ya sea cambiando la posición del cuerpo o con lo que sea. Pero lo psicológico es lo que más tienes que trabajar.

P. Por su relato en este inicio de curso, se pelea con esta moto para que salgan los tiempos, ¿duele pilotar así?

R. Está siendo más difícil a nivel mental, porque quieres estar delante, pero te cuesta más. Luego te pones en la recta y ves que realmente te lo dejas todo en velocidad. Son situaciones extrañas, piensas ‘a ver cuándo voy a poder arreglarlo’. No es la situación ideal, pero sé que será diferente a final de año.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información