Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Revanchas y reencuentros en la Champions

Cuarenta y dos años después el Atlético se mide al Bayern, que le arrebató la Copa de Europa de 1974. La figura de Pellegrini preside el duelo entre el Real Madrid y el Manchester City

Sorteo Champions
Guardiola y Simeone en 2012. Getty Images

Cuarenta y dos años después, el Atlético tendrá su revancha más esperada. El sorteo de semifinales le ha deparado como rival al Bayern de Múnich, el equipo que le arrebató su primer asalto a la Copa de Europa en la final de 1974. El otro duelo medirá al Real Madrid con el Manchester City. Una cita de dos gigantes económicos, donde el Madrid encarna la tradición desde el pedigrí de sus diez títulos. El City, bajo el mecenazgo de los petrodólares, representa el auge internacional del nuevo rico. Aquí también emerge una revancha, aunque individual. Manuel Pellegrini, el primer entrenador que contrató Florentino Pérez en su regreso a la presidencia en el verano de 2009, tiene la ocasión de desquitarse de su gris paso por el Madrid. Si el famoso Alcorconazo en la Copa dejó muy tocado, no remontar en el Bernabéu un 1-0 al Lyon en los octavos de final de la Champions terminó por finiquitarle al término de aquella temporada.

Desde aquel doble enfrentamiento en Bruselas, el azar no había generado que Atlético y Bayern volvieran a cruzarse. La parábola de Luis Aragonés en aquella falta magistral que clavó al legendario Sepp Maier y el postrero gol de Schwarzenbeck en el descuento marcaron a varias generaciones de seguidores rojiblancos. El apodo de El Pupas nació de aquella final (1-1), celebrada un 15 de mayo, y que se decidió con un partido de desempate (4-0) 48 horas más tarde. Los jugadores del Atlético de la época siempre señalan que acudieron derrotados moralmente y muy tocados físicamente a ese segundo envite.

El papel preferido

Hasta la final de Lisboa de hace dos años, el Bayern centralizaba los peores recuerdos de la hinchada rojiblanca. Este enfrentamiento le permite al Atlético la posibilidad de abordar otra final y quién sabe si saldar su otra gran cuenta pendiente afrenta si el Madrid elimina al City.

El Bayern, pentacampeón de Europa y también una potencia económica, con Guardiola al mando de un plantel que aglutina a los Neuer, Lahm, Alaba, Thiago, Douglas Costa, Ribéry, Müller, Robben o Lewandowski, permitirá a los rojiblancos adoptar el discurso de inferioridad que tan bien maneja Diego Pablo Simeone. Será una batalla entre dos técnicos que discuten el gobierno de los partidos desde libretos que poco tienen que ver. Si Guardiola vive de la pelota, aunque le haya verticalizado un tanto el habilidoso Douglas Costa, Simeone gana desde los espacios. Será interesante ver cómo responde el Atlético a las variantes de los juegos posicionales del Bayern y como este trata de descodificar al mejor equipo del mundo en defensa y sus contragolpes. Guardiola no quería al Atlético ni los jugadores rojiblancos querían encontrarse con el campeón alemán, al que sitúan en el mismo escalafón que al Barcelona en cuanto a juego. En el ambiente también aparece el menosprecio que Karl Heinz Rummenigge, presidente del Bayern, hizo de la eliminatoria entre el PSV y el Atlético.

Del enfrentamiento entre el Madrid y el City solo existe un precedente. Fue en la fase de grupos de la Champions 12-13 y en el Bernabéu se impuso el Madrid (3-2) y en Manchester hubo tablas (1-1). Las últimas estadísticas dicen que los blancos no han alcanzado la final en las tres últimas ocasiones (Bayern 2012, Dortmund 2013 y Juventus 2015) que jugaron la vuelta en casa

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.