Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las penitencias de Luis Suárez

El delantero vuelve al Bernabéu, donde hace 13 meses se estrenó como azulgrana, justo cuando concluye su sanción con Uruguay

Luis Suárez durante la rueda de prensa. ATLAS

El martes la selección uruguaya venció 3-0 a Chile en el Centenario y trepó al segundo puesto de la tabla en la eliminatoria sudamericana rumbo a Rusia 2018. Sin embargo, esa no fue la única buena noticia para la Celeste: a partir de ahora el técnico Tabárez podrá volver a contar con Luis Suárez, su chico franquicia. “Los últimos partidos de Uruguay los viví con mucha ansiedad porque no veía la hora de terminar con esto”, cuenta el 9 del Barcelona; “ahora puedo decir que soy libre”. La libertad, para Suárez, no es otra cosa que volver a jugar con su selección. Expiró la sanción de nueve partidos internacionales tras su mordisco a Chiellini en el Mundial de Brasil y ya puede volver a vestirse de celeste.

“He sufrido a su lado en esos momentos. Estamos todos aliviados porque se terminó la sanción más larga de la historia del fútbol. Alejaron dos años de su selección a un futbolista en el mejor momento de su carrera”, explica Diego Lugano, excompañero y amigo del delantero del Barça. No es la primera vez que el charrúa tiene que lidiar con la ansiedad. Cuando fichó por el Barcelona, el verano pasado, tuvo que esperar hasta octubre para estrenarse oficialmente. Fue contra el Real Madrid y en el Bernabéu. Un recuerdo agridulce para El Pistolero. El sábado el Barça visita Chamartín y Suárez tendrá su revancha.

“Tengo recuerdos buenos y malos de aquel partido”, relata Suárez sobre su primer partido como azulgrana; “buenos porque por fin pude debutar y malos por el resultado”. El 9 hizo su presentación oficial como azulgrana con derrota en la casa del Madrid (3-1). Los números dicen que, aunque no marcó, dejó una asistencia en el gol de Neymar. “Yo no lo contaría como una asistencia, fue un cambio de frente. La virtud fue de Ney”, se sincera el delantero de Salto, que, aprovecha también, para piropear el momento del 11 azulgrana. “Por detrás de Messi, Neymar puede ser perfectamente el segundo mejor jugador del mundo. Está haciendo cosas increíbles y nos enorgullece”, subraya el charrúa.

En ausencia de Messi, de su alianza con Neymar surgieron 20 de los últimos 23 goles del Barcelona de Luis Enrique (se repartieron 10 dianas cada uno). “Éramos conscientes de que íbamos a estar sin Leo unas semanas y de que teníamos que ser fuertes. Nos deja contentos que el equipo hizo un buen trabajo a pesar de no contar con el mejor jugador del mundo”, expone Luis Suárez. Sin el 10, el Barcelona jugó nueve partidos: ganó siete, empató uno y perdió otro. Pero, para su suerte, Messi ultima la recuperación de su lesión en la rodilla izquierda y se prepara para jugar en Chamartín. “Es una decisión del entrenador y del cuerpo médico, pero las sensaciones que tiene Leo para el clásico son buenas”, revela Suárez sobre el estado de forma de su compañero y vecino en Castelldefels.

 Después de ejercitarse con el filial, esta semana el rosarino volvió a entrenarse con sus compañeros. Y si todo transcurre con normalidad, el 10 jugará, al menos, media hora en el Bernabéu. Neymar y Suárez recuperan a su mejor aliado. “Son delanteros, son sudamericanos, y aman el fútbol. Hablan el mismo idioma, tanto dentro como fuera del campo. Por eso juegan como juegan en la cancha y son amigos fuera”, vuelve Diego Lugano, excapitán de la selección uruguaya. “Ojalá Neymar, Suárez y Messi sean los finalistas del Balón de Oro”, deseó el padre del 11, en Radio Barcelona. “Ni me imagino ni pienso lo de estar en la final del Balón de Oro. Ya estar entre los tres mejores de Europa, con Cristiano y Leo, me sorprendió. Antes lo veía por la tele y de repente yo estaba ahí”, confiesa el charrúa.

Son delanteros, son sudamericanos, y aman el fútbol. Hablan el mismo idioma, tanto dentro como fuera del campo”

Diego Lugano, excapitán de Uruguay

El tridente de los 122 goles apunta a Chamartín, el único cetro que les falta por conquistar. “Somos conscientes de qué necesitamos para ganar en un campo como este, pero no depende solo de nosotros tres”, sostiene Suárez. Cumplida su sanción con Uruguay, se terminaron sus penitencias y vuelve al campo donde empezó su historia como azulgrana.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información