El Barça sugiere una “prudencia extrema” para fichar

La vicepresidenta económica del club, Susana Monje, presenta las cuentas del club con ingresos récord y con un aumento en la deuda neta

Arda Turan, el último fichaje azulgrana, se divierte con Alves en el entrenamiento del Barcelona.
Arda Turan, el último fichaje azulgrana, se divierte con Alves en el entrenamiento del Barcelona.Manu Fernandez (AP)

Susana Monje, vicepresidenta económica del FC Barcelona, asegura que “la salud económica y financiera del club es la mejor de su historia”. Una afirmación que se sostiene, básicamente, en que el Barcelona cerró la temporada 2014-2015 con unos ingresos récord de 608 millones de euros y un beneficio de 15 millones. El club completó el curso con resultado positivo por cuarto año consecutivo (ya son 128 millones de beneficio acumulado). “La deuda es más o menos el 50% de los ingresos y tenemos potencial de crecimiento”, resume a Monje. Y para el próximo año la entidad espera finalizar la temporada con unos ingresos de 633 millones y unos beneficios netos de 20 millones.

Sin embargo, y a pesar de los números positivos (pasados y proyectados), desde el área económica sugieren “prudencia extrema para fichar jugadores”, a pesar de que Luis Enrique reclama refuerzos para completar la plantilla este mismo invierno. “El club se puede permitir fichar”, matiza Monje. “Pero”, añade; “tenemos que ser muy prudentes a la hora de realizar incorporaciones porque tenemos un ratio que cumplir”. El ratio que cumplir no es otra cosa que la relación entre la deuda y el EBITDA (resultado antes de impuestos y amortizaciones) no puede ser superior a 2,5.  El EBITDA (“Es un indicativo muy importante porque nos da una idea del cash”, explica Monje) se espera que sea de 120 millones y la deuda de 290 para la próxima temporada.

El problema para el balance proyectado del Barcelona es que si bien la deuda puede disminuir respecto del curso anterior (fue de 328 millones) todavía está lejos de los 200 millones que el exvicepresidente económico, Javier Faus, estimó, en su momento, como punto de partida para comenzar el Espai Barça (construcción del nuevo Palau y remodelación del Camp Nou). “Tenemos este ejercicio y el que viene para bajarla. Pero este año destinaremos 31 millones para comprar los terrenos del club de tenis (donde se hará el nuevo Miniestadi) y para otras tareas que tenemos que realizar antes de dar el punto de partida”, explica Monje.

La deuda no es la única alerta roja que tienen las cuentas del Barcelona. En el club prestan especial atención a la masa salarial. Consecuencia de ganar el triplete, la temporada pasada los sueldos (más las amortizaciones) deportivas ascendieron al 73% respecto de los ingresos (se reduce al 66% si no se tienen en cuenta los salarios de las secciones). Para la próxima campaña, el club proyecta bajar el impacto de los salarios respecto de los ingresos hasta el 70%. Otro de los gastos que se le dispararon al Barcelona son los jurídicos. Entre el caso FIFA y Neymar, la entidad catalana pasó de pagar 1,4 millones a 1,8.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS