Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La era Villar está en el aire

El Comité de Ética de la FIFA confirma que el español es investigado por no colaborar en las pesquisas sobre la compra de votos en la elección de Rusia 2018 y Qatar 2022

Villar en la FIFA
Villar en el Comité Ejecutivo de la FIFA el martes pasado. AFP

El cargo de presidente de Ángel María Villar en el fútbol español, su reciente asunción del poder en la UEFA y su vicepresidencia en la FIFA están en el aire. Negarse a declarar ante el exfiscal del Comité de Ética de la FIFA, el estadounidense Michael García, que investigaba sobre la presunta compra de votos en la elección de Rusia y Qatar como sedes de los Mundiales de 2018 y 2022, tiene al dirigente español en la cuerda floja. El Comité de Ética de la FIFA ha confirmado que le investiga por este asunto y que el proceso ya está en manos de la cámara de resolución, la misma que recientemente ha inhabilitado por 90 días al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, y al de la UEFA, Michel Platini.

Villar se negó a declarar alegando que García era estadounidense y que por su nacionalidad era una parte interesada al haber optado Estados Unidos a ser sede del Munial 2022. No quiso hacerlo ni en persona ni por correo. Sí lo hicieron en mayo del año pasado los directivos federativos Miguel Ángel López y Miguel Galán, responsables de la candidatura Ibérica de España y Portugal para 2018. Fuentes de la FIFA aseguran que Villar tendrá que declarar en breve ante la cámara de resolución.

El proceso de investigación sobre Villar ya ha concluido. Fuentes jurídicas consultadas concluyen que si el caso está ya en manos de Joachim Eckert, presidente de la cámara de resolución, es que el fiscal ha encontrado indicios suficientes para que el hombre que lleva 28 años al frente del fútbol español pueda ser sancionado con una inhabilitación. Si esto es así, no podría tener relación alguna con actividades que tengan que ver con el fútbol.

Villar tenía previsto convocar las elecciones a la presidencia de la Federación a principios de enero. Pero si recibiera una sanción por más de un año, no podría presentarse y su largo mandato al frente del fútbol español habría llegado a su fin. Durante los últimos días su figura ha acaparado poder tanto en la UEFA como en la FIFA, aunque de alguna manera este sea un poder postizo. En el caso de la organización europea, esta hizo una interpretación de sus estatutos para que no fuera tenido oficialmente como presidente. La UEFA lo recalcó por activa y por pasiva, aunque sus estatutos digan que el vicepresidente de mayor rango, que es Villar, asume el poder y las obligaciones del presidente en su ausencia. Por comparación, y con un reglamento estatuario similar, la FIFA no ha tenido problema en nombrar presidente al camerunés Issa Hayatou mientras Joseph Blatter cumple su sanción.

Expediente a Beckenbauer

El Comité de Ética también ha confirmado el expediente abierto al alemán Franz Beckenbauer. Este en su día ya fue sancionado con tres meses por haberse negado a declarar ante García. La suspensión fue levantada cuando accedió a responder por correo electrónico. Esto podría significar que a Beckenbauer se le podría haber abierto ya una causa distinta. Recientemente, el semanario Der Speigel reveló que podría haber participado en la compra de votos para que Alemania organizara el Mundial 2006.

Además de Villar y Beckenbauer, son investigados Jerome Valcke, secretario general, ya sancionado con 90 días, así como Worawi Makudi (Tailandia), Jeffrey Webb (Islas Caimán), Ricardo Teixeira (Brasil), Amos Adamu (Nigeria), Eugenio Figueredo (Uruguay) y Nicolás Leoz (Paraguay).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información