Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Platini divide a la UEFA

La unidad que trató de transmitir Villar en el Comité Ejecutivo duró un día por la retirada del apoyo inglés a Platini

Platini, a la derecha, junto a Dyjke, presidente de la federacion inglesa. Ampliar foto
Platini, a la derecha, junto a Dyjke, presidente de la federacion inglesa. AP

Como sucedía con el presidente Michel Platini antes de ser inhabilitado por el Comité de Ética de la FIFA, Ángel María Villar fue el último en articular su discurso en Comité Ejecutivo de la UEFA del pasado jueves. Su oratoria fue la de un hombre fielmente abnegado y entregado al suspendido dirigente y a la institución. Antes de su intervención, había escuchado las serias dudas que habían dejado en los representantes de la federación inglesa, alemana y danesa la versión del abogado de Platini sobre el cobro en 2011 de su cliente de 1,8 millones de euros por trabajos para la FIFA entre 1999 y 2002, vagamente explicados y justificados. El letrado expuso que Platini había pasado la factura en 2011 y que estaba declarada ante el fisco suizo. Ese mismo año el francés decidió apoyar a Joseph Blatter a condición de que no se presentara a las elecciones de 2015. Por ello, el expresidente de la UEFA y actual presidente honorario, el sueco Lennart Johansson, que también ha pedido explicaciones rotundas a Platini, no dudó en calificar de “soborno” ese pago.

Pese a la disconformidad por las explicaciones de este extraño caso, Villar logró convencer a los miembros del Comité Ejecutivo de que había que cerrar el cónclave con las 54 federaciones que componen la UEFA con un mensaje de apoyo, al menos, mientras se dirime el proceso en el que Platini tratará de demostrar su inocencia. Pero el desencanto por las huecas explicaciones de su abogado también se trasladó de sala. Las federaciones escandinavas y algunas centroeuropeas como Austria tampoco dieron por buenos los argumentos del letrado.

La desconfianza incubada ha generado que esa sensación de unidad que quiso trasladar el secretario general Gianni Infantino en su rueda de prensa haya durado apenas un día. La Federación Inglesa de Fútbol (FA) emitió un comunicado en la mañana del viernes en el que retiraba su apoyo a la candidatura de Platini a la presidencia de la FIFA. “Después de conocer la información ofrecida por su abogado, el comité de la FA ha decidido retirar el apoyo a la candidatura del señor Platini hasta que termine el proceso legal y quede clara su posición”, rezaba el contundente escrito. “La FA le desea mucho éxito al señor Platini en su defensa de estas acusaciones para limpiar su nombre, e informa de que no tiene intención de tomar acciones que perjudiquen este proceso”, proseguía la misiva, que concluía con otra andanada al francés ya que no le garantizará su apoyo aunque sea declarado inocente. “La decisión de a quién apoyar en las elecciones presidenciales se tomará el 26 de febrero de 2016”. Hasta que la fiscalía suiza desveló ese pago “desleal”, la FA había mostrado un apoyo incondicional a la candidatura de Platini.

Un candidato asiático

Los pasillos de la sede la UEFA en Nyon fueron un hervidero en el que en algunos corrillos se coció que lo más conveniente era agilizar el plan B para encontrar a otra candidatura sólida para presidir la FIFA. Desde hace semanas hay movimientos en este sentido. Uno de los nombres que más sonaron fue el del Shaikk Salman, presidente de la Federación Asiática. Curiosamente, este anunció el viernes que está meditando la posibilidad de presentar su candidatura. Salman, nacido en Bahréin, ha desvelado que en las últimas semanas ha recibido muchas muestras de apoyo procedentes del fútbol europeo y que esto le ha lanzado a aventurarse como posible candidato. “Asia tiene muchos votos (46) y Europa también (53). Aunque no todos votaran lo mismo de salida, sería alcanzar cerca de la mitad de los 209 votos totales”, reflexiona una fuente cercana a FIFA y UEFA.

El organismo del fútbol europeo preferiría un candidato salido de su seno, pero ante la negativa del presidente de la federación alemana, Wolfgan Nierbach, que tiene sus miras de futuro en el sillón de Michel Platini, puede promocionar a uno ajeno, aunque siga esperando que aparezca uno propio de aquí a las elecciones.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información