Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Platini en jaque y Villar, reacio a reinar en la UEFA

El organismo del fútbol europeo decide hoy si mantiene su apoyo al suspendido Michel Platini y si nombra presidente en funciones a Ángel María Villar, que duda

Platini y Villar en una conferencia en San Petersburgo
Platini y Villar en una conferencia en San Petersburgo. AP

En la trabada y artera partida de ajedrez en la que se ha convertido el gobierno del fútbol mundial por los casos de corrupción que lo manchan le toca mover ficha a la UEFA. El trascendental movimiento que ejecute el organismo, que convocó para este jueves de urgencia a su Comité Ejecutivo y a las 54 federaciones que lo componen tras la inhabilitación por 90 días de Michel Platini, puede deparar que Ángel María Villar, que llegó anoche a Ginebra y fue recogido en la pista del aeropuerto por un coche de la UEFA, se convierta hoy en el presidente en funciones del fútbol europeo.

Si entre las decisiones que tomen está la de que se aplique el artículo 29.5 de los estatutos UEFA, por el cual la suspensión del presidente (Platini) conlleva que el vicepresidente de mayor rango ocupe el cargo, Villar será aupado al sillón presidencial de forma interina. Hace una semana el órgano de gobierno de la UEFA no creyó conveniente aplicar el mencionado artículo como muestra de apoyo a su presidente. Hoy, no se descarta, aunque se mantuviera la postura de defender al dirigente francés en su carrera hacia la presidencia de la FIFA, muy tocada desde que la fiscalía suiza desveló que en 2011 cobró 1,8 millones de euros por trabajos de asesoramiento entre 1999 y 2002 al también suspendido presidente de la FIFA Joseph Blatter.

Por lo que explica su entorno, el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) sería ese peón que está a una casilla de convertirse en reina, aunque no tiene la convicción plena de dar el paso. Desde la Federación se desliza que la lealtad que Villar profesa a Platini le retiene para avanzar en el escalafón jerárquico, aunque fuera de manera temporal. Pero también hay quien deja caer que una renuncia a presidir la UEFA sería dar más solidez a las informaciones que le implican con los escándalos de corrupción en la FIFA por la elección de Rusia y Qatar como sedes de los mundiales de 2018 y 2022. Este mismo argumento también lo filtran algunos de sus detractores en UEFA, que argumentan que un segundo descabezamiento, si finalmente Villar es encausado por la fiscalía suiza, sería un terremoto en el funcionamiento de la organización.

Decisión unitaria

Al dirigente francés no se le espera en Nyon

Mientras que en Suiza se debate alegremente sobre si Joseph Blatter puede y debe acudir al fútbol incluso como aficionado, o se comenta en tono jocoso que su primer fin de semana lo pasó en su casa de las montañas entre vino y entrecots, en Nyon no se espera la presencia de Michel Platini, inhabilitado como el dirigente suizo, para cualquier actividad relacionada con el fútbol. Será Gianni Infantino, el secretario general de la UEFA, el que dirija el Comité Ejecutivo que posteriormente trasladará a las 54 federaciones sus conclusiones. No está previsto un plebiscito sobre las posturas que se tomen porque no se ha convocado un congreso extraordinario, sino una reunión de urgencia de todos los países miembros de la asociación. Eso sí, en el ambiente está que aparecerán voces críticas que demanden a Platini que clarifique en breve y de una vez por todas el cobro de esos 1,8 millones de euros. Platini, que tiene recurrida su suspensión ante el Comité de Apelación de la FIFA, tiene previsto también acudir al Tribunal de Arbitraje Deportivo si el veredicto le es desfavorable y decide seguir adelante porque obtenga hoy el apoyo de la UEFA. También está pendiente el francés de saber si el comité electoral acepta su candidatura a la presidencia de la FIFA, presentada horas antes de ser sancionado.

En Zúrich, en la sede del organismo que rige el fútbol mundial la actividad no cesa en el Comité de Ética. Este órgano nunca había dictado sanciones tan duras de forma consecutiva. A los Platini, Blatter, Valcke y Chung se unió hace tres días el tailandés Worawi Muwaki, suspendido por 90 días por irregularidades en el proceso electoral de su federación. El último en caer, el miércoles, ha sido el sudafricano Lindile Kika, inhabilitado por seis años por irregularidades en partidos amistosos que podrían tener que ver con apuestas ilegales.

Este jueves, en la bucólica Nyon, no solo se va a discutir o a debatir sobre la culpabilidad o inocencia de su presidente o sobre si se reclama un retraso de las elecciones a la FIFA, fijadas para el 26 de febrero de 2016. En juego está el futuro a corto y medio plazo del fútbol europeo y por derivación del descabezado fútbol mundial.

La intención es que del Comité Ejecutivo y de la posterior reunión de las federaciones emane una decisión unitaria, ya sea en apoyo a Platini como presidente y candidato a la presidencia de la FIFA, ya sea en la asunción de un cambio de gobierno temporal o definitivo y en la búsqueda de otro candidato europeo de consenso. El día a día de la UEFA le exige organizar la competición por clubes más importante del mundo, la Liga de Campeones, la Liga Europa, y este verano nada más y nada menos que la gran fiesta del fútbol europeo, la cuatrienal Eurocopa, que se disputará en Francia. En el horizonte aparecen sus propias elecciones a la presidencia, cuyas fechas están por decidirse porque existían dudas de si celebrarlas antes o después de la Eurocopa. La UEFA no puede permitirse una escisión interna con tantos frentes organizativos abiertos y por eso decidió convocar esta doble reunión.

Credibilidad en solfa

El escenario, tanto para la entidad que rige el fútbol europeo como para Platini, que no participará al estar suspendido de toda actividad relacionada con el fútbol, es complejo por la diversidad de escenarios que pueden darse. Hasta hace poco, parecía claro que de la reunión de hoy saldría un Platini reforzado por su Comité Ejecutivo y por la mayoría de las federaciones. Sin embargo, las vagas aclaraciones del dirigente francés a ese cobro de 1,8 millones de euros calificado de desleal por la fiscalía suiza le han debilitado y ha puesto en solfa su credibilidad a ojos de algunas de las asociaciones más influyentes como la inglesa, la italiana o la alemana, que le exigen que demuestre con contundencia su inocencia.

Por primera vez en su historia la UEFA afronta una crisis de este calibre, con su presidente inhabilitado. Primero tiene que decidir hoy cómo la gestionará. Si la solución es apoyar a Platini, la guerra contra la FIFA y Blatter se recrudecerá. Si es lo contrario, comenzará una búsqueda de un candidato sólido a la presidencia del fútbol mundial. A todo esto, con Villar decidiendo si quiere seguir siendo peón o reinar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información