Jackson Martínez: “Dicen que me gustan los goles más difíciles”

Jackson Martínez, tras la entrevista.Foto: reuters_live | Vídeo: CLAUDIO ÁLVAREZ

Jackson Chachachá Martínez (Colombia, 28 años) nació en Quibdó, en el corazón de la región de Chocó, un área muy golpeada por el conflicto armado de Colombia. El fichaje más caro de la historia del Atlético (35 millones), tras Falcao, relata su vida dominada por fuertes contrastes sociales y su religiosidad. “Intento vivir mi vida para agradar a Dios. Soy cristiano y muy creyente”, dice. Su devoción le llevó a escribir letras de rap evangélico. “Me gusta escribir, aunque ya busco ritmos menos golpeados que el rap”. Habla pausado y con mucha naturalidad. Incluso de un desagradable episodio racista que vivió hace tiempo en Barajas camino de Oporto. “Estaba quitándome los zapatos para pasar el control y puse en la primera bandeja que vi el teléfono. Un señor que estaba al lado dijo que la bandeja era suya. El agente que había señaló que podíamos compartirla. 'Yo no comparto con negros', me dijo aquel hombre. Cerré los puños y tuve un impulso grandísimo... Me vi en la cárcel... pero gracias a Dios me controlé”.

Pregunta: ¿Marca nacer en una región como Chocó?

Respuesta: Sí, yo sé lo que es pasar la necesidad, ver las cosas como imposibles y lejanas, como si nunca fueran a llegar. Allí hay mucha gente que está tratando de tener una oportunidad, de lograr su sueño, ya sea en el fútbol o en otra profesión. Muchas veces estoy sentado y me viene a la mente todo lo que pasé y eso me ayuda a valorar lo que tengo ahora gracias a Dios.

P. ¿Cómo es Chocó?

R. Es un departamento hermoso, rico en oro, que se extrae mucho, y también en frutos. Las tierras son muy fértiles y pueden hacer que la región sea más valorada de lo que es. La delincuencia ha afectado mucho por la falta de trabajo y de oportunidades, pero es una región que saca talentos impresionantes en el fútbol y el baloncesto. No puedo ayudar a toda la región, pero hay talentos escondidos y yo desde mi fundación [lleva su nombre] trato de darle a un grupo de jóvenes el poder estar centrados en algo que no sea la delincuencia o lo que vemos en los medios. Son talentos que surgen de la necesidad. La falta de afecto en las familias hace que los niños crezcan con otras necesidades y las busquen fuera porque no las tienen en sus casas. Las autoridades también trabajan para que eso mejore.

En Medellín me tocó vivir una época de violencia extrema"

P. ¿Vivió de cerca el conflicto de las FARC y los paramilitares?

R. Muy de cerca es estar en Colombia. A mí me tocó en Medellín, en una época donde la violencia era extrema. Presencié muchos tiroteos en mi barrio, vi muertos… A los 15 años, recién llegado a Medellín, en mi primera noche estaba cenando y escuché un tiroteo. En la puerta mi padre vio una persona tirada en el suelo. Crecí en un ambiente pesado, pero Dios me ayudó a mantener el foco.

P. Fue usted el que propuso a sus padres ir a Medellín.

R. Viendo la situación de mi casa lo decidí. Tenía el deseo de estudiar, porque tenía claro que si el fútbol no era mi futuro, iba a continuar estudiando. Me fui a vivir con mis abuelos, terminé el bachillerato y mi anhelo es continuar formándome académicamente cuando tenga tiempo.

P. Explique lo de su nombre.

R. A mi mamá le gustaba mucho Michael Jackson, mi familia estaba peleando por el nombre que me iban poner, pero ella era muy fanática, le gustaba cómo bailaba. En ese tiempo sonaba en todo el mundo y era un referente.

Jackson Martínez, delantero colombiano del Atlético, posa tras la entrevista en Majadahonda
Jackson Martínez, delantero colombiano del Atlético, posa tras la entrevista en Majadahondaclaudio álvarez

P. ¿Y lo de Chachachá?

R. Había un mambo que se llamaba así y mi padre bailaba ese ritmo cada vez que marcaba un gol. Iba a todos sus partidos y lloraba cuando no me llevaba. Jugó en el Cóndor de Santa Fe, pero no pudo llegar al futbol profesional. Cuando nací dejó su carrera para sacarme adelante. Nos fuimos a Chocó a que buscara trabajo para poder mantenerme.

P. ¿El gol es música?

R. El gol es una expresión fuerte, es el boom, lo que complementa el buen toque de pelota, la técnica, la táctica. Es el fin de todo.

P. Ha marcado goles de tacón en el aire, de chilena. ¿Busca la estética en el gol?

R. Siempre me dicen que busco hacer los goles más difíciles, pero no lo hago conscientemente, aunque siempre que tengo la oportunidad de hacer algo difícil lo intento. Practiqué otros deportes como el voleibol, el softball [beísbol de siete jugadores] y el baloncesto, que era mi preferido. Eso me dio la oportunidad de coordinar los saltos. Si veo una bola muy arriba, a veces hago un tacón y me giro de espaldas... Busco maniobras que me salen bien.

P. ¿El juego de espaldas tan bueno que tiene le viene del baloncesto?

R. Sí, nunca jugué profesionalmente, pero aprendí el baloncesto en la calle. Jugaba de poste, que es mucho de aguantar el empuje del otro y es más fuerte que en el fútbol.

P. ¿A qué equipo sigue?

R. Seguía a lo Lakers, pero como en el fútbol, me gustan los buenos partidos, me gusta ver cuando juegan Oklahoma, Chicago, los Celtics, o los Spurs, un equipo maduro que juega bien.

P. La ropa que lleva es de la firma de Michael Jordan.

R. Si pudiera usarla todos los días, la usaría. Me gusta mucho y ahora tengo la posibilidad que antes no tenía.

Me llamo Jackson porque a mi madre le gustaba cómo bailaba Michael”

P. ¿Por qué eligió él Atlético?

R. En realidad, las opciones eran Milan o Atlético, lo otro eran especulaciones. El Atlético hizo las cosas un poco más rápido y hablaron conmigo directamente. Era un equipo conformado con un esquema de juego que podía hacer más fácil la adaptación.

P. Hay mucha expectación por la sociedad que formó con Óliver en el Oporto.

R. Óliver tiene un talento impresionante, le vino bien ir al Oporto y jugar. Tiene la cabeza bien puesta y una personalidad que muy pocos tienen a su edad para jugar partidos complicados y estar suelto y con mucha seguridad. Juega como si estuviera en la calle, en el campo te da soluciones constantemente. Además, es un chico que siempre quiere aprender y está muy atento para ver qué puede absorber. Esperemos que la sociedad con él pueda aparecer como en el Oporto.

P. ¿Es complicado luchar contra mitos como Fernando Torres en el Atlético o Falcao en la selección colombiana?

R. Depende de cómo lo mires. Llegar aquí pensando que voy a disputar el puesto con Fernando, con el ídolo del club, no es mi manera de mi pensar. Lo disputo con él, con Vietto, con Correa, con Griezmann... Espero que pueda irme adaptando a lo que es el equipo y a lo que han venido haciendo.

P. ¿Hasta dónde cree que pueden llegar en la Champions?

R. La plantilla es completa, los nuevos hemos llegado con mucha ilusión porque es un equipo que ha conseguido buenos resultados con el mismo cuerpo técnico y un esquema bien asentado y definido. Esperemos que ese potencial lo hagamos relucir en el campo.

P. ¿Por qué le cuesta ser titular en la selección cuando es uno de los delanteros más cotizados de Europa?

Mi padre dejó su carrera de futbolista para sacarme adelante”

R. No estoy a gusto con esa situación, pero seguiré yendo a la selección mientras el entrenador piense que puedo aportar cosas. Acepto y respeto su decisión. No puedo decir que lo merezco porque mis compañeros pelean por eso también. Me hubiera gustado haber tenido más oportunidades, pienso que hice un buen trabajo para poder tener más minutos, pero cada entrenador tiene su forma de pensar.

P. Colombia parece Brasil por la aparición y exportación de tanto talento.

R. Talento tuvimos siempre, en mi tierra veía jugadores con un talento increíble y pensaba que ellos saldrían antes que yo. Pero el fútbol no es solo talento, implica disciplina y dedicación porque aparecen momentos de crisis. Ahora hay mas conciencia en los jugadores jóvenes que a los 22 años ya tienen familia o se casaron. Han aprendido de lo que les ha pasado a otros y eso ayuda a que el talento sea más productivo. Además, ahora están dando más a la cantera y en la selección hay seis o siete jóvenes a los que han dado la oportunidad de madurar.

P. James es uno de ellos.

R. James es un excelente jugador y una gran persona con la que mantengo una buena relación. Quiere superarse cada día, trabaja mucho y aprendió a valorar lo que le ha costado llegar donde está. Es un referente para toda Colombia.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS