Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las chicas vuelven a reinar en Europa

La selección de hockey patines levanta su cuarto europeo consecutivo en Italia y bate un récord en la historia de la competición

Las chicas del hockey patines celebran su quinto título europeo.
Las chicas del hockey patines celebran su quinto título europeo. EFE

“Felicidad absoluta”, así describe Alejandro Domínguez, seleccionador del equipo femenino de hockey patines, el triunfo histórico conseguido en Italia. Las chicas partían como favoritas y terminaron el Campeonato de Europa invictas en el estreno del técnico argentino al frente de la selección. Llegaron a la localidad de Matera, para enfrentarse a las mejores potencias de este deporte, algunas reforzadas y otras en periodo de transición, como es el caso de Francia, su primer obstáculo, aunque más bien resultó ser un paseo para las españolas, que barrieron a las francesas por 12-0. La incesante presión desde el primer minuto de juego sorprendió al equipo galo, que vio cómo su portería era vapuleada, en especial por María Díez, autora de cinco tantos.

El siguiente bastión en el camino fue Italia, la anfitriona. “Era el rival que creíamos más duro, pero nos salió todo redondo”, explica Domínguez. Seis tantos de las españolas frente a los dos del conjunto más fuerte del torneo. Las italianas se adelantaron rápidamente en el marcador, pero las chicas de Domínguez despertaron de unos primeros minutos de letargo para atacar sin piedad a las anfitrionas con un triplete de Laura Puigdueta, un doblete de Díez y un tanto de la veterana Anna Casarramona.

Han creído en un modelo arriesgado y trabajaron para llevarlo a cabo”, asegura Alejandro Domínguez

Alemania esperaba a las españolas, que culminaron el pase a la final con un 3-0, sabedoras de que les esperaba Portugal, su rival preferido, al que golearon sin piedad en el último Campeonato Europeo disputado en 2013. Pero esta vez, las lusas no se lo pondrían tan fácil. Ambas, con pleno de tres victorias, protagonizaron una equiparada lucha defensiva en la pista con contragolpes continuos que adelantaron rápidamente a Portugal. Las españolas no se vinieron abajo y consiguieron empatar el encuentro. A punto estuvieron las portuguesas de marcar el segundo, con un penalti que la portera Teresa Bernadas, rechazó sin problemas, demostrando por qué es una de las mejores del mundo. El tanto de la victoria se produjo tras una recuperación de Casarramona, que cedió a Díez, pichichi del torneo, para hacerse con el 1-2 final.

“Fue el partido más transcendente, porque no nos dejaron desarrollar bien nuestro juego”, reconoce el entrenador argentino que dirige a España. Una nueva idea de juego más ofensiva que las chicas asimilaron durante meses de entrenamiento en el CAR de Sant Cugat. “Han creído en un modelo arriesgado y trabajaron para llevarlo a cabo”, reconoce con orgullo el técnico, que asumió el cargo tras la marcha de Alberto Mazón con la responsabilidad de mantener la racha de victorias de las féminas en Europa. Domínguez fue la mejor opción para el banquillo femenino por su experiencia como segundo de Quim Paüls, director técnico de la selección masculina, y sus años como entrenador del Reus Deportiu, con el que consiguió una Copa Continental, otra Intercontinental y la OK Liga. Por ello, no se acobardó a la hora de dirigir el banquillo, a pesar de no haber trabajado nunca con chicas. “Es un desafío”, reconoció en su día.

Las campeonas continentales aterrizaron en Barcelona con su quinto título europeo y un récord histórico, pero el técnico argentino ya tiene en mente el próximo reto: “Nuestro objetivo ahora es el Mundial. Llevamos el cartel de favoritas, así que tendremos una gran responsabilidad. Nos queda un año para prepararnos”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.