Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Panamá se enfrenta a sus temores de que el arbitraje favorezca a México

Canaleros y mexicanos disputarán este miércoles en Atlanta una de las dos semifinales

Guardado celebra el polémico gol ante Costa Rica el 19 de julio. Ampliar foto
Guardado celebra el polémico gol ante Costa Rica el 19 de julio. EFE

Panamá saltará este miércoles a la cancha del estadio George Dome, de Atlanta, Georgia, para enfrentar a México en una de las dos semifinales de la XIII Copa Oro. Los panameños emprenden la batalla para tratar de llegar—por segunda vez consecutiva—a la final del torneo de naciones de la CONCACAF, sometidos al temor de ser víctimas del arbitraje para favorecer a México, y allanarle el camino hacia la final contra el ganador de este miércoles entre Estados Unidos y Jamaica.

Todavía están frescas las imágenes del pasado domingo, cuando Costa Rica fue eliminada por México en los últimos minutos del segundo tiempo extra y se registró una sorprendente decisión: el árbitro guatemalteco Walter López hizo caso a las indicaciones del línea Éric Boria y decretó penal contra los costarricenses por una falta que la propia prensa deportiva mexicana calificó como inexistente.

Si a los mexicanos le dieron una “manita” o “regalo de oro”, como destacaron varios periódicos de México en sus ediciones del lunes (“#NoEraPenal“, advirtieron otros), para permitirle acceder a semifinales, el riesgo de que se le conceda otro obsequio o beneficio por la vía de un fallo arbitral para que llegue a la final del próximo domingo, es un temor que sobrevuela en el ámbito de un cotejo sin más allá. Y los panameños tampoco lo ignoran.

Pese a todo, y por su historial, los mexicanos son favoritos ante los panameños, en un choque programado para las 19:00 horas de Atlanta. No obstante, ambas escuadras llegan con sangre en el ojo por recientes líos mutuos futbolísticos todavía sin solución.

México, por ejemplo, fue eliminado por Panamá en las semifinales de la anterior Copa Oro (2013) y fracasó en su intento de llegar a la final, ganada por Estados Unidos. Panamá, por su lado, perdió por la mínima ante México en la dramática postrimería de un juego clave por las eliminatorias regionales hacia el Campeonato Mundial Brasil 2014.

En la actual Copa, mexicanos y panameños se han desempeñado con altibajos. En la primera fase, México goleó 6-0 a Cuba, y empató a cero con Guatemala y a cuatro con Trinidad y Tobago, antes del famoso obsequio del penal contra Costa Rica en los cuartos de final.

Obligado a despojarse del todavía debatido supuesto regalo y urgido de que su selección exhiba mayor rendimiento y efectividad, el mexicano Miguel Herrera, director técnico de México, admitió en el preámbulo de la batalla contra Panamá que “no hemos conseguido nada”. “Y estamos conscientes de que aún debemos ganar dos partidos si es que queremos ganar este torneo”, recordó, aunque pronosticó que, luego de triunfar ante los costarricenses, las opciones de apoderarse del cetro “crecen más”.

En otras declaraciones que publica el periódico El Universal, de México, Herrera afirmó que espera que tampoco haya “un arbitraje predispuesto en contra” por la polémica que surgió en el juego ante Costa Rica. El rotativo recordó que el penal a Costa Rica “permitió que la recaudación de México en el torneo rebase ya los 30 millones de dólares” en ingresos por taquillas para la Concacaf. “El arbitraje fue malo y no lo espero predispuesto”, afirmó, al subrayar que aunque era otro el técnico en los juegos contra Panamá en la anterior Copa y en la eliminatoria a Brasil, esta semifinal es una revancha.

En la etapa de grupos, Panamá se vio en apuros para clasificar, luego de empatar a uno con Haití, Honduras y Estados Unidos, por lo que avanzó como mejor tercero. En cuartos de final, venció 6-5 en lanzamientos desde el punto de penal a Trinidad y Tobago.

Sin embargo, el colombiano Hernán Darío Gómez, director técnico de Panamá, está convencido de que la selección panameña “ha hecho un buen torneo”. “Es un equipo que somete al rival con su posesión de balón y con su zona bien repartida en ataque y defensa”, subrayó.

México y Estados Unidos saben jugar este tipo de partidos, tienen la experiencia. Considero que ellos siguen siendo los favoritos. Si México no pierde su estilo, no hubiera tenido problemas, cuando chocó y traicionó un poquito su estilo, ahí ya fue distinto”, puntualizó.

Herrera y Gómez llegan a la semifinal con bajas por lesión en sus líneas. El domingo en la faceta de cuartos, México perdió al defensa Yasser Corona y Panamá al mediocampista Gabriel Gómez. El partido será dirigido por el estadounidense Mark Greiger como árbitro central.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.