Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conchita Martínez, nueva capitana del equipo español de la Copa Davis

La Federación, presidida ahora por Fernández-Ladreda, elige a la aragonesa como sustituta de Gala Léon. Su currículo y su "relación de máxima confianza con los jugadores", claves

Conchita Martínez
Conchita Martínez

A falta de 12 días para la trascendental eliminatoria en tierras rusas, un nuevo golpe de timón. No, evidentemente, no será Gala León, guillotinada por esa voluntad de “normalización” que desea imponer el nuevo presidente de la Real Federación Española de Tenis (RFET); y no, tampoco será el subcapitán Julián Alonso, al que desde arriba se contemplaba como solución interina hasta dar con el nombre definitivo. Quien llevará las riendas del equipo español de la Copa Davis a partir del martes, cuando la presenten en la sede federativa en Barcelona, será Conchita Martínez.

Es una persona de la casa y siempre me gustó cómo trabajaba"

Fernández-Ladreda, presidente

En un comunicado, el organismo especifica que "ha constatado que en su propia estructura contaba ya con una profesional que goza del respeto y consideración de los tenistas, y cuya trayectoria deportiva avala su capacitación para esta responsabilidad". Asimismo, "quiere agradecer el sentido de la responsabilidad de Conchita, aceptando este reto en un momento complicado, una nueva muestra de su determinación y compromiso tantas veces acreditado con el tenis español".

Después de barajar un “extenso listado” y de “numerosos ofrecimientos”, según confirmó a este periódico el nuevo presidente federativo, Fernando Fernández-Ladreda, la elegida es Conchita. Aragonesa de 43 años y capitana de la Copa Federación (el cuadro femenino) desde 2013, será quien se siente en el banquillo en la eliminatoria que tendrá lugar en Vladivostok (17 al 19 de julio) y también a lo largo del resto de la temporada. "Es una persona de la casa. Viajé con ella a tres eliminatorias de la Fed Cup y siempre me gustó como trabajaba", reconoce a este periódico el dirigente.

Conchita asume el reto inmediato de Rusia, pero si acepta el encargo de la Federación es porque se le ofrecen garantías de un proyecto a medio-largo plazo; descartaba la posibilidad de ser “un parche", según comunican desde su entorno. 2016, recordemos, es año olímpico, y a la nueva capitana le agrada la idea de dar forma al tenis español en los próximos Juegos de Río.

Su llegada al banquillo supone un cambio drástico de planes. Iniciada ya la ronda de contactos con los jugadores, los nombres que se manejaban con Gala León al frente cambiarán por otros de tenistas de mayor entidad. No viajarán Rafael Nadal (por desgaste), David Ferrer (lesionado, tendinopatía en el brazo derecho), Fernando Verdasco y Feliciano López (ambos por la boda de este último), pero aparecen ahora perfiles intermedios como los de Pablo Andújar, Guillermo García López o Nicolás Almagro.

A la nueva seleccionadora le avalan tanto su currículo como su buen entendimiento con los jugadores

A Conchita, al mando del equipo de la Fed Cup desde 2013 –tres victorias y tres derrotas–, le avalan dos aspectos. El primero, su currículo: ganó Wimbledon en 1994, fue finalista en Australia (1998) y París (2000), y celebró 33 títulos de la WTA, además de alcanzar el número dos del ránking mundial (30 de octubre de 1995); también se colgó tres medallas olímpicas (dos platas y un bronce) y logró cinco títulos de la Copa Federación. Y el segundo, "su relación de máxima confianza con los jugadores", uno de los aspectos que estos reprochaban al presidente inhabilitado, José Luis Escañuela, y a Gala León.

La elección de Conchita por parte de la directiva encabezada por Fernández-Ladreda sirve también para cerrar otro episodio, el del machismo. Los jugadores apuntaban a una cuestión de competencia, no a una razón de género, para solicitar la marcha de la anterior capitana. Ahora, con la aragonesa como técnica, la Federación busca dar un paso más hacia la reconciliación.

Más información