Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El australiano Wright hace historia en el surf al rozar la perfección en Fiji

El surfista logra cuatro olas puntuadas con un 10 sobre 10, todo un récord en este deporte

El australiano Owen Wright ha hecho historia en el mundo del surf este martes al ganar por primera vez una prueba del Mundial con dos mangas perfectas. Primero, este desgarbado surfista de 24 años y 1,91 de altura, se clasificó para los cuartos de final con sendas olas de 10 sobre 10, un hito que hasta la fecha solo habían logrado otros cuatro deportistas. Pero ahí no acabó su proeza: tras superar tanto los cuartos como la semifinal, se plantó en la final contra el también australiano Julian Wilson. Y volvió a hacerlo. Dos largos tubazos en las cristalinas ondas de Cloudbreak fueron celebrados con otro par de dieces por parte de los jueces, que puntúan el ejercicio de cada participante en función de las maniobras y el buen ojo de los deportistas a la hora de elegir cada ola.

En el mundo del surf, la maniobra por excelencia es el tubo, que es cuando el deportista logra colocarse en el hueco que deja la ola al romper, consigue deslizarse manteniéndose en su interior y sale airoso del intento. Para realizar esta proeza, una de las mejores olas del mundo junto a Hawái, Tahití o, incluso, Mundaka, en el País Vasco, es Cloudbreak. Así es como se conoce a la rompiente de izquierdas que cae sobre la barrera de arrecife que rodea Tavarua, una pequeña isla paradisíaca de Fiji. No obstante, y tal y como ha sucedido este martes, cuando la marea coge tamaño y las olas llegan a superar los tres metros, estar ahí fuera al albur de la corriente no tiene nada de paradisíaco, salvo si eres un surfista profesional y te llamas Owen Wright.

"Ha sido espectacular verle surfear esas olas como quien surfea una pequeña ola de playa", resumía su compatriota Martin Potz Potter, campeón del mundo en 1989 y ahora comentarista en la WSL, la Liga Internacional de Surf que retransmite en directo la docena de campeonatos que cada año componen la Primera División de este deporte.

Wright, que el año pasado volvió al mundial tras superar una complicada lesión de espalda, solo había ganado hasta ahora un campeonato de la máxima categoría. Fue en 2011, en Nassau, Nueva York, al superar al 11 veces ganador del Mundial Kelly Slater. Slater es uno de los rostros más conocidos de este deporte pero, a sus 43 años, ya no está consiguiendo alcanzar las rondas finales. En Fiji, el estadounidense, que también forma parte del selecto grupo que ha logrado dos 10 en una misma manga a lo largo de su carrera, se quedó en la ronda 5, que es la que da paso a los cuartos de final.

Se da la circunstancia de que durante el camino hasta llegar a coronarse en Cloudbreak, el surfista australiano ganó también al zarautzarra Aritz Aramburu. El vasco, que acudía invitado para sustituir al lesionado John John Florence, cayó por la mínima ante el campeón en la segunda ronda de la competición. Las condiciones de aquella manga, sin embargo, fueron muy difíciles, lo que hizo imposible a los deportistas desarrollar todo su potencial. Aramburu fue el primer español en concurrir en el Mundial en 2014, pero no acabó lo suficientemente arriba como mantenerse en la primera división del surf en la que, hoy por hoy, reina Owen Wright.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >